La ac­ti­vidad es­pe­cu­la­tiva es muy in­tensa y pro­mete epi­so­dios de gran vo­la­ti­lidad

Los bajistas responden con más munición a la reacción alcista de Grifols en Bolsa

Las po­si­ciones cortas crecen con la ac­ción por en­cima de los 10 euros

Grifols.
Grifols.

Está a punto de cum­plirse un mes de que el ‘informe Gotham’ di­na­mitó la co­ti­za­ción de Grifols. Desde los 14,24 eu­ros, la ac­ción perdió cerca de un 40% en cuatro se­siones y tocó fondo unos pocos días des­pués en los 8,36 eu­ros. Desde en­ton­ces, el fa­bri­cante de he­mo­de­ri­vados ha re­bo­tado en nueve de las doce úl­timas se­siones y la ac­ción se ha con­so­li­dado por en­cima de los 10 euros y mira ya de cerca a los 11. Suficiente para que los ba­jistas pasen de nuevo al ata­que.

La batalla en el capital de Grifols está servida porque los ‘hedge fund’ no dan su brazo a torcer. Si General Industrial Partners (el vehículo de Gotham) deshizo su posición corta en pleno desplome de la acción por la publicación del informe y Millennium también realizó beneficios también en plena cuesta abajo, los nuevos fondos de cobertura inquilinos del capital de la empresa española están viviendo una situación completamente diferente.

Muy distinta porque están asistiendo a un rebote de la acción de Grifols que, muy probablemente, les está provocando minusvalías. Pero lejos de dejar cerrar posiciones, están apretando el acelerador. Qube Research, que afloró una posición corta del 0,50% el 29 de enero, la acaba de elevar hasta el 0,61%. Y World Quant hizo el mismo movimiento a finales de enero subiéndola hasta el 0,51%. Pero estas posiciones son solo la punta del iceberg.

Hay que tener en cuenta que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sólo hace públicas las posiciones cortas de al menos el 0,50% del capital. “Hay un movimiento especulativo extraordinario alrededor del valor. Sólo hay que ver los casi 6 millones de acciones (cerca del 1,5% del capital de Grifols) que tiene prestados BlackRock. Este tipo de cesiones de títulos se suele realizar para tomar posiciones cortas y demuestran que los ‘hedge’ creen que vienen capítulos de alta volatilidad.

Todavía está sin exprimir

Dicho de otra forma, apuestan porque aún se puede sacar tajada en un valor que sigue bajo la estrecha vigilancia de los inversores. La compañía trata de despejar las dudas generadas por Gotham, que centró su ataque sobre Grifols en las vinculaciones entre la compañía y Scranton, uno de los vehículos inversores de la familia Grifols. En el fondo de la cuestión está la gestión de la elevada deuda de la compañía.

Grifols ha dado pasos adelante para dar la vuelta a la situación. Lo más importante es que los miembros de la familia Grifols han dejado sus cargos ejecutivos en la compañía. En paralelo, el presidente ejecutivo y CEO del grupo, Thomas Glanzmann, dejará el segundo de los cargos a Nacho Abia. Separación de poderes para mandar el mensaje al mercado de que la estructura de gobierno corporativo de la compañía es ahora mucho más acorde con los mejores estándares.

Pero el problema de fondo es lidiar con el fuerte endeudamiento del grupo. “No será fácil ver la cotización de nuevo por encima de los 14 euros previos al informe de Gotham. Grifols debe mostrar mucha firmeza y claridad para reducir el apalancamiento, porque así se lo exigen los grandes fondos internacionales. Por el camino, Grifols seguirá siendo un valor con un gran componente especulativo” señalan fuentes bursátiles. De momento, los ‘hedge fund’ se rearman en el valor.

Artículos relacionados