DISTRIBUCIÓN

La cesta de la compra bá­sica es un 19% más cara que hace un año

Los alimentos se disparan hasta un 875% del campo al mercado

Verduras como le­chu­gas, pa­ta­tas, ce­bo­llas o to­ma­tes… a precio de oro

Consumidores en acción.
Consumidores en acción.

Las cuentas de lo que cuesta un pro­ducto en origen y lo que pagan los con­su­mi­dores es­pañoles en el mer­cado ca­rece de ló­gica y no sólo pro­voca las pro­testas de los agri­cul­to­res. Un ejer­cicio ma­te­má­tico que hacen desde las or­ga­ni­za­ciones de con­su­mi­dores es para asus­tarse. Facua-Consumidores en Acción, por ejem­plo, ase­gura que los ali­mentos dis­paran su precio hasta un 875% del campo al su­per­mer­cado.

Un increíble porcentaje que se desprende de un análisis realizado por esta misma entidad teniendo en cuenta una cesta de la compra con 13 alimentos básicos como son frutas, verduras, legumbres, huevos y aceites de girasol.

Por ejemplo, el aceite de girasol se paga al agricultor a 0,96 euros el litro, mientras que su precio medio en los puntos de venta es de 2,00 euros el litro, un 108% más. Pero hay más precios desorbitados desde que son recogidos por el agricultor; es el caso del kilo de limones en origen se pagaba a principios de enero a 0,20 euros, mientras que el precio por kilo en los puntos de venta esta, de media, a 1,79 euros… dicho de otro modo un 695% más caro cuando alguien los compra en un supermercado medio de su localidad.

Precisamente, frutas y verduras son las que más han visto cómo se va subiendo ese precio: lechugas, patatas, cebollas o tomates, a precio de oro.

El doble etiquetado

Al respecto, en ese mismo análisis de precio, Facua de nuevo recuerda que lleva años insistiendo al Ejecutivo central por la imposición de un doble etiquetado, de manera que los consumidores puedan conocer cuanto han cobrado los agricultores por los productos que se venden en los supermercados.

El doble etiquetado, aseguran, “ofrecería la posibilidad de conocer qué empresas inflan más sus márgenes de beneficio y cuáles castigan más al sector primario obligándoles a ajustar excesivamente sus precios".

La cesta de la compra sube y sube

Y, como no podía ser de otra manera, la cesta de compra básica. Así, comparando los precios de hace un año, este carro con productos e ingredientes básicos se ha encarecido un 19%; y eso pese a que los alimentos llevan un año con el IVA rebajado, por lo que esta medida ha quedado diluida por la escalada de precios y apenas se nota en el bolsillo medio.

El ticket medio de una compra básica asciende actualmente a 35,81 euros e incluye productos tan cotidianos como leche, huevos, plátanos, arroz, macarrones o aceite de oliva, según como explican desde la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin), que ha facilitado estos datos tras analizarlo en cinco supermercados: Alcampo, Carrefour, Dia, El Corte Inglés y Mercadona.

En resumen, la bajada del IVA no se ha dejado sentir en la economía doméstica como tenía previsto el Ejecutivo, pero sí en las arcas públicas, ya que la Agencia Tributaria ha dejado de ingresar más de 1.500 millones de euros por el IVA de la alimentación, según el último informe de recaudación, del pasado mes de noviembre.

Y aparentemente se percibe también en la inflación, ya que el IPC de los alimentos ha reducido su tasa anual hasta el entorno del 7%, frente al 15% que marcaba hace un año.

Como recuerdan desde otras organizaciones, al comienzo del pasado año los supermercados aplicaron la rebaja del IVA de manera precipitada sobre los precios de diciembre de 2022 y eso se notó rápidamente en precios y en la inflación alimentaria.

Sin embargo, con el transcurso de los meses el efecto se fue diluyendo y las cadenas de alimentación se ajustaron "al ritmo del mercado y de sus márgenes de beneficio".

Artículos relacionados