BOLSA

Duro Felguera, control mexicano

La toma de con­trol del 54,6% del ca­pital por parte de los nuevos so­cios me­xi­canos Prodi y Mota-Engil,, una vez que la CNMV les eximió de lanzar una OPAa, ha re­ani­mado la co­ti­za­ción de Duro Felguera. La en­trada se ha rea­li­zado a través de dos am­plia­ciones de ca­pital por un im­porte efec­tivo de 91,3 mi­llones y un no­minal de 5,9 mi­llo­nes.

Tras ejecutarse los respectivos aumentos de capital, José Miguel Bejos, socio de control del grupo Prodi, se ha atribuido una participación del 54,66% del capital social de Duro Felguera en virtud del pacto de sindicación firmado con Mota-Engil México.

En febrero de 2023 Duro Felguera y los inversores mexicanos Grupo Prodi y Mota-Engil México acordaron préstamos por valor de 90 millones de euros para inyectar liquidez en la compañía española e impulsar su plan de negocio. En octubre desembolsaron los primeros 30 millones y el pasado mes de diciembre, los otros 60 millones. Préstamos que se han capitalizado ahora

Duro Felguera estima que la llegada de sus socios mexicanos a la compañía impulsará el negocio y multiplicará por 19 su resultado bruto de explotación (Ebitda), al pasar de cinco millones de euros en 2022 a 95 millones de euros en 2028.

Asimismo, la compañía calcula que multiplicará por más de diez su beneficio neto, hasta lograr 64 millones de euros en 2028, y elevará sus ventas hasta 1.015 millones de euros, ocho veces más que los 123 millones de euros alcanzados en 2022, mientras que la contratación se triplicará, hasta llegar a 1.100 millones en 2028.

El rebote experimentado con estas dos operaciones, sin embargo, ni si quiera le ha valido para recuperar el terreno perdido en el acumulado del año. La acción cae algo más del 2% desde principios de año. El perfil técnico, además, sigue siendo delicado mientras que no logre superar con solvencia la cota de los 0,65 euros por acción.

Artículos relacionados