AEROLÍNEAS

IAG cede ante Bruselas para que apruebe la fusión de Iberia y Air Europa

Fusion Iberia y Air Europa.
Fusion Iberia y Air Europa.

El grupo IAG ha pre­sen­tado una serie de com­pro­misos a la Comisión Europea para tratar de salvar las re­servas que Bruselas tiene res­pecto a la fu­sión de Iberia y Air Europa, una ope­ra­ción sobre la que el pa­sado enero inició una in­ves­ti­ga­ción en pro­fun­didad para medir su im­pacto en la com­pe­tencia en el es­pacio co­mu­ni­ta­rio.

La nueva propuesta de compromisos ('remedies' en la jerga comunitaria) fue formalmente notificada al Ejecutivo comunitario el pasado viernes, 23 de febrero, aunque esto no altera el calendario previsto que fija en el 7 de junio el plazo para tomar una decisión, según han explicado a Europa Press fuentes comunitarias, que no detallan el contenido de las concesiones.

El plan de compra fue notificado el 11 de diciembre de 2023 a Bruselas, que dispone de 90 días hábiles, es decir, hasta el 7 de junio de este año para tomar una decisión, aunque tiene la opción de parar el reloj con prórrogas de entre 15 o 20 días hábiles.

Los servicios comunitarios informaron el pasado 24 de enero del inicio de una investigación en profundidad, por el temor de que la compra de Air Europa por parte del holding' IAG, matriz hispano-británica de Iberia, pueda disminuir la competencia en el mercado de los servicios de transporte aéreo de pasajeros en varias rutas nacionales, de corta distancia y de larga distancia tanto dentro como fuera de España.

En concreto, la Comisión Europea alberga dudas respecto a las rutas nacionales, en especial en aquellas en las que el tren de alta velocidad no ofrece una alternativa y en las rutas entre la España peninsular y las islas Baleares y Canarias.

También le preocupa el impacto de la fusión en las rutas de corta distancia entre Madrid y algunas de las principales ciudades del Espacio Económico Europeo (EEE), así como en rutas que conectan Madrid e Israel, Marruecos, Reino Unido y Suiza, en las que ambas partes ofrecen una conexión directa.

Asimismo, Bruselas ve con reservas cómo afectaría a las rutas de larga distancia entre Madrid y América del Norte y del Sur, en las que ambas partes ofrecen una conexión directa y se enfrentan a la competencia de solo unos pocos competidores con conexión sin escalas.

En este contexto, el Ejecutivo comunitario está investigando en detalle en este caso si la sólida cartera de franjas horarias de las partes, en particular en el aeropuerto de Madrid-Barajas, podría dificultar la prestación de servicios aéreos por otras compañías aéreas, así como si los "efectos probables" de la operación en las conexiones indirectas, por ejemplo en las de larga distancia con Sudamérica, en las que una o ambas partes tienen una conexión con una única escala y en las que las conexiones sin escalas son limitadas.

Finalmente, los servicios comunitarios examinan los posibles efectos de la operación en las rutas en las que otras compañías aéreas dependen del acceso a la red nacional y de corta distancia de las partes para sus propias operaciones, lo que podría afectar a sus servicios a destinos internacionales también explotados por IAG.

LA COMPAÑÍA ESTÁ SEGURA DE PODER RESOLVER INQUIETUDES Por su parte, IAG ha destacado que al presentar estos 'remedies' se han anticipado a los plazos, ya que no tenían exigencia de presentarlos hasta dentro de dos meses, y que su propuesta es "muy ambiciosa".

En este sentido, señalan que responde a las "preocupaciones" de la Comisión y garantizar la entrada de nueva competencia en "un amplio" número de rutas.

No obstante, la compañía asegura ser consciente de "la rigurosidad" con la que la CE analizará estos 'remedies', por lo que se ha anticipado a posibles objeciones desde un primer momento, aunque se muestran convencidos de que podrán resolver estas "inquietudes" a lo largo del proceso.

También señalan que esta operación es positiva para Iberia, IAG y para Air Europa y permitirá a España estar mejor conectada, asegurando que "esta operación aumenta la conectividad y la competencia, no la reduce".

"Sería un perjuicio para España no lograr en el aeropuerto de Madrid-Barajas las mismas condiciones que disfrutan otros hubs en Francia, Alemania u Holanda", han detallado desde la compañía.

Artículos relacionados