El Ebitda cae el 18% las­trado por las pro­vi­sio­nes, el au­mento del coste de la deuda y la carga fiscal

Endesa reduce su beneficio el 71% hasta 742 millones tras perder un 25% de las ventas

Confirma un pay out del 70% con un di­vi­dendo mí­nimo de un euro por ac­ción hasta 2026

José Bogas, CEO, y Marco Palermo, director general, Endesa.
José Bogas, CEO, y Marco Palermo, director general, Endesa.

Endesa ha ce­rrado un mal ejer­cicio de 2023 mar­cado por una caída del 23% en los in­gresos (25.459 mi­llones de eu­ros) y un re­corte del 71% en su be­ne­ficio neto, que queda en los 742 mi­llones de euros frente a los 2.541 mi­llones del año an­te­rior. La ener­gé­tica que di­rige José Bogas atri­buye este re­sul­tado al ”difícil con­texto de mer­cado y los efectos ex­tra­or­di­na­rios en el ne­gocio del gas, junto con las me­didas re­gu­la­to­rias” que, según sus pre­vi­sio­nes, desem­bo­carán en una “normalización de los már­genes de gas y tér­mico en 2024, con una ex­po­si­ción li­mi­tada al mer­cado gra­cias a nuestra es­tra­tegia de co­ber­tu­ra”.

De hecho, la cifra de negocios de Endesa baja el 23% hasta situarse en los 25.459 millones de euros (32.896 millones en 2022); mientras el margen bruto cae el 18% hasta quedar en 5.975 millones. Los costes fijos de explotación, por su parte, aumentan el 28% (2.198 millones).

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) retrocede el 18% en términos comparables con el ejercicio anterior hasta los 4.392 millones como consecuencia de las provisiones (105 millones por insolvencias entre otras) realizadas por los ajustes de empleo y el laudo del gas, además del aumento del coste de la deuda por la subida de los tipos de interés (aumentan en 380 millones) y el impacto de la tasa extraordinaria (conocida como el impuestazo) del 1,2% sobre ventas. La energética controlada por la empresa pública italiana Enel declara un tipo impositivo del 29% que, sin la tasa extraordinaria impuesta por el Gobierno, quedaría situada en el 25%.

La deuda neta se ha reducido en el año el 4% hasta los 10.400 millones de euros (10.900 millones al cierre de 2022) apoyada e la generación de caja de la compañía. Por su parte, la deuda bruta baja el 26% hasta los 13.700 millones de euros. Aunque la parte más ‘dolorosa’ de los costes financieros la refleja el coste de la deuda que se ha duplicado con creces hasta el 3,2% frente al 1,4% del año anterior. La mayor parte de ella (8.500 millones de euros) tiene u periodo de vencimiento que va más allá de 2027.

Suben los clientes, baja el negocio

En términos de producción, la energía distribuida por la compañía aumenta el 3% hasta los 136 Teravatios (TWh), con una mejora en la calidad el servicio representada en la caída del Tiempo de Interrupción Equivalente a la Potencia Instalada (TIEPI) del 10% hasta los 48,7 minutos. Y todo ello, a pesar de que la compañía ha registrado un aumento del 29% en el número de clientes (sube en 8,7 millones) hasta los 30,1 millones de clientes; especialmente en el mercado liberalizado (21,4 millones frente a los 8,7 millones de clientes en mercado regulado).

En gas, la compañía pierde el 6% en volúmenes totales, hasta los 93 TWh como consecuencia de la “excepcional volatilidad” del mercado durante el ejercicio pasado.

Eso hace que el margen unitario de gas cierre en cotas negativas, -2,5 euros por megavatio (MWh); aunque la compañía espera que “el margen de 2024 se recupere de la excepcionalidad del año anterior”.

Las inversiones se han mantenido prácticamente estables, con un leve descenso del 2% hasta los 2.304 millones. Eso ha permitido a Endesa aumentar en 0,6 GWh su capacidad de renovables (9,9 GW) y alcanzar los 53 Teravatios en ventas eléctricas a precio fijo (aumentan en 2TWh respecto al ejercicio anterior). Las conexiones de autoconsumo de la compañía se han más que duplicado al pasar de las 115 con que contaba en 2022 hasta las 250 con que ha cerrado el ejercicio.

Los resultados penalizan al CEO

La mala evolución de los resultados le ha costado el 14% de sus ingresos al consejero delegado de Endesa, José Bogas, que ha visto bajar sus ingresos totales hasta los 2,12 millones de euros (2,472 millones en 2022). Como en el resto de grandes empresas, los consejeros e la energética perciben sus emolumentos por diferentes conceptos fijos: “dieta de asistencia” al consejo, presidencia de Comisiones…

La asignación mensual fija del consejo de Endesa se sitúa, desde 2013, en 15.600 euros brutos.

Por su parte el presidente no ejecutivo recibe (desde 2019) una cantidad fija mensual de 50.000 euros brutos; mientras que los presidentes del Comité de Auditoría y Cumplimiento cobra 5.000 euros brutos mensuales, y los presidente del Comité de Nombramientos y Retribuciones y del Comité de Sostenibilidad y Gobierno Corporativo, 3.000 euros brutos al mes.

Por “dietas de asistencia”, los consejeros perciben 1.500 euros brutos por reunión.

Para 2024, la estimación de la compañía es que la remuneración de los consejeros oscile entre los 188.000 y los 248.000 euros brutos por vocal en concepto de asignación fija, a los que se añadirán entre 21.000 y 50.000 euros adicionales por consejero en concepto de dietas de asistencia.

En el caso del Presidente no ejecutivo del consejo, Juan Sánchez-Calero, la remuneración del presente ejercicio será de 600.000 euros brutos como asignación fija, 36.000 euros como presidente del Comité de Sostenibilidad y Gobierno Corporativo, y unos 28.000 euros adicionales en concepto de dietas por su asistencia al Consejo de Administración y al Comité de Sostenibilidad y Gobierno Corporativo.

Renuncias

Tal como ha informado la empresa a la CNMV, cinco vocales (José Bogas, Flavo Cattaneo, Stefano De Angelis, Gianni Vittorio Armani y Francesca Gostinelli) han renunciado a cualquier percepción como consejeros.

Aunque la remuneración fija del consejero delgado en 2024 en concepto de remuneración fija bruta anual por el desempeño de funciones de alta dirección será de un millón de euros, la misma que en 2023.

Además de los ya mencionados, en el consejo de Endesa se sientan conocidos empresarios y directivos como Ignacio Garralda, Francisco de Lacerda, Pilar González de Frutos, Eugenia Bieto, Alicia Koplowitz, Cristina de Parias, Francesco Starace, Antonio Cammisecra y Alberto de Paoli.

Artículos relacionados