Solaria y Acciona Energía se llevan la peor parte en lo que va de año

Los fondos activan el radar en Bolsa en el muy castigado sector de la energía

Los in­ver­sores con­si­deran que el cas­tigo ya 'cotiza' el es­ce­nario más ad­verso po­sible

Acciona Energía.
Acciona Energía.

El sector de la energía está re­gis­trando un arranque de año malo sin pa­lia­tivos en bolsa, con un des­censo medio que su­pera ya el 7%. Todo los fac­tores ne­ga­tivos po­si­bles pa­recen ha­berse con­ju­rado para tirar de las co­ti­za­ciones hacia abajo con fuerza inusi­tada. Solaria es el peor valor del Ibex 35 con una caída cer­cana ya al 40% y Acciona Energía Renovables se acerca al 30% de pér­dida. Nadie se libra de los nú­meros rojos salvo Redeia y Repsol, que ma­qui­llan algo una fea foto fija.

"Todo juega ahora en contra del sector, que se está quedando en unas valoraciones en algún caso pírricas. El castigo está siendo extraordinario porque a la brutal caída de los precios de la energía se suma que el mercado prevé ahora que los tipos de interés no empezarán a bajar al menos hasta el comienzo del próximo verano. La subida de la rentabilidad del bono español a 10 años por encima del 3,3% es la peor noticia posible", señalan fuentes bursátiles.

Con estas cartas sobre la mesa, muchos inversores han llevado a la mínima expresión sus posiciones en el sector dejando las cotizaciones al pie de los caballos. Iberdrola ha puesto en juego el nivel clave de los 10 euros; Naturgy (que ayer presentó resultados) ha caído hasta el nivel de los 22. Y Enagás, cuyo recorte de dividendo fue bien recibido inicialmente porque era "más realista", ha terminado por sucumbir a la caída general.

Pero el desplome de las valoraciones empieza a cambiar la percepción de los fondos más especulativos. Ayer entró dinero en Acciona Renovables con la acción por debajo de los 20 euros y en Iberdrola se repitió la historia. El dinero más caliente del mercado percibe que puede haber rebote a corto y a medio plazo o, dicho de otra forma, que el castigo acumulado es ya muy exagerado.

Grandes firmas como Goldman Sachs han señalado en las últimas semanas que las expectativas de caídas de los ingresos y de los beneficios ya están muy recogidas en las valoraciones del sector, especialmente en las 'utilities' no reguladas. Es decir, que el mercado se ha anticipado a gran velocidad a un escenario muy negativo. Y algunos gestores parecen estar de acuerdo con esta tesis con las primeras compras muy selectivas.

"Se advierte la posibilidad de que se esté formando un suelo, al menos en una parte de las compañías del sector. Es un buen momento para ir tomando posiciones de forma tranquila y eligiendo bien. Es posible que veamos volatilidad y altibajos en las cotizaciones durante algún tiempo aún, pero también lo es que el recorrido a la baja es ya limitado en algunos casos", señalan en una gestora nacional que ha empezado a picotear en el sector.

Este tramo final del mes de febrero se antoja clave. Solaria presentará este miércoles las cuentas de 2023 y el jueves será el turno de Acciona Energías Renovables. De los 'guidance' de los primeros ejecutivos dependerá que la tormenta empiece a amainar o no en un sector que en estos momentos está totalmente en la diana de los inversores y que tiene un enorme peso en la bolsa española. La reacción es cuestión de tiempo... pero la clave es cuánto hay que esperar. De momento siguen pintando bastos.

Artículos relacionados