MONITOR DE COYUNTURA

Después de un 2023 mejor de lo pre­visto, 2024 y 2025 se pre­sentan con grandes ali­cientes

Las inmobiliarias, entre las oportunidades mejores de inversión en el mercado español

CaixaBank Research ob­serva una clara me­jora del sector con el re­corte de tipos

Vivienda, Informe CaixaBank Research.
Vivienda, Informe CaixaBank Research.

La for­ta­leza del mer­cado la­bo­ral, la en­trada de in­ver­sores ex­tran­jeros y la es­casa oferta de vi­vienda nueva han sido al­gunos de los fac­tores que han per­mi­tido al sector in­mo­bi­liario ce­rrar 2023 con ci­fras me­jores de lo pre­visto. El precio de la vi­vienda ha re­sis­tido así bas­tante bien el en­du­re­ci­miento de las con­di­ciones fi­nan­cieras en la gran ma­yoría de las eco­no­mías de la OCDE, tal y como apunta el úl­timo in­forme sobre el sector in­mo­bi­liario ela­bo­rado por CaixaBank Research.

En concreto, el servicio de estudios de la entidad señala cinco claves que han servido para sostener la demanda de vivienda, mitigando el impacto negativo del aumento de los tipos sobre el precio de la vivienda. Entre ellos ha destacada la positiva evolución del mercado laboral en España con una creación de empleo de 783.000 ocupados más en 2023 y el avance de los salarios. A ello se ha sumado un significativo flujo de la inmigración con la llegada de unas 600.000 personas.

De hecho, el crecimiento poblacional ha sido uno de los principales componentes que ha impulsado la demanda de vivienda en España en los últimos trimestres y ha desempeñado un papel fundamental en el sostenimiento del precio de la vivienda en un contexto de endurecimiento de las condiciones de financiación.

La situación financiera juega a favor del sector inmobiliario

Otro de los factores que han favorecido al sector, señala el estudio, sería una menor tensión de lo esperado en la situación financiera de los hogares gracias en gran parte a las medidas de apoyo ofrecidas por los bancos a las familias más desfavorecidas.

Los dos últimos componentes que han estado beneficiando al sector inmobiliario durante el último año han sido la consistencia en la compraventa de extranjeros y la estabilización de los costes de producción una vez superadas las fuertes presiones inflacionistas observadas en el arranque de 2023.

La estabilización de los costes de construcción ha permitido cerrar el ejercicio con un número de visados de vivienda nueva similar al de años anteriores, a pesar del aumento de los costes de financiación. Aunque, el estudio prevé que el número de compraventas mantenga la tendencia actual de descenso gradual, y se sitúe en torno a las 550.000 viviendas en 2024 esta cifra será sensiblemente superior a la previsión anterior 510.000

Superado con nota alta el temido enfriamiento en la compraventa de viviendas, las perspectivas para el sector inmobiliario en este nuevo año han mejorado sustancialmente. Los analistas de CaixaBank confían en una reactivación de las operaciones gracias a la mejora del entorno económico, con unos indicadores de crecimiento por encima de lo apuntado hace unos meses. y los posibles ajustes a la baja de los tipos de interés probablemente a partir del segundo semestre.

“Conforme se afiance la senda descendente de los tipos de interés y la actividad económica gane tracción, esperamos que el mercado inmobiliario recobre vigor y dibuje una trayectoria ascendente en 2024 y 2025”, se apunta en el informe.

Excelentes fundamentales

El sector inmobiliario cuenta, además, con unos excelentes fundamentales que lo ponen en disposición de aprovechar esta mejora de las condiciones económicas generales. Un estudio de Inmovilla concuerda en que el mercado inmobiliario español muestra signos de estabilidad, disminuyendo el riesgo de una repetición de la crisis anterior de 2008. Esta firma, asegura que el sector seguirá enfrentándose a un incremento en sus precios “debido a la limitación de recursos y al aumento de los precios de construcción”.

Aunque el mercado inmobiliario enfrenta grandes desafíos y cambios; como la demanda, los precios de alquiler y una legislación desfavorable; lo cierto es que el sector sigue ofreciendo muy buenas oportunidades de inversión.

Así lo viene recogiendo también el consenso del mercado respecto de las grandes empresas del sector español. JP Morgan, por ejemplo, mejoró a finales del año pasado su precio objetivo sobre Merlin Propertis hasta los 10,25 euros por acción que le confiere un potencial de revalorización superior al 10%. Esta misma firma fijó la valoración objetiva de Colonial en 7 euros por acción, más de un 30% por encima de su cotización actual.

Ambas sociedades destacan por la calidad de sus activos, la notable fortaleza mostrada ante ciclos adversos y una rentabilidad por dividendo por encima del 3,5%. Buenos argumentos para tenerlas en cartera con vistas al medio y largo plazo. Pero no son los únicos valores del sector con un alto potencial. Valores más pequeños como Metrovacesa, Grupo San José, Neinor Homes, Lar España o Urbas, presentan una creciente actividad comercial con la que despuntar en un futuro próximo.

Otra de las grandes, venida a menos, pero con vocación de recuperar el terreno perdido es Sacyr. En este sentido, los analistas subrayan sus buenos fundamentales basados en la excelente cobertura de los lujos de caja sobre la inflación, los mecanismos de mitigación del riesgo de demanda, el crecimiento orgánico, la baja madurez de los activos y su integración vertical. También ponen en valor su atractiva política de dividendo y la posibilidad de crecimiento inorgánico a través de nuevas adjudicaciones. Motivos que llevan a Renta 4 a valorar a la compañía a 4,13 euros por acción frente a su actual precio de mercado de poco más de 3 euros.

Artículos relacionados