ANÁLISIS

La apuesta de Sánchez por Calviño para el BEI deja a Madrid sin sede antiblanqueo

La agencia de la UE apor­taría 10.000 em­pleos, más ac­ti­vidad eco­nó­mica y gran repu­tación

Blanqueo de capitales.
Blanqueo de capitales.

Fin de una ilu­sión. El Gobierno no ha apos­tado por Madrid. Los go­biernos de la Unión Europea se han de­can­tado por Alemania para la sede de la agencia an­ti­blan­queo, pese al apoyo que el Parlamento Europeo había ex­pre­sado por la ca­pital es­pañola.

La Unión Europea elegía el pasado jueves a Fráncfort como la sede de la agencia antiblanqueo de la Unión Europea, institución que se disputaban la capital de España junto a Bruselas, Dublín, París, Roma, Riga, Vilna, Viena y la ciudad alemana, que finalmente ha salido elegida, pese a que ya contaba con la sede del Banco Central Europeo.

Madrid contaba con la experiencia del Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac), con una propuesta muy elaborada y generosa y con el hecho de que España no alberga todavía ninguna sede de institución comunitaria, pese al europeísmo confeso de la ciudadanía española. De nada ha servido ante la indolencia del presidente del Gobierno por este proyecto.

El proceso de selección había estrenado un mecanismo inédito hasta el momento que implica conjuntamente al Consejo Europeo y al Parlamento Europeo, entidad esta última para la que Madrid era la ciudad favorita.

En cambio, pese al apoyo del Parlamento Europeo para el que Madrid figuraba como candidata favorita, en el Consejo, fue la primera ciudad en caer, muestra evidente de la falta de empeño por parte del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

En la votación final, Fráncfort, que ya cuenta con la sede del Banco Central Europeo (BCE), logró alzarse con la victoria al conseguir 28 votos de los 54 votos, frente a los 16 de Madrid, 6 de París y 4 de Roma.

Diplomáticos y eurodiputados conocedores del engranaje de este tipo de procedimientos, en los que España ha conseguido importantes victorias en otras ocasiones, aseguran a capitalmadrid.com que, aunque Madrid contaba a su favor con las ventajas mencionadas y el ofrecimiento para su sede oficial de la Torre de Cristal, en el corazón financiero de la capital de España, la falta de implicación por el presidente del Gobierno ha permitido esta decisión que beneficia de nuevo a Fráncfort, que ya cuenta con la sede del Banco Central Europeo.

En contra de Madrid ha jugado la apuesta del presidente del Ejecutivo por situar a Nadia Calviño al frente del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para los próximos cinco años, apuesta que la oposición reprocha al Ejecutivo al no haberse volcado con la candidatura de Madrid hasta la recta final.

La eurodiputada de Ciudadanos, miembro de Renew Europe, Eva Poptcheva, vicepresidenta de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, da por hecho que el apoyo a la candidatura de Nadia Calviño al Banco Europeo de Inversiones ha quemado la propuesta de Madrid. Pese a que la agencia antiblanqueo “era una apuesta de futuro; el BEI, un cargo para una persona”.

El malestar de Francia alertó de la debilidad de Madrid

El malestar del Gobierno de Francia tras la visita del canciller alemán, Olaf Scholz, a Málaga el pasado 10 de noviembre, hizo saltar las alarmas a los promotores de la candidatura de Madrid. Daban por hecho que se había alcanzado un intercambio de favores entre ambos gobiernos. Sánchez apoyaba a Fráncfort, mientras Berlín garantizaba su apoyo a Nadia Calviño.

Tan evidente fue para París, que el Gobierno de Macron pospuso dar a conocer su apoyo a Calviño hasta el último momento, hasta que le resultaba imposible dar la vuelta al acuerdo Madrid-Berlín.

Reticencias francedsas

Las reticencias francesas han dejado bien a las claras lo que ha sucedido en el proceso. A su vez, el coste para España es más que evidente. La propuesta inicial parte de que la agencia antiblanqueo europea cuente con un presupuesto de 450 millones de euros.

A su vez, los puestos de trabajo directo se estiman en 450 empleos y hasta 10.000 puestos de trabajo de apoyo indirectos, en departamentos altamente cualificados de supervisión de cumplimiento de control antiblanqueo por parte de la banca y de otros sectores relacionados con estos ámbitos que van a tener su sede definitiva en Fráncfort y no en Madrid.

Resulta más que cuestionable el intercambio de cromos que ha realizado el presidente del Gobierno con su colega el Canciller alemán, el socialdemócrata Olaf Scholz. Para garantizar la presidencia del BEI por unos años para su exvicepresidente, Nadia Calviño, España pierde la sede de por vida de una agencia que cuenta con mucho personal, que traería mucha actividad económica para España y también una gran reputación para el país.

Era una apuesta claramente por el interés común y por el futuro de España que se ha dejado por un puesto para cinco años para una persona. Cuesta creer que el presidente del Gobierno lo haya hecho por el interés común como tradicionalmente defiende sus actuaciones. Un alto precio el que se ha pagado que seguro que Madrid y España se lo tendrán en cuenta

Artículos relacionados