BOLSA

Adolfo Domínguez, cambio de tendencia

El mer­cado sigue po­niendo en duda un po­sible avance sig­ni­fi­ca­tivo en las cuentas de Adolfo Domínguez, a pesar la sen­sible me­jora de las ex­pec­ta­ti­vas. La em­presa de moda ce­rrará su ejer­cicio fiscal a fi­nales de fe­brero y al­gunos ana­listas creen que lo hará muy cerca de su punto de equi­li­brio tras en­ca­denar dos tri­mes­tres con­se­cu­tivos con un re­sul­tado neto po­si­tivo.

La clave de esta recuperación estaría en la mejora de las ventas fruto del fortalecimiento de su red comercial y su nueva estrategia de expansión que ha servido para impulsar sus ventas internacionales a un ritmo del 20%. El grupo cuenta en la actualidad con 356 tiendas en 23 países.

A esta mejora de la facturación se une también un mayor margen bruto, reduciendo los gastos operativos sobre ventas, lo que tendrá un impacto muy favorable sobre el resultado si se confirma la tendencia mostrada en los últimos trimestres.

La cotización de la compañía sigue sin recoger tampoco, salvo un amago alcista inicial, la reciente ampliación de su alianza con Pyratex que le permitirla el acceso preferente a los tejidos innovadores generados por este fabricante, así como al desarrollo de tejidos junto con la start-up textil.

En los últimos años, Pyratex ha desarrollado tejidos a partir de flores Kapok, residuos agrícolas o algas del Atlántico Norte. Este acuerdo servirá para estrechar relaciones entre Ambas firmas que ya coproducían una colección de camisetas y sudaderas de la marca.

Las acciones del grupo de moda caen más de un 12% desde principios de enero acercándose peligrosamente hacia los peores niveles de 2022. Los expertos técnicos, sin embargo, creen que la sangre no llegará al río y el valor encontrará una buena zona de soporte sobre los 3,2 euros por acción desde donde iniciar un posible cambio de tendencia con un primer objetivo en los 5,4 euros por acción. Aunque eso dependerá de unos buenos resultados.

Artículos relacionados