ANÁLISIS

Desciende el su­pe­rávit co­mer­cial con la Unión Europea y con la zona euro

El comercio exterior enmascara el incipiente declive de la economía española en 2023

El dé­ficit co­mer­cial se re­duce prác­ti­ca­mente a la mitad en un año mar­cado por la in­cer­ti­dumbre

Comercio Exterior.
Comercio Exterior.

El buen com­por­ta­miento del co­mercio ex­te­rior es­pañol, in­cluso con su li­mi­tado de­clive por­cen­tual glo­bal, ha sal­vado el ejer­cicio eco­nó­mico de 2023, que perdió ritmo frente al ejer­cicio an­te­rior. Las ex­por­ta­ciones es­paño­las, en tasa in­ter­anual, se han re­du­cido un 1,4% en tanto que las im­por­ta­ciones se con­traían un 7,2%. En con­se­cuen­cia, el dé­ficit co­mer­cial de mer­can­cías -que al­canzó los 40.500 mi­llones en el año-se ha re­du­cido prác­ti­ca­mente a la mitad res­pecto al dé­ficit de 71.603,6 mi­llones de 2022. La tasa de co­ber­tura ex­por­ta­ció­n-im­por­ta­ción, que en 2022 fue de 84,4%, se ha au­men­tado al 90% en 2023.

La caída del déficit comercial, que si en 2022 representaba el 5,1% del PIB en 2023, se ha reducido al 2,8%. Una corrección sin precedentes en la evolución del comercio exterior de España. Ha descendido el superávit comercial con la Unión Europea y asimismo con la zona euro. Una respuesta a la desaceleración de la economía europea.

Sin embargo, el tradicional déficit comercial con los países no comunitarios ha mejorado sustancialmente gracias a los superávits con otras áreas y los países del resto de Europa. Se ha producido también una ligera mejoría del déficit con China y Estados Unidos.

Las exportaciones de bienes en 2023 han registrado la cifra de 383.700 millones de euros y pese al descenso interanual del 1’4% y en comparación con otras áreas geográficas las ventas españolas al exterior se comportaron mejor que las de la zona euro, caída del 3,3%, o de la UE, descenso del 2,5%.

Las exportaciones de Alemania descendieron un 2% y un 1,7% las de Francia, en tanto que las del Reino Unido bajaron un 3,5% y un 2,2% la de Estados Unidos.

Los principales sectores de la exportación española en 2023 han sido los bienes de equipo (19,5% del total), seguidos por los alimentos y bebidas (17,5%), productos químicos (16,8%) y el sector automóvil (14,7%).

Automóviles disparados

Ahora bien, entre estos sectores exportadores han sido los automóviles y sus componentes lo que han registrado un mayor incremento interanual con un saldo positivo ventas- compras al exterior de 8.628,8 millones de euros frente a 5.977,6 millones en 2022.

Un 62,7% de las exportaciones totales se han dirigido a la UE gracias fundamentalmente a las ventas de frutas y hortalizas, así como automóviles y motocicletas. Las exportaciones totales de alimentos frescos, conservas y bebidas en 2.022 fueron de 67.209,6 millones de euros, con un avance interanual del 4,6% frente unas importaciones valoradas en 53.086.3 millones y un incremento interanual del 2,3%. Un superávit de 14,123,4 millones de euros frente a 12.331,3 millones en 2.022.

Impulso en Castilla León

Por comunidades autónomas el mayor incremento de las exportaciones corresponde a Castilla y León, con un avance interanual del 15,9%. Sin duda la influencia de los automóviles ha sido decisiva. En segundo lugar, el mayor crecimiento entre comunidades autónomas corresponde a La Rioja con un avance del 9,5%, protagonizado por frutas, hortalizas, conservas y bebidas.

El tercer lugar lo ocupa la comunidad de Aragón donde pesa en gran parte el automóvil, pero también los productos agrícolas. La comunidad de Madrid registró un descenso del 12,7% y Andalucía del 10,3%.

En 2023 las importaciones de bienes totalizaron 424.248 millones de euros, lo que supone un descenso del 7,2% respecto a 2022.Los principales sectores de importación fueron los bienes de equipo, un buen indicador económico, seguidos de los productos químicos, energéticos y finalmente de los alimentos y productos agrícolas.

En el último trimestre del año 2023 las exportaciones en tasa inter trimestral crecieron un 9,7%a la vez que las importaciones crecían asimismo en un 6,2%. Esta evolución de las ventas y compras de España con el exterior mostraría que, a pesar de la reducción de las exportaciones, el cuarto trimestre del año ha tenido un comportamiento más expansivo.

Un modesto indicador positivo. Veremos si se confirma en el presente año, pero por lo pronto se confirma la solidez de la posición de España en sus intercambios comerciales con el resto del mundo. Lo que había sido durante años un débil talón de Aquiles. la autarquía, está siendo sustituida por una economía abierta y competitiva.

Artículos relacionados