BOLSA

Gestamp, probando soportes

No pa­rece buen año para Gestamp. Los con­flictos in­ter­na­cio­nales en Ucrania y Gaza pesan como una losa sobre el sector de la au­to­mo­ción y eso re­per­cute di­rec­ta­mente en sus cuen­tas. De mo­mento, los in­ver­sores optan por man­te­nerse ale­jados hasta al menos la pre­sen­ta­ción de sus re­sul­ta­dos.

La fecha clave será el 26 de febrero cuando el grupo debe confirmar sí ha logrado cumplir sus guías después de decepcionar ligeramente al mercado al quedar por debajo de lo estimado, salvo en el apartado del beneficio, en el tercer trimestre del pasado ejercicio.

Las perspectivas del sector de la automoción no permiten ser demasiado optimistas con el fabricante de piezas. Este año se prevé una discreta mejora de la venta de automóviles, pero todo apunta a que será el quinto año consecutivo con ventas por debajo del millón de coches nuevos, quedando muy lejos todavía de los niveles previos a la pandemia.

Buena culpa de esta lenta recuperación la tiene los vaivenes económicos derivados de los grandes conflictos internacionales. En este sentido, la patronal no prevé en alcanzar unos niveles de venta más lógicos con la renta per cápita española y la necesidad de renovación del parque automovilístico (1,2 millones de vehículos anuales) al menos hasta 2029.

Un escenario difícil que el grupo está afrontando con cierta solvencia en sus cuentas gracias a su posición de liderazgo y su diversificación geográfica con especial foco en India que será uno de sus principales mercados en un futuro próximo y donde podría ampliar inversiones para aprovechar todo su potencial.

Mientras tanto, la acción acumula una caída de más del 30% desde principios de julio del pasado ejercicio que le ha llevado a poner a prueba el soporte de los 3 euros. De romperlo a la baja acentuaría esta tendencia bajista con un siguiente suelo sobre los 2,6 euros, lo cual obliga a los operadores a extremar la prudencia a la espera de sus cuentas.

Artículos relacionados