Los ana­listas con­fían en su valor bur­sátil con un precio ob­je­tivo por en­cima del mer­cado

Gortázar: "CaixaBank es cada año mucho más sólido y cabe esperar una mejora del rating"

Goirigolzarri re­afirma el com­pro­miso de la en­tidad de per­ma­nencia en Valencia

José Ignacio Goirigolzarri y Gonzalo Gortázar, CaixaBank.
José Ignacio Goirigolzarri y Gonzalo Gortázar, CaixaBank.

La ex­ce­lente evo­lu­ción de las cuentas de CaixaBank, con un be­ne­ficio de 4.816 mi­llones en 2023 -un 54% más que el año an­te­rio- de­muestra que la fu­sión con Bankia ha sido acer­tada. “La ope­ra­ción ha sido todo un éxi­to”, ha seña­lado José Ignacio Gorigolzarri, su pre­si­dente, en la pre­sen­ta­ción de los re­sul­tados en su sede de Valencia este vier­nes. "El ho­ri­zonte del banco es ex­ce­lente tanto con un es­ce­nario de tipos altos como con un pro­gre­sivo des­censo hacia ni­veles del 3%", ha aña­dido por su parte Gonzalo Gortázar, su CEO eje­cu­tivo

Para Goitigolzarri, "la superación de las expectativas de la fusión, incluso las mías propias, que eran muy altas", supone un valor en sí. "Mirando atrás se puede decir que fue una excelente decisión y con la información a día de hoy, la volvería a repetir”, ha añadido el que fuera presidente de Bankia.

Por su parte, el consejero delegado Gonzalo Gortáz ha mostrado su preferencia “por una progresiva moderación de los tipos de interés porque, aunque tendrá un impacto a corto plazo en las cuentas a través de los márgenes, a la larga repercutirá favorablemente en la actividad y la reducción de la morosidad”. En el caso de CaixaBank, "la tenemos bajo control, casi un punto por debajo del 3,6% de la media del sector".

Intervenciones sucesivas

Con intervenciones sucesivas en la presentación de resultados de ambos directivos, en su turno Gorigolzarri ha descartado cualquier posibilidad. de otra operación corporativa. “Nosotros estamos en otra cosa”, ha apuntado, ya que “en el corto plazo estamos focalizados en el crecimiento orgánico”.

Para Gortázar, además, el crecimiento planificado y orgánico "podría suponer una mejora del rating en los próximos meses", aunque el consejero delegado se ha mostrado cauto al respecto. “Ese es un proceso que está en discusión con las agencias de calificación, pero son ellos los que deciden cómo y cuándo”, ha insistido. Pero,añadió: "lo cierto es que CaixaBank a día de hoy presenta un marco más sólido, más fuerte que lo que era hace 12 meses y eso teniendo en cuenta que hace un año ya era muy sólido y muy fuerte, con lo cual no creemos que hay que esperar mucho para la mejora”.

En relación de la percepción de los analistas, Gortázar ha señalado que “no observan una percepción negativa del consenso sobre la desaceleración de la economía, aunque hay opiniones para todos los gustos y yo diría que en este momento la mayor parte no está achacando la caída de los tipos a la desaceleración económica, sino al contrario a una rápida contención de la inflación”.

Cuadro macroeconómico

En este sentido, ha añadido la sorprendente evolución favorable de la inflación, cayendo mucho más rápido de lo esperado, mientras que las cifras de crecimiento, de la economía española están evolucionando muy bien. También de la economía americana, mientras China está creciendo más débilmente, pero no deja de crecer a un ritmo del 5% y en Europa parece descartarse la recesión técnica que había apuntado el vicepresidente del Banco Central Europeo, De Guindos, salvo en el caso de Alemania.

Por tanto, no parece que sea una preocupación para el conjunto de analistas que nos confiere un precio objetivo en general bastante por encima del actual precio de mercado. De hecho, posiblemente, el mercado se está mostrando más pesimista que los propios analistas, pero en general estas bajas valoraciones están afectando al conjunto del sector, quizás si preocupados por el impacto de los márgenes de intereses y, en consecuencia, por la sostenibilidad de los resultados actuales.

Impuesto especial

Respecto al tema recurrente del impuesto a los beneficios extraordinarios, Gorigolzarri ha descartado que existan esos beneficios extraordinarios. “La rentabilidad ahora es aceptable lo extraordinario ha sido la baja rentabilidad con los bajos tipos” ha asegurado. Supone además retraer importantes recursos a la entidad impidiendo adoptar medidas que a la larga sean más productivas para la sociedad que el propio importe del impuesto”. Si se compara con las cotizaciones, está claro que la entidad vale menos ahora que en 2011, por eso hablar de beneficios extraordinarios no tiene sentido.

"El país necesita una banca fuerte con capacidad de dar servicio. La gran diferencia de la crisis del 2011/12 frente a la crisis de la covid es que, en esta ocasión, el sistema financiero ha contado con el músculo suficientes para apoyar a las familias y ayudar a las empresas”, ha destacado Goirigolzarri. “La alta solvencia la destina a retribución, seguir apoyando a la economía, social y accionistas”, ha recordado.

Tanto el presidente como el consejero delegado han reiterado en varias ocasiones la vocación de permanencia en Valencia, no tanto por una cuestión de inseguridad jurídica sino por dar un mejor servicio a los clientes y a la sociedad. Gorigolzarri ha apuntado que en ningún momento han sufrido la injerencia del Estado y eso es previsible que no vaya a cambiar.

Por último, los responsables de CaixaBank han mostrado muy satisfecho con la participación del 3,5% en Telefónica y el interés del Estado por tomar una participación se debe tanto a su carácter estratégico como a su excelente gestión. El presidente también ha mostrado su satisfacción con la aportación de 419 millones de euros de BPI, la filial portuguesa, con unas relevantes ratios de solvencia y eficiencia y una morosidad bajísima. “Portugal, está mostrando una evolución muy favorable” ha asegurado Gortázar.

Artículos relacionados