ANÁLISIS

El PP de Alfonso Rueda con­serva la ma­yoría ab­so­luta con dos es­caños menos pero con más votos po­pu­lares

Los gallegos dejan al PSOE de Pedro Sánchez 'tocado' y con meigas en el horizonte

VOX, Podemos y Sumar con la va­pu­leada Yolanda Díaz, quedan fuera del Parlamento ga­llego

El PP cumple de sobra en Galicia.
El PP cumple de sobra en Galicia.

Eran unas sim­ples elec­ciones au­to­nó­mi­cas, pero el PSOE de Pedro Sánchez y sus com­pañeros de coa­li­ción, como Sumar de Yolanda Díaz, se em­peñaron en ex­tra­polar al resto del país. Y el error lo han pa­gado con cre­ces. Los ga­llegos les han dado toda una lec­ción, que tendrá con­se­cuen­cias en la Legislatura, según ana­listas ob­je­ti­vos. Los vo­tantes ga­lle­gos, au­pados quizá por las mei­gas, han dado al­cance na­cional a los re­sul­tados y sólo un líder de los par­tidos cen­tra­listas ha sal­vado la cara, Alberto Nuñez Feijjó. Sánchez y Díaz le han hecho un gran fa­vor.

La victoria, por mayoría absoluta del candidato del Partido Popular de Galicia, Alfonso Rueda, consolida el liderazgo de Núñez Feijóo en el Partido Popular, que ha cimentado en su oposición a la Ley de Amnistía esta campaña. Aunque la derrota de los socialistas gallegos no cuestiona la presidencia del Gobierno de Pedro Sánchez, sí que profundiza la debilidad de su Gobierno.

Ni Sumar, ni Podemos, que forman parte de su Ejecutivo o de su alianza parlamentaria han logrado representación en el Parlamento Gallego, obteniendo además resultados insignificantes en porcentaje. Bien es cierto que algo similar le ha sucedido a VOX.

Efectos inciertos para la situación nacional

La ausencia de unos Presupuestos Generales del Estado para este año, y las constantes cesiones que tendrá que seguir realizando el presidente del Gobierno a sus socios parlamentarios para poder seguir gobernando, dejan a su Ejecutivo, y al país, en una enorme situación de incertidumbre. Como incierta pasa a ser la estrategia que vaya a aplicar a partir de ahora Pedro Sánchez para poder seguir gobernando.

Como apuntan los empresarios desde sus organizaciones empresariales, este no es el mejor entorno para crear la seguridad política, social y jurídica que se necesita para planear y decidir las inversiones, tanto a medio, como a largo plazo. Los datos de lo sucedido en los últimos 40 años en la economía gallega evidencian que, en porcentajes sigue muy por debajo de la media comunitaria, casi a los mismos niveles de cuando ingresamos en la entonces Comunidades Económicas Europeas.

Incierta legislatura

En cuanto a los resultados de las elecciones abren nuevas incertidumbres por lo que pueda suceder en las próximas elecciones, muy previsibles para el mes de abril en el País Vasco y las elecciones al Parlamento Europeo del 9 de junio, de las que debe salir un nuevo Ejecutivo comunitario. Los sondeos realizados hasta ahora estiman una victoria del centro y la derecha europeos que puede dar lugar a la configuración de un Ejecutivo muy distinto al actual y que tan favorable ha sido para los intereses económicos españoles.

De ser así podría debilitarse más la difícil situación que afronta Pedro Sánchez para seguir en la presidencia del Gobierno. Los resultados han cuestionado la estrategia política diseñada por el presidente del Gobierno para mantenerse en Moncloa en alianza con los partidos nacionalista con los que intercambia el poder. Sánchez se lo cede a los líderes nacionalistas en las autonomías a cambio de conseguir sus apoyos para seguir él al frente del poder en el ámbito nacional.

En cambio, los resultados son muy tranquilizadores para Núñez Feijóo. Pese a que no se presentaba a las elecciones se jugaba mucho en este envite. Más después de repetir casi los mismos errores estratégicos que habían cometido los populares en las elecciones generales del 23 de julio. Feijóo, como todo el mundo, era consciente de que Sánchez quería darse el placer de desalojarle de su bastión tradicional y de paso tratar de acabar con su liderazgo en el Partido Popular.

Una nueva crisis de liderazgo en el seno de los populares le habría dejado expedito el camino para continuar en Moncloa con sus alianzas con los independentistas y los integrantes de sumar durante el resto de la legislatura.

Feijóo no las tenía todas consigo. Ya estaba notando el aliento inquisidor de los antiguos partidarios de Pablo Casado y de algunos de los históricos partidarios de José María Aznar. Se ha empleado a fondo, luchando casi voto a voto, como lo hizo cuando él fue el candidato a la Xunta, visitando más de medio centenar de ´concellos´.

Todo el trabajo por hacer en economía

Aunque la realidad de la economía gallega ha estado ausente casi por completo de la campaña electoral llega ahora el momento de tener que tomar decisiones. El análisis de las debilidades y de las amenazas, así como de las oportunidades y sus fortalezas muestra que Galicia mantiene una economía renqueante.

Pese a los progresos realizados, Galicia ha sido una de las comunidades principales receptoras de las políticas sociales de la Unión Europea desde nuestra incorporación, en cambio en términos porcentuales sigue situándose por debajo de la renta per cápita media de la Unión Europea. Si en el año 1998 logró alcanzar el 80 % de la renta media europea, hoy de nuevo se sitúa claramente por debajo.

Los 25.906 euros de renta media per cápita de Galicia alcanzados en el 2022, últimos datos confirmados por el INE, suponen sólo el 73 % de los 34.400 euros de la renta media europea. Lo sucedido en la evolución económica en Galicia es claramente insatisfactorio al haber vuelto a perder convergencia su renta por habitante con la media europea.

Galicia es la sexta comunidad

Está claro que tras 38 años de pertenencia a la Unión Europea queda un enorme camino por recorrer. Es cierto que Galicia ha dado un salto cualitativo en el ámbito nacional.

Los 69.830 millones de euros de PIB de Galicia la sitúan como la sexta economía en el ranking de PIB de las comunidades autónomas españolas, pero seguir en niveles similares al porcentaje del PIB comunitario a cuando nos incorporamos a Bruselas evidencia que parte de las ingentes ayudas procedentes de la UE no se han utilizado bien. Eso pese a haber contando con la mayor operación de solidaridad de la historia cono han sido los distintos fondos comunitarios.

Las elecciones no parecen haber elegido uno u otro modelo económico en Galicia, pero lo que los recientes datos económicos muestran es que queda casi todo por hacer.

Artículos relacionados