Las grandes en­ti­dades eu­ro­peas prevén re­ducir la parte va­riable de las re­mu­ne­ra­ciones

Los banqueros de inversión se preparan para recortes de sus bonus, salvo excepciones

La caída de la ac­ti­vidad cor­po­ra­tiva se ha si­tuado en más del 20% en España

Banca de Inversión.
Banca de Inversión.

Se apro­xima el mo­mento en el que los grandes bancos eu­ro­peos pongan sobre la mesa la re­tri­bu­ción va­riable de sus plan­ti­llas, es­pe­cial­mente en ese pro­ce­loso uni­verso que es el de la banca de in­ver­sión. Quien más quien menos es­pera un su­cu­lento ti­je­re­tazo de la re­tri­bu­ción va­ria­ble, al hilo de la fuerte caída de la ac­ti­vidad cor­po­ra­tiva (fusiones y ad­qui­si­cio­nes) en Europa. La subida de los tipos de in­terés hasta el 4,5% ha pe­sado mucho en el ne­go­cio.

Entidades como la francesa Société Générale, la suiza UBS o la alemana Deutsche Bank, entre las más grandes, prevén rebajar el bonus después de un 2023 en el que sus unidades de mercado no han trabajado precisamente a pleno rendimiento. Se ha dado por hecho que viene un recorte de doble dígito, que puede variar mucho dependiendo de las entidades, porque el comportamiento de su actividad de M&A durante el año pasado ha sido en algunos casos muy desigual.

Una excepción, sin embargo, puede partir de los grandes bancos que, como el Santander, han cerrado un ejercicio récord. Este jueves la entidad que preside Ana Botín comunicó que ha aumentado de media un 10% el bonus de sus banqueros de inversión y del área de banca corporativa, si bien no se trata de subidas generalizadas, informa EP.

Este aumento de la retribución variable se deriva de la decisión de Santander de incrementar sus operaciones de banca de inversión en Estados Unidos, según informa Bloomberg, que ha adelantado la noticia.

En octubre, Botín anunció que Santander tiene previsto invertir 250 millones de dólares (238 millones de euros) durante los próximos dos años para expandir la filial de Corporate & Investment Banking, que aglutina todo su negocio global de banca de inversión.

Asunto sensible

El asunto del bonus es especialmente sensible en algunas entidades y despachos. "Puede suponer entre el 100% y el 150% del salario base. Pero sobre todo, la retribución variable ejerce como un poderoso mecanismo para retener talento. Si te pasas en el tijeretazo, corres el riesgo de que el banquero busque otro destino. En España hay tanta competencia entre entidades (están todas las mayores del mundo) que el riesgo de fuga es muy elevado", señalan desde el sector.

En España, el recorte no será por lo tanto equivalente a la caída de alrededor del 20% que ha experimentado la actividad en 2023. Al parón de las operaciones corporativas se ha sumado la ausencia total de salidas a bolsa. Por lo tanto, los banqueros de negocio con sede en Madrid se preparan para un tijeretazo de enormes proporciones que afectará tanto a los bancos españoles como a los internacionales (europeos y estadounidenses) con negocio en nuestro país.

"El año pasado ha sido malo casi sin paliativos. Muchos factores se han unido para ello: precio del dinero en máximos de los últimos años, financiación cara para las operaciones corporativas y miedo de las empresas en un escenario de debilidad económica. Factores que por cierto persisten en el arranque de un 2024 que tampoco está siendo especialmente brillante y que tardará en calentarse", aseguran desde una de las entidades nacionales punteras.

Tipos de interés

El retraso en la bajada de los tipos de interés (la primera caída de 25 puntos básicos en la zona euro podría tener lugar en el arranque del verano) está dilatando muchos procesos. Compradores, vendedores y empresas que quieren saltar al mercado en busca de financiación prefieren esperar a que se aclare el escenario monetario antes de tomar decisiones. Con la economía europea prácticamente varada, el nivel de alegría corporativa está bajo mínimos.

Pero en lo referente al bonus hay algunas excepciones. Entidades como Unicredit han decidido aumentar hasta un 16% la bolsa destinada al pago del bonus correspondiente a 2023. La entidad liderada por Andrea Orcel quiere elevar la motivación de altos ejecutivos y el conjunto de los empleados después de una gran reestructuración que ha pasado por potenciar los negocios más rentables y echar el candado a los que menos margen genera para la entidad.

Artículos relacionados