MONITOR DE LATINOAMÉRICA

El or­ga­nismo pide a la re­gión más alianzas pú­bli­co-­pri­vadas y mayor in­ver­sión

Latinoamérica navegará en 2024 con sus principales motores al ralentí

La OCDE prevé avance mo­desto en Brasil y México y más re­ce­sión en Argentina

Sede de la OCDE.
Sede de la OCDE.

Las tres prin­ci­pales eco­no­mías de Latinoamérica -que coin­ciden con los tres prin­ci­pales des­tinos de la in­ver­sión es­pañola en la re­gión-, re­gis­trarán un 2024 de ra­len­ti­za­ción, que será menos no­table en México que en Brasil, mien­tras que Argentina asis­tirá a una agra­va­miento de su re­ce­sión. Así lo pro­nos­tica la OCDE en su úl­timo in­forme sobre la re­gión, si bien es­pera que la re­baja de tipos de in­terés este año ayude a im­pulsar el cre­ci­miento de los dos pri­meros países y que Brasil pueda in­cluso dar una “sorpresa” y lo­grar un desem­peño si­milar al de la eco­nomía me­xi­cana en 2023.

De hecho, Brasil ha comenzado a recortar sus tipos de interés y se espera que México inicie pronto este movimiento a la baja. La OCDE, en su último informe de coyuntura, prevé que las dos principales economías del área crezcan este año el 1,8% (Brasil) y el 2,5% (México) por debajo del 3,1% que ambas naciones registraron el pasado 2023. El organismo, por otro lado, empeora en un punto su previsión para la economía argentina y apunta que el PIB se contraerá el 2,3% este año, frente a la caída del 1,3% que esperaba el pasado noviembre. Argentina acusó una caída del PIB del 1% en 2023.

En 2025, según las ‘Perspectivas Económicas de América Latina’ publicado recientemente por la OCDE, la Argentina de Milei volvería a la senda del crecimiento, con una tasa del 2,6%. Brasil y México crecerían el 2% ese año. A nivel mundial el organismo espera una expansión del 2,9% en 2024 y del 3% en 2025. Las previsiones de las Cepal son similares a las del organismo con sede en París. Este ente pronosticaba recientemente un avance del 1,6% en Brasil este año (3% en 2023); del 2,5% en México (3,6% en 2023) y un decrecimiento del 1% en Argentina, tras la caída del PIB del 2,5% el año pasado.

Argentina, bajo presión

Los expertos del organismo indican que la inflación en Brasil y México debería seguir a la baja y situarse en torno a las metas de los bancos centrales hacia fines de 2025. Sin embargo, es probable que Argentina siga bajo presión. De hecho, se prevé que la inflación continúe siendo un problema para el país austral y que siga en tres dígitos este 2024, llegando al 250,6%, lo que supone un alza de 93,5 puntos porcentuales desde la anterior proyección de noviembre. Al cierre de 2023, la inflación anual de Argentina escaló al 211,4%. El Gobierno de Milei, que inició su mandato a fines de 2023, ya avisó de que quedan aún varios meses con de elevada inflación como viene ocurriendo desde hace casi un año.

“Argentina es el país de la región con el pronóstico económico más difícil en este momento, porque está atravesando una importante reestructuración con el nuevo Gobierno” Milei, señala el informe, aunque indica que tras la contracción esperada para este 2024, habrá probablemente un crecimiento más vigoroso en el país que el proyectado para este año si el nuevo Ejecutivo tiene éxito con su agenda fiscal y con el control de la inflación. “Se prevé que una alta inflación y un ajuste fiscal considerable den como resultado una caída de la actividad en Argentina en 2024, antes de que el crecimiento se recupere en 2025, cuando las reformas comiencen a surtir efecto”, recoge el informe del organismo.

Importantes retrasos

Por otro lado, la OCDE incide en su informe en que Latam acumula importantes retrasos en empleo de calidad, investigación y desarrollo. El organismo insiste en que la región precisa aprovechar sus recursos para revertir la tendencia de poco crecimiento actual. Los empleos de baja calidad y la pobreza siguen golpeando a casi un tercio de la población de un área que, además, debe pensar en el bienestar de las próximas generaciones, incluyendo el aspecto climático. El informe centra su atención en la necesidad urgente que Latam invierta en desarrollo sostenible. “La variable que tenemos como objetivo, para ver si estamos cumpliendo con un mayor desarrollo sostenible es cómo fomentamos empleos de calidad. Y aún hay un 43% de hogares que son totalmente ‘informales’ en la región”, según la OCDE.

El informe subraya además que, vista globalmente, la región sigue perdiendo terreno en competitividad, productividad y creación de más y mejores empleos en el sector formal. El crecimiento potencial del PIB per cápita ha sido inferior al 1% desde los 80, señala la OCDE, que recomienda invertir en cuatro sectores ‘emergentes’: transición verde; transformación digital; salud, economía y cuidado y agricultura y alimentos sostenibles. “Si se invierte bien, si se invierte tres puntos porcentuales en ‘sectores verdes’ y se impulsa el empleo formal”, la región podría experimentar un salto en su crecimiento, se señala.

Uno de los principales problemas que padece Latinoamérica, según el organismo, es “el muy bajo nivel de ahorro interno, necesario para invertir sin depender del exterior. Hoy las tasas de ahorro interno en el área son cercanas al 20% del PIB, prácticamente la mitad de lo que sucede en las economías asiáticas emergentes”. Asimismo, para afrontar los múltiples retos que tiene la región, la OCDE propone avanzar en las asociaciones público-privadas.

Artículos relacionados