El ejer­cicio 2023 fue tam­bién el mejor de la úl­tima dé­cada para la banca por­tu­guesa

Portugal sigue siendo una mina de oro para la banca española

Ni Santander ni CaixaBank des­cartan ne­go­ciar con Lone Star la compra del Novo Banco ya sa­neado

Novo Banco, Portugal.
Novo Banco, Portugal.

Impulsados por la subida de los tipos de in­terés dic­tada desde Francfort por el Banco Central Europeo (BCE), los re­sul­tados de la banca por­tu­guesa, que cuenta con una fuerte pre­sencia ac­cio­na­rial es­pañola (Santander, CaixaBank, Abanca y Bankinter con­trolan una ter­cera parte del sec­tor) han su­pe­rado en 2023 el nivel de má­ximos his­tó­ri­cos, en línea del con­junto del sector en Europa. Algunas en­ti­dades han apro­ve­chado el mo­mento dulce para sa­near sus ba­lances y com­pensar reac­ciones ne­ga­tivas de los clien­tes, afec­tados en sus ope­ra­ciones de cré­dito

La dimisión forzada del Gobierno socialista de Antonio Costa (por sospechas de corrupción), y la convocación de nuevas elecciones generales para el 10 Marzo, no ofrecían el clima más ideal para que la banca aireara los resultados históricos cosechados el ultimo ano.

De hecho, la gran preocupación de la banca lusa ha procurado no provocar a algunas fuerzas políticas -en un clima electoral hostil a todo un sector, controlado en buena parte por el capital extranjero- e incidir en el saneamiento realizado entre 2008 y 2021 y que ha costado costado a las arcas públicas unos 22.000 millones de euros, aparte de la capitalización realizada por las entidades privadas.

Estrategia cautelar

De ahí la estrategia cautelar adoptada por la banca local y que ha consistido en colocar en perspectiva los beneficios cosechados el ultimo ano. Uno de ellos, pero no el único, ha sido el antiguo Santander Totta (ya Santander a secas), por ejemplo, que anunció un resultado neto de 895 millones de euros, un 57,3% superior al de 2023, pero que habrían alcanzado los 1.030 millones de no aplazar la consideración contable de ventas extraordinarias de activos.

Eso sí, el banco que preside en España Ana Botín ha destacado su aportación fiscal a las arcas públicas. De hecho, es la empresa privada lusa con mayor carga fiscal:. Un total de 430 millones de euros de impuesto sobre beneficios, y otros 117 millones por el IVA, los fondos de resolución portugués y europeo y el fondo extraordinario de solidaridad.

El BPI, lo mismo

Lo mismo ha hecho el BPI, propiedad de CaixaBank, y que también ha destacado su resultado récord de 524 millones de euros (+42% más que en 2022), de los 444 millones corresponden a la actividad en Portugal. Pero el banco aportará 335 millones a las arcas estatales: 180 millones por el impuesto sobre beneficios; otros 155 millones por el IVA, la financiación de los fondos de resolución luso y europeo., etc. BPI subraya al respecto, que como consecuencia de la política monetaria del BCE para todo el sector, su margen financiero se disparó un 20% en 2022 y superó el 70% en 2023 en crecimiento.

En todo o caso, el presidente del BPI Oliveira e Costa, rechazó comentar eventuales “cuestiones ideológicas” relacionadas con el incremento de los resultados de la banca en general. Su posición está muy en línea con la adoptada por su homólogo del Santander Portugal, Castro e Almeida, que afirmó que : “obtener grandes beneficios no tiene nada de negativo, a condición de pagar los impuestos previstos y dar a la clientela una información clara transparente”.

Resultados récord

Futuro del Novo Banco

Pero al. margen de los resultados anuales de lo mas que se habla en los medios financieros lusos es del futuro de Novo Banco (el sucesor del fallido antiguo BES), y que tras ingentes inyecciones de dinero público y del sector, vuelve a respirar confianza. Propiedad del “private equity” norteamericano Lone Star, y en línea con la competencia, firmó en 2023 su tercero resultado anual positivo, de 743 millones de euros (un 35% más que en 2022), lo que inquieta ahora al sector ahora essu futuro, que pasará por su venta directa o por la colocacióm en bolsa de una parte de sucapital.

Y, es ahí donde la gran banca española aparece: los responsables del Santander echan balones fuera, proclamando que la estrategia de la entidad está enfocada en el crecimiento orgánico, pero basta insistir un poco para que reconozcan que a la hora de la verdad la situación seria muy distinta si Lone Star decidiera tomar la iniciativa de solicitar una oferta del Santander, y contando además con el “ok” de las autoridades lusas.

Lo más lógico para el mercado y para el futuro de Novo Banco, en el caso de que fuera colocado en venta por Lone Star, podría servir los intereses estratégicos del banco publico Caixa Geral de Depósitos (CGD), que respira salud y no querrá perder su posición de liderazgo por volumen de negocio, clientela y resultados. Al final del tercer trimestre su beneficio ya se habita disparado un 45%, hacia los 843 millones de euros, y para final de año habrá superado seguramente los 1.000 millones.

Interés de BPI CaixaBank

También se apunta hacia CaixaBank como candidato posible a la eventual adquisición total o parcial de Novo Banco, que controlando BPI pasaría a ocupar la segunda posición en el “ranking “ luso. Pero todo ello no pasa aun de simples especulaciones. Y lo mas probable, es que el “resucitado” Novo Banco seguirá probablemente unos años más en manos de Lone Star, por lo menos hasta superar su hándicap histórico, que no es otro que la mala imagen del antiguo BES, cuya quiebra fraudulenta, en manos de la familia Espirito Santo, sigue viva en la memoria nacional.

De algún modo, cabría pensar que fue solo tras el desastre nacional de la quiebra del antiguo BES, y que también provocaría el fracaso de la apuesta brasileña de Portugal Telecom (y poco después la venta de la operadora nacional a Altice), que la opinión pública portuguesa empezó a mirar con menos hostilidad y hasta con simpatía la llegada de la inversión española en un sector tan estratégico como la banca.

Esta buena imagen sigue ganando terreno, también con la llegada de nuevos actores, como Abanca, que tras haber recuperado los intereses de CGD y de NB en España, está a punto de consolidar su posición en Portugal con la adquisición de EuroBic.

Con una red de 249 oficinas, Abanca ya cubrirá toda la geografía portuguesa, donde solo lleva cinco años, desde 2018, cuando se hizo con la operación de Deutsch Bank. De hecho, la adquisición de EuroBic hasta podría entrar en libro de los récords: habrá sido la primera vez que un pez tan pequeño, con solo 70 oficinas en Portugal, pudo hacerse con una red dos veces y media mayor, y que ahora, con una red de 179 oficinas, ocupará la octava posición en el país. El precio de la operación no es publico pero habrá superado los 300 millones de euros.

Artículos relacionados