MEDIOS DE PAGO

El uso de tarjetas de crédito sigue sin recuperar el importe previo a la pandemia

Apenas llegó a 12.000 mi­llones en 2023, cuando en 2019 había mar­cado los 13.620 mi­llones

Tarjetas de crédito. OCU.
Tarjetas de crédito. OCU.

Los con­su­mi­dores y el sector fi­nan­ciero aún no se han re­cu­pe­rado de la fuerte con­trac­ción de la ac­ti­vidad eco­nó­mica que su­puso la pan­demia del co­ro­na­virus du­rante los años 2020, 2021 y parte de 2022. Así ha su­ce­dido en las ope­ra­ciones con tar­jetas de cré­dito, según los úl­timos datos pu­bli­cados por el Banco de España.

El saldo de las nuevas operaciones realizadas el año pasado aún resulta más de 1.600 millones euros inferior al del año 2020.

El año 2020 se vio azotado en todo el mundo por el coronavirus, que supuso un fuerte revés para las economías mundiales, tanto en el freno a la actividad como por las cuantiosas inversiones sanitarias y para la salvaguardia de la actividad. En España, la caída del producto interior bruto alcanzó el 11,2%. En los dos años posteriores se recuperaron los niveles económicos anteriores a la crisis sanitaria.

El rumbo de la economía registró un parón considerable, como consecuencia de los confinamientos y las dificultades para la movilidad, que frenaron el normal funcionamiento del país.

Los créditos a través de tarjeta, anotaron un fuerte retroceso y de un saldo de 13.260 millones de euros al cierre del ejercicio 2019, esta magnitud cayó a plomo hasta los 10.691 millones de euros al cierre del año 2020.

El descenso en las operaciones con tarjetas de crédito se mantuvo durante el ejercicio siguiente y en 2021 el volumen global en estas operaciones volvió a estrecharse, hasta los 10.061 millones de euros. En 2022 se produjo una fuerte recuperación en este sector y el saldo vivo al final del año había avanzado casi 1.400 millones para marcar los 11.465 millones de euros.

Moderación

Ya fuera del ámbito de la crisis sanitaria, durante el pasado año continuó la recuperación de la actividad en tarjetas, pero de una manera moderada, debido una situación económica de desaceleración y al estrechamiento en la renta de las familias provocado por la inflación. Durante 2023, el saldo de operaciones con tarjetas anotó un avance de 531 millones de euros, para finalizar el ejercicio en la zona de los 11.996 millones de euros.

La caída en la confianza en la economía mostrada por las familias ha constituido un serio obstáculo para una mayor actividad de los hogares. La subida de los tipos de interés ha llevado a las familias a la prioridad de renegociar sus préstamos hipotecarios o a convertir las operaciones desde los intereses variables hasta los fijos.

Artículos relacionados