Por el con­tra­rio, aflojan en grandes va­lores como Telefónica, en po­si­tivo en 2024

Los bajistas pisan el acelerador en sus víctimas favoritas, eléctricas y constructoras

Más pre­sión tam­bién para Grifols des­pués de la subidas desde mí­nimos del año

Enagás.
Enagás.

Los in­ver­sores ba­jistas vuelven a la carga con enorme in­ten­sidad en los mismos va­lores en los que están ha­ciendo un buen ne­gocio en lo que va de año. Los sec­tores de energía y cons­truc­ción acu­mulan pér­didas su­pe­riores al 5% y el 3% res­pec­ti­va­mente en el trans­curso de 2024 (claramente por en­cima de la caída de algo más del 1% del Ibex 35), pero los 'hedge fund' creen que to­davía hay mucho que rascar en dos sec­tores con un enorme peso en el mer­cado es­pañol.

Los movimientos se han intensificado en los últimos días, en los que los bajistas han roto la tregua que durante un breve espacio de tiempo habían dado al mercado español. La actividad es extraordinaria en Enagás, donde Exane Asset Managment, Marshall Wace, Point 72 Europe y DME Capital han subido las posiciones cortas este mes de febrero. Sólo las reduce BlackRock, el mayor 'hedge' en la gasista con una posición corta del 1,64%.

En total, los fondos más especulativos del mundo se reparten casi el 5% del capital de Enagás. "La presión va a continuar, porque el valor perdió el soporte de los 15 euros en el arranque de este mes de febrero y apenas está mostrando capacidad de reacción. Los inversores bajistas se están posicionando con la expectativa de que los resultados de 2023 decepcionen y puedan apuntalar este mal comienzo del año del valor", señalan fuentes bursátiles.

Enagás presentará las cuentas de 2023 y los objetivos para 2024 el próximo 20 de febrero antes de la apertura del mercado. De momento, el valor arrastra una caída de alrededor del 4,5% en lo que va de año en un sector muy castigado en el que la peor parte es para Solaria, que pierde cerca de un 30% tocada por las expectativas de retraso en el comienzo del proceso de bajada de los tipos de interés en la zona euro.

Ataque en las renovables

Los bajistas también siguen haciendo de las suyas en el grupo de renovables. Después de un largo período de recogida de beneficios en el valor, Helikon Investment vuelve a la carga subiendo su apuesta contra el valor hasta el 0,70% del capital. Es el mismo camino que sigue BlackRock, cuya posición corta en Solaria ya supera el 2%. Square Point también ha subido este mes la presión hasta el 0,51% del capital en un valor que suma el 3,86% de las acciones en posiciones cortas significativas.

No llegan a tanto los ataques a las constructoras, cuyo capital también está siendo revolucionado los los 'hedge'. Lo más significativo ocurre en ACS, donde Ako Capital acaba de subir su posición corta hasta el 0,80%, un porcentaje que se une al 0,5% de Millennium. La acción apenas ha levantado el vuelo tras el duro golpe propinado a finales de enero por la sentencia del Tribuna sobre la AP-7 que provoca una pérdida de 29 millones a su participada Abertis.

El propio Millennium se ha movido también en el capital de Acciona, donde sube su apuesta bajista hasta el 0,60% del capital. Lastrada por la gran caída en bolsa de su filial de renovables (que ya sido excluida de varios índices MSCI), Acciona está perdiendo un 15% en el parquet en lo que va de año, pero los 'hedge' no están dispuestos a soltar la presa. Lo mismo que ocurre en Grifols, donde el fondo londinense Qube ha firmado la mayor posición corta de la historia en este valor: un 1,23%.

En el otro lado de la balanza, los fondos están aflojando en Telefónica, que mantiene bien el tipo en bolsa en lo que va de año (gana un 1,3%) a pesar de las siete caídas acumuladas entre el 1 y el 9 de febrero. Tras este ajuste, BlackRock ha rebajado su posición bajista hasta el 0,56% desde los niveles más altos desde julio de 2021. Un indicador de que la operadora podría estar en disposición de empezar a escalar posiciones en bolsa.

Artículos relacionados