BOLSA

OHLA, momentos delicados

La co­ti­za­ción de OHLA no acaba de le­vantar ca­beza, pese al pro­ceso de re­es­truc­tu­ra­ción y el cambio de ima­gen. Tras un pobre ba­lance du­rante el pa­sado ejer­ci­cio, con una mí­nima re­va­lo­ri­za­ción, la com­pañía ha ce­rrado este mes de enero con una caída su­pe­rior al 10%. Una nueva de­cep­ción para sus ac­cio­nis­tas.

Y eso que, en cuanto a la actividad comercial, el grupo ha dado el Do de pecho en estas últimas semanas con la adjudicación de importantes contratos que deberían haber generado, al menos, algo más de confianza en los mercados.

Entre ellos han destacado la adjudicación en Nueva York de una obra para la mejora de la accesibilidad de varias estaciones de metro por un importe de 530 millones de euros al que se suma otro contrato en Illinois de obras públicas por valor de 306 millones de euros, así como una planta fotovoltaica en España adjudicada en unos 45 millones de euros.

Cifras que no están logrando sacar al grupo constructor de la profunda depresión bajista que vive en el mercado. De hecho, en estos días ha puesto en riesgo sus niveles de soporte en torno a los 0,4 euros por acción. En los últimos meses ha rebotado en tres ocasiones en esa cota y los expertos técnicos esperan que ahora no sea diferente.

Sin embargo, no deja de ser un momento delicado donde conviene acentuar la vigilancia si se está dentro. La pérdida de esa cota podría conducir a nuevos mínimos históricos, aunque no parece muy probable. Cabe esperar, por tanto, un rebote hacia la resistencia de los 0,5 euros, la parte superior actual de su canal bajista. Pero para superar esta cota, apuntan, será necesaria una inusual demostración de fortaleza de la que ahora carece.

Artículos relacionados