ANÁLISIS

La renta per cá­pita ca­ta­lana cae por de­bajo de la me­dida eu­ropea

La lucha entre Junts y ERC pone en riesgo la difícil estabilidad del Gobierno

Junts amaga con no apoyar los pri­meros de­cretos de Sánchez y ERC le ad­vierte sobre la ne­go­cia­ción del re­fe­réndum

Oriol Junqueras de ERC
Oriol Junqueras de ERC

Comienza el mo­mento de la ver­dad. Primera se­mana po­lí­tica de in­farto. Todo em­pieza a su­ceder como es­taba pre­visto. Así, los pre­sa­gios de que la le­gis­la­tura es­taría llena de so­bre­saltos em­piezan a cum­plirse en la pri­mera se­mana de plenos del año en el Congreso de los Diputados.

Ya de por sí se trata de una semana excepcional, una vez que ha habido que habilitar esta sesión extraordinaria para poder acelerar el proceso para aprobar la proposición de Ley de Amnistía, con la convalidación del decreto ley que la va a regular, para que entre en vigor lo antes posible y Puigdemont pueda regresar a España sin tener que ser extraditado y en olor de multitudes.

Pero Junts ha anticipado que va a votar en contra de la convalidación de los tres decretos -dos de carácter económico, que incluyen medidas para frenar la inflación y para subir el subsidio por desempleo-, y el otro vinculado a la administración de la Justicia, en el que se incluye un artículo que no gusta a los independentistas catalanes, ya que, según su criterio, puede poner en riesgo la aplicación de la ley de la Amnistía.

El Gobierno no puede eliminar los criterios que no gustan a Junts porque forman parte del compromiso alcanzado con Bruselas para que la Comisión apruebe la entrega del tercer tramo de las ayudas del Fondo NextGeneration de 10.000 millones de euros.

Los decretos están en el aire, si tras el anuncio del rechazo de Junts, el PP no los apoya, dado que VOX ya anticipó que votará en contra. Tras la amenaza de Junts a ERC le ha faltado tiempo para advertir que ellos también se lo van a poner difícil a Sánchez.

Pocas horas después de que Junts anunciara que va a votar en contra de los decretos, la portavoz de ERC, Raquel Sans, aceptaba una entrevista con la agencia EFE para advertir también ellos a Pedro Sánchez, de que si quiere seguir gobernando deberá “cumplir sus pactos” y abrir una segunda fase de negociación con el independentismo, con el referéndum sobre la mesa. De lo contrario puede peligrar la aprobación de “leyes, presupuestos y la estabilidad parlamentaria” del Ejecutivo, asegura.

Sans precisa que los pactos pasan por la aprobación de la amnistía y por “abrir la segunda fase de resolución del conflicto político”, en la que ERC “pondrá sobre la mesa el referéndum, porque es la propuesta más democrática y más inclusiva”, a través del Acuerdo de Claridad, que como ya ha anticipado el presidente catalán, Pere Aragonès, plantearán en la mesa de negociación con el verificador internacional, cuya identidad está todavía por identificar, y sobre la que los dirigentes de ERC no han querido ofrecer la menor pista, pese a que ya lo tienen ya elegido.

La portavoz de ERC ha aprovechado para tratar de ningunear casi hasta la línea del desprecio al líder del PSC en Cataluña, Salvador Illa.

Le acusan, junto con el PSOE de Sánchez, de no tener un proyecto para Cataluña. Según Sans, agradecerían que, “más allá de palabras, el primer partido de la oposición tuviera una propuesta, más allá de decir que hacen falta mejoras en la financiación”.

Para ERC la propuesta del PSC de reforma del Estatuto catalán se queda corta frente al referéndum que defiende ERC. Igualmente se manifiestan ante la puerta abierta por Illa a un Consorcio Tributario, algo que ya recoge el propio Estatut. Para Sans “el PSC, de nuevo, se queda a medias tintas”.

Los pactos, además, pasan por afrontar la mejora de la financiación de Cataluña que ponga fin al “déficit fiscal de 22.000 millones de euros” y que permita un sistema “digno y justo”, en ningún caso “insolidario”, insiste la portavoz de ERC.

Cataluña pierde renta per capita

Para los independentistas catalanes, los datos recientes publicados por el Banco de España mostrando como queda la renta per cápita de las comunidades españolas al cierre del 2022, los últimos conocidos pese a haberse hecho públicos el pasado mes de diciembre, les sienta a cuerno quemado.

Aunque lo ponen en el pasivo del legado de la exvicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, admiten de mala gana que vuelven a estar por debajo de la renta media comunitaria y en el cuarto lugar de las comunidades españolas, solo 4.388 euros por encima de la media española, cuando Madrid lo supera en 10.273.

Madrid encabeza la lista con una renta per cápita de 38.435 euros, seguida del País Vasco con 35.832 euros. La renta media de los 27 países de la Unión Europea está 392 euros por debajo de la renta de Euskadi, y alcanza los 35.440 euros. Todas las demás comunidades autónomas españolas están por debajo de esta media.

La tercera posición la tiene Navarra con 33.798 euros. Y ya en cuarto lugar está Cataluña con 32.550 euros, lo que supone el 18 % menos de la renta media de la Comunidad de Madrid.

Sigue después Aragón con 31.051 euros, Baleares con 29.603 euros y La Rioja con 29.579. La media de la renta per cápita española se sitúa en 28.162 euros.

Por debajo se sitúan las demás comunidades. Castilla León tiene una renta per cápita media de 26.992 euros; Cantabria de 26.167; Galicia de 25.906 euros y Asturias de 25.675.

A la cola de este indicador económico de un país o una comunidad para establecer su calidad de vida se sitúan la Comunidad Valenciana con 24.473 euros; Murcia, 23.197; Ceuta, 23.073; Castilla-La Mancha con 22.574 euros; Canarias, Extremadura, 21.343; Andalucía 21.091 y Melilla con 20.698.

Treinta años después de la creación de los Fondos de Cohesión, España sigue muy por debajo de la renta per cápita media de la UE, en concreto en el 79.46 % de la renta media de los 27. Volvemos a ser un país elegible para recibir esos fondos que justamente estaban destinados no solo para que pidiéramos ayuda, sino para equipararnos a los socios comunitarios pasados unos años.

Es una realidad muy relevante a tener en cuenta como contraste frente al imaginario dibujo de la espléndida situación económica que atravesaría España, según el presidente del Gobierno. Sánchez ha llegado a presumir de España como el motor económico de Europa, frase tan pretenciosa como irreal, cuando los datos estadísticos tanto del Banco de España como de Eurostat, aunque con pequeñas diferencias, vienen a recordarnos que hemos vuelto a formar parte del club de los pobres, los que necesitan los Fondos de Cohesión. Todo cinco años después de empezar a gobernar España Pedro Sánchez.

Artículos relacionados