Los es­pe­cu­la­dores hacen de las suyas entre dimes y di­retes sobre los ETF

El bitcoin se sube a la montaña rusa antes del primer gran test del nuevo año

Se es­pera que la au­to­ridad bur­sátil nor­te­ame­ri­cana (SEC) de­cida esta se­mana sobre los fondos co­ti­zados

Bitcoin.
Bitcoin.

Como co­rres­ponde a un mer­cado des­re­gu­lado, apenas hay cer­tezas en lo que se re­fiere al pro­ce­loso mundo de las crip­to­mo­ne­das. Aunque no hay fecha ofi­cial, los grandes ac­tores del sector es­peran que la SEC (el re­gu­lador bur­sátil es­ta­dou­ni­dense) de­cida sobre la es­pe­rada apro­ba­ción de los ETF (fondos co­ti­za­dos) sobre el bit­coin antes del 10 de enero. La pro­xi­midad de la fecha ha dis­pa­rado la vo­la­ti­lidad sobre la crip­to­di­visa es­tre­lla.

La posible decisión de la SEC llega en el mejor momento del bitcoin en los últimos trimestres. Después de una subida del 150% en 2023, la cotización ha llegado a tocar los 45.000 dólares en este arranque de año. Con la valoración disparada de nuevo, empezaron las especulaciones de la mano de un plataforma de criptos, Matrixport, que afirmó que la SEC rechazará esta semana los primeros ETF de bitcoin.

Y fue más allá asegurando que la decisión no llegaría hasta el segundo trimestre de 2024. Por más que otros agentes del mercado hayan quitado hierro a las afirmaciones de Matrixport, las dudas fueron la excusa perfecta para provocar una caída cercana al 5% del bitcoin el pasado miércoles. Desde entonces está subido a la montaña rusa, dentro de un movimiento especulativo muy potente que está haciendo las delicias de los cortoplacistas.

"La caída del miércoles (llegó a acercarse al 10%) permitió a muchos inversores tomar posiciones alrededor de los 42.000 puntos. Fue una buena oportunidad, como demostró la subida del 3% del jueves. En un entorno de mucha volatilidad, ahora sólo queda esperar noticias. Es decir, si hay o no decisión de la SEC y el impacto que puede tener una decisión contraria o no a los ETF a corto plazo", señalan fuentes del sector.

Las emociones fuertes están garantizadas en medio de la máxima confusión porque, según distintos estudios, alrededor de 10.000 millones de dólares podrían ir en busca del bitcoin si los ETF reciben luz verde. El propio Matrixport cree que la aprobación supondría para la criptomoneda coger el camino directo hasta los 50.000 dólares. Mientras, desde la SEC no se ofrece ni la más pequeña pista.

Black Rock, a la cabeza

Lo que sí es una evidencia es que BlackRock, el transatlántico estadounidense que espera el visto bueno de la SEC, ha armado una estructura de lujo para sacar adelante su ETF. JP Morgan es el último gran banco estadounidense que se ha sumado al sindicato de participantes autorizados o proveedores de liquidez que ha sumado a sus filas BlackRock (los otros dos son Merrill Lynch y Citigroup) para convencer al supervisor de que su producto va con todos los avales.

Por la potencia de su promotor, se espera que el ETF de Blackrock cambie la historia del bitcoin. "Sería un espaldarazo extraordinario, pero creo que es sólo cuestión de tiempo que el ETF vea la luz. Si no es ahora, será a lo largo del primer semestre del año. Pero no se pueden poner puertas al mar. Hay una enorme demanda de ETF por parte de los grandes inversores institucionales y la SEC no puede ser ajena a este proceso", señalan en el sector.

En cualquiera de los casos, y tras el rally del bitcoin en 2023, los inversores en criptodivisas tendrán que apretar bien sus cinturones, porque vienen emociones muy fuertes a corto plazo. A largo, la historia es bien distinta. Se trata de creer en el producto o no hacerlo. De momento, el mercado ha recuperado la fe en el bitcoin, la criptomoneda que marca el ritmo en un segmento que vuelve a brillar.

Artículos relacionados