INVERSIÓN Y AHORRO

La di­ver­si­fi­ca­ción, ges­tión del riesgo y el di­vi­dendo, prin­ci­pales atrac­tivos

CaixaBank, Sabadell y Santander, los grandes referentes bancarios

Los tipos altos y la con­ten­ción de la mo­ro­sidad juegan a favor de la banca

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid.

La pró­rroga del im­puesto ex­tra­or­di­nario a los bancos es­paño­les, al menos un año más, su­pone una nueva piedra en el ca­mino para el sec­tor. Eso no quita, apuntan la gran ma­yoría de ana­lis­tas, para que grandes bancos es­pañoles hagan de lo­co­mo­tora de los mer­cados en 2024. Los grandes re­fe­rentes serán el CaixaBank, Banco Sabadell y Banco Santander -todos ellos su­midos en un pro­grama de re­compra de ac­cio­nes-, con gran po­ten­cial de re­va­lo­ri­za­ciones des­pués de haber acu­mu­lado subidas de más del 35% en 2023.

Quedan así atrás el largo período de sequía sufrido por el sector bancario desde la quiebra de Lehman Brothers y la crisis financiera posterior que trajo una larga etapa de tipos de interés a casi cero, agudizada luego por la pandemia. Esta situación ha estado presionando sus márgenes mientras las entidades se veían forzadas a sanear y recapitalizar sus balances.

Superados estos duros momentos, la situación actual presenta numerosos argumentos a favor para tenerlos en cuenta con vista a tenerlos en cartera.

Los tipos altos apoyarán los márgenes

Entre ellos destaca sus atractivas valoraciones tanto por PER como por RoTE, equivalentes a las registradas en contextos de graves crisis financieras y que ya parecen descontar un eventual deterioro de los beneficios. A ello se suman las expectativas de que los tipos de interés se mantengan altos en los dos próximos años, a pesar de los recortes que el mercado ya empieza a descontar para la segunda mitad del año, así como su alta rentabilidad por dividendo.

Los esperan además un aterrizaje suave de la economía descartando casi por completo los riesgos de una posible recesión y, por tanto, parecen descartarse fuertes picos de la morosidad al alza. La reducción de las cargas de deuda por parte de hogares y empresas ha evitado, hasta ahora, unos mayores costes de endeudamiento, amortiguando un aumento significativo de los impagos.

El acuerdo entre el Gobierno español y el sector bancario en noviembre de 2022 para proporcionar alivio hipotecario, incluyendo una reducción de tasas de interés por un período de gracia de cinco años, ha contribuido a mantener bajo control las tasas de incumplimiento, recuerdan en EY. Bajo esta premisa, señalan en la firma, se prevé que la tasa de morosidad en 2023 se haya mantenido en torno al 2,3%, aunque se prevé un repunte hasta el 3,8% en 2024 para volver a bajar de nuevo al 3,2% en 2025.

Alto potencial del Santander

Niveles más que asumibles para el sector, donde el Banco Santander partirá como uno de los favoritos del sector por sus notables ventajas competitivas gracias avance de los volúmenes que aporta su diversificación geográfica, en especial en países emergentes con alto potencial en Latinoamérica, según apuntan desde Renta-4.

Sus expertos destacan también su modelo de negocio basado en el crecimiento en el segmento retail y su exposición a negocios globales con foco en pagos y banca de inversión. Eso le ha permitido mantener una línea alcista tanto en rentabilidad como en solvencia en los últimos años.

A ello se sumaría una gestión conservadora de los riesgos estructurales con una cartera de bonos que apenas representa el 6% de los activos totales y un reducido impacto de la valoración a mercado de la cartera a vencimiento sobre capital, según la firma de inversión.

Todo ello complementado por una alta rentabilidad por dividendo prevista del 5% para este año que incluso se puede ver mejorada. Motivos que llevan a los analistas de Renta 4 a sobreponderar al Banco Santander con un precio objetivo de 5,67 euros por acción, lo cual implica potencial alcista cercano al 50% desde su actual precio de mercado.

En la misma línea se sitúan los expertos de UBS, aunque en su caso fijan su valor objetivo en 5,4 euros por acción, mientras Deutsche Bank se muestra algo más conservador entre las recientes recomendaciones con una valoración de 4,9 euros. El precio medio del mercado estaría en torno a los 5 euros por acción.

Programa de recompra

Por otro lado, Santander ha alcanzado una ejecución del 81,8% de su programa de recompra de acciones tras invertir unos 1.071 millones de euros en la compra de unos 295 millones de títulos, según ha informado este jueves en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En la última semana, Santander se hizo con 8,6 millones de acciones a un precio medio de 3,81 euros por título y un importe agregado de 35,5 millones de euros.

El importe máximo del programa es de 1.310 millones de euros, equivalente al 25% del beneficio ordinario de la entidad en el primer semestre de 2023.

Santander tiene intención de ejecutar el programa de modo que el precio medio máximo al que se adquieran acciones no exceda de 4,57 euros y la fecha máxima de finalización será enero de 2024.

Artículos relacionados