Las grandes for­tunas tam­bién apuestan fuerte por un ne­gocio con po­ten­cial

La edad de oro del sector hotelero maquilla el pinchazo de la inversión inmobiliaria

Los fondos so­be­ranos marcan las di­fe­ren­cias en el seg­mento más ac­tivo de 2023

Recepción de un hotel.
Recepción de un hotel.

El sector in­mo­bi­liario ha te­nido que lu­char en 2023 contra el peor enemigo po­si­ble: una subida de los tipos de in­terés hasta el 4,5% en la zona euro que ha pro­vo­cado una re­baja sus­tan­cial de la in­ver­sión total hasta ni­veles cer­canos al 50%. Un 'shock' ex­tra­or­di­nario que no se ha trans­mi­tido de la misma forma a los dis­tintos seg­men­tos. Hay uno, el ho­te­lero, que no ha de­jado de marcar di­fe­ren­cias y que lo puede se­guir ha­ciendo en 2024.

Los hoteles se han convertido en el gran polo de atracción de fondos soberanos, inversores especializados y grandes fortunas. Estimaciones recientes como las de BNP Paribas señalan que el sector hotelero concentró un tercio de la inversión inmobiliaria en España (con un crecimiento cercano al 30%) en los nueve primeros meses de 2023, muy por encima del residencial y del logístico, en ambos casos con cuotas de alrededor del 20%.

La inversión total en hoteles el año pasado podría situarse alrededor de los 2.600 millones de euros. Una cifra muy cercana a la de 2022 y que contrasta con el fuerte descenso en el resto de los segmentos, que han pagado el impacto de unos tipos de interés más altos que han roto las expectativas de rentabilidad de los compradores frente a los exigentes precios que los vendedores han puesto encima de la mesa.

¿Por qué apenas ha afectado la subida del precio del dinero a la inversión hotelera? Los expertos ponen dos grandes razones sobre la mesa. La primera es que estos activos tienen un fuerte componente defensivo una vez que el turismo ha recuperado la velocidad de crucero tras los devastadores efectos de la pandemia. Las cifras cantan: las llegadas de turistas extranjeros rozaron los 80 millones en los 11 primeros meses de 2023 y superan los niveles precovid.

Cifras espectaculares

"Son cifras sencillamente espectaculares y permiten a los inversores en hoteles entrar con una gran red de seguridad. La demanda está disparada y salvo sorpresa mayúscula así seguirá en 2024, lo que debería seguir impulsando la inversión. Hay inversores de todo tipo que están buscando producto de primera calidad tanto en las grandes capitales como en las mejores zonas de costa", señalan fuentes del sector.

Según datos de CBRE, ningún país ha atraído más inversión que España en el continente, con un 26% del total. Sólo Francia le sigue a corta distancia. Detrás de las compras se encuentran, sobre todo, los fondos soberanos, que han acaparado más del 50% de la inversión. Es la gran diversidad de compradores el segundo gran factor que explica el tremendo tirón de la actividad en el sector hotelero español.

En lugar destacado también se sitúan las grandes fortunas, que han encontrado en los hoteles un eficaz mecanismo de diversificación. Por lo tanto, el capital español también tiene una fuerte participación en esta nueva edad de oro del negocio hotelero. Grandes nombres como los Entrecanales, Fuertes, Cosentino, Grifols, Jon Riberas o Sandra Ortega han subido su apuesta por un sector que puede batir récords en 2024 si se confirma la caída esperada de los tipos de interés.

Y entre las entidades financieras, Bankinter y Banca March también han protagonizado importantes operaciones de compra. En total, el año pasado cambiaron de manos más de 180 activos hoteleros, con el foco en los establecimientos de cuatro y cinco estrellas y el segmento vacacional a la cabeza. "No hay ninguna razón para que cambie esta tendencia, porque hay productos atractivos a tiro", señalan fuentes del sector.

Artículos relacionados