La en­tidad que pre­side Ana Botín al­canza una ren­ta­bi­lidad sobre re­cursos pro­pios del 15,1%

Santander supera su propio récord de beneficios con 11.076 millones en 2023, un 15,3% más

Distribuirá entre sus ac­cio­nistas 5.500 mi­llones con una alza del be­ne­ficio por ac­ción del 21,5%

Ana Botín, pta. Banco Santander
Ana Botín, pta. Banco Santander

Nuevo año ré­cord de re­sul­tados para la en­tidad que pre­side Ana Botín. El Banco Santander ha ce­rrado el ejer­cicio de 2023 con un be­ne­ficio neto atri­buido de 11.076 mi­llones de eu­ros, lo que su­pone un cre­ci­miento del 15% sobre los re­sul­tados his­tó­ricos de 2022. La en­tidad ha su­pe­rado con creces sus ob­je­tivos fi­jados y ha ele­vado el be­ne­ficio por ac­ción en un 21,5% res­pecto al ejer­cicio an­te­rior.

La rentabilidad para el accionista sube el 15,1% en el año en términos de TNAV (Tangible Net Asset Value; recursos propios tangibles por acción); lo que supone una mejora de 1,7 puntos porcentuales respecto al ejercicio anterior. El beneficio por acción alcanza los 0,65 euros, (sube el 21,5%) y el valor contable tangible (TNAV) por acción se sitúa en los 4,76 euros al cierre del ejercicio.

Si se incluye el dividendo que el banco distribuyó en mayo del año pasado sobre los resultados de 2022 y el dividendo a cuenta con cargo a los resultados de 2023 desembolsado en noviembre, la creación de valor (TNAV más dividendo en efectivo por acción) crece el 15%. Hasta los10.250 millones de euros.

Para la presidenta del Santander, Ana Botín, "2023 ha sido un año clave para Santander: hemos logrado resultados récord y conseguido todos los objetivos de la manera correcta. Tenemos cinco millones de nuevos clientes y hemos aumentado los ingresos y el beneficio a doble dígito”.

Los resultados se producen tras un año en el que el Santander ha aumentado el 16% su margen de intereses gracias al crecimiento de la actividad comercial y la buena evolución en todas las regiones, especialmente en Europa.

Los ingresos por comisiones suben el 5% al hilo del “buen comportamiento de América, del área de Corporate y banca de inversión (Santander Corporate & Investment Banking -CIB-), que crece el 17% y de la gestora, Santander Asset Management que registra una mejora del 22% y del área de pagos (Payments) que incluye PagoNext y el negocio de tarjetas, cuyos ingresos aumentan el 17% hasta los 1.140 millones.

Para el ejercicio de 2024, Botín asegura que “Nuestro objetivo es dar resultados en el corto plazo y asegurar que crecen y son sostenibles en el futuro, y estoy convencida de que 2024 será aún mejor para Santander, con inercia positiva en la mayoría de nuestros negocios, pese a los mayores riesgos geopolíticos y la ralentización de la economía global”.

El Santander se plantea obtener en el ejercicio recién iniciado un crecimiento de los ingresos de un dígito medio; colocar su ratio eficiencia por debajo del 43%; con un coste del riesgo próximo al 1,2%; y alcanzar una rentabilidad sobre recursos el capital tangible (RoTE) del 16%. La ratio de capital CET1 fully loaded quedará por encima del 12%.

**Evolución de resultados ordinarios **

Estos resultados son también consecuencia de una mejora de la ratio de eficiencia que se sitúa en el 44,1% debido a, según destaca la entidad, “la transformación hacia un modelo más sencillo, digital e integrado”. Según destaca Ana Botín, “estamos implantando nuestra propia tecnología en todo el mundo para aprovechar la escala global y local del banco, y dado los pasos decisivos para crear cinco negocios globales”.

Los recursos de clientes (depósitos más fondos de inversión) suben el 4% e incluyen un crecimiento del 2% en los depósitos tanto de particulares como de empresas. Cerca del 75% de los depósitos del Santander son transaccionales y más del 80% de los depósitos minoristas están asegurados con sistemas de garantía.

Aún así, la entidad reconoce que los han utilizado buena parte de sus ahorros para amortizar deuda, especialmente hipotecaria. Por ello y por el efecto de los tipos de interés en la reducción de la demanda en algunos mercados, el volumen de préstamos totales se ha reducido el 1% en 2023, aunque la financiación al consumo creció un 6%.

Fuerte subida de ingresos

Los ingresos crecieron en el ejercicio pasado el 13%, hasta los 57.647 millones. El aumento en la actividad de los clientes y el efecto de los elevados tipos de interés ha permitido al banco mejorar el 16% su margen de intereses.

Los ingresos por comisiones crecen a un ritmo del 5% por la venta de productos de valor añadido en los negocios globales. El margen de intereses y los ingresos por comisiones representan más del 95% de los ingresos totales del grupo, lo que refleja la calidad de los resultados del banco.

El grupo mantiene su estrategia de simplificación de la oferta de productos y aumentar su transformación digital. Con un total de 165 millones de clientes, el crecimiento de los ingresos (13%) superó al de los costes (10%), lo que mejoró la ratio de eficiencia en 1,7 puntos porcentuales, hasta el 44,1%, impulsada por la transformación del grupo hacia un modelo más sencillo, digital e integrado. De hecho, el banco ha mantenido sus costes estables en términos reales.

Por el lado del activo, la calidad crediticia se mantuvo sólida, con un coste del riesgo del 1,18%, en línea con el objetivo fijado para el conjunto del año de situarse por debajo del 1,2%.

La ratio de morosidad se mantuvo prácticamente estable en el 3,14%. La ratio de capital CET1 fully loaded sube al 12,3%, por encima del objetivo de capital del grupo, gracias a que la fuerte generación de capital orgánico bruto en el trimestre (sube 29 puntos básicos) compensó los cargos efectuados para un pago futuro de dividendo en efectivo y una recompra de acciones futura contra los resultados de 2023.

Las dotaciones por insolvencias crecen el 19%, en línea con lo previsto en un contexto de tipos altos e inflación, por la normalización en Estados Unidos y México, y la mayor cobertura de la cartera hipotecaria en francos suizos en Polonia.

El negocio el Santander ha registrado un fuerte crecimiento en Europa durante el año pasado, lo que le ha permitido compensar las mayores dotaciones que ha tenido que realizar por sus actividades en Norteamérica y Sudamérica.

Crecimiento por áreas

Los negocios globales han cerrado un buen ejercicio en todas sus áreas; especialmente en Wealth Management & Insurance (sube el 22%) y Corporate & Investment Banking (mejora el 17%). Europa.

El beneficio atribuido fue de 5.482 millones de euros, el 45% más, gracias al fuerte crecimiento en todos los mercados.

En España, aumentó el 52%, hasta los 2.371 millones de euros, mientras que en Reino Unido subió el 13%, hasta los 1.545 millones de euros. El banco ha conseguido aumentar sus clientes en casi un millón de personas, especialmente en España, la introducción de productos y servicios compartidos y la creación de un modelo operativo más eficiente.

La subida de tipos de interés ha llevado a la reducción de créditos que, en paralelo, han registrado un aumento de las amortizaciones anticipadas. Por el lado del pasivo, mientras cae el volumen de depósitos los fondos de inversión crecen a un ritmo del 12%.

Por regiones, el beneficio atribuido en Norteamérica alcanzó los 2.354 millones de euros, el 20% menos, pese al crecimiento del 17% en el beneficio de México (1.560 millones de euros), por las fuertes dotaciones y unos costes de financiación más altos en Estados Unidos.

El crédito creció el 3%, especialmente en México y Estados Unidos, mientras que los depósitos lo hacen a un ritmo del 4% (Estados Unidos un 1% y México un 10%).

El banco aceleró la transformación de sus negocios simplificando la cartera de productos y optimizando las operaciones para mejorar aún más la experiencia del cliente, a la vez que continúa desarrollando los negocios de CIB y Wealth para crecer de manera rentable. Sudamérica. El beneficio atribuido descendió un 11%, hasta los 3.038 millones de euros, por el aumento de los costes y las mayores provisiones. En Brasil, el beneficio atribuido fue de 1.921 millones de euros, un 25% menos, ya que el crecimiento de clientes y el buen comportamiento de los ingresos por comisiones se vieron neutralizados por un aumento de los costes derivados de la inflación y de las provisiones.

Declaraciones de Ana Botín

El ejercicio de "2023 ha sido un año clave para Santander: hemos logrado resultados récord y conseguido todos los objetivos de la manera correcta. Tenemos cinco millones de nuevos clientes y hemos aumentado los ingresos y el beneficio a doble dígito, y el TNAV más dividendo en efectivo por acción creció un 15%. Esto permitirá retornar a los accionistas 5.500 millones de euros por los resultados", ha declarado Ana Botín, presidenta de Banco Santander.

Ha añadido que el objetivo es "dar resultados en el corto plazo y asegurar que crecen y son sostenibles en el futuro, y estoy convencida de que 2024 será aún mejor para Santander, con inercia positiva en la mayoría de nuestros negocios, pese a los mayores riesgos geopolíticos y la ralentización de la economía global".

Botín ha resaltado que "la ejecución de la estrategia por nuestro equipo, y la solidez y diversificación de nuestro modelo nos permitirán seguir creciendo y mejorando la rentabilidad, con el objetivo de alcanzar un RoTE del 16% en 2024".

Artículos relacionados