Estas ope­ra­ciones ha­bían tri­pli­cado el peso sobre la ne­go­cia­ción total de prés­tamos

Las renegociaciones de hipotecas se hunden ante la falta de opciones atractivas

El fre­nazo del as­censo del eu­ríbor re­baja las ne­ce­si­dades de cambio de las fa­mi­lias

Renegociación de Hipotecas.
Renegociación de Hipotecas.

La banca acaba de dejar atrás un año 2023 muy di­fícil para su ne­gocio hi­po­te­ca­rio, que se ha mo­vido a dos ve­lo­ci­dades muy dis­tin­tas. Por un lado, la con­tra­ta­ción de nuevos prés­tamos se ha re­du­cido la frio­lera de un 20% res­pecto al año an­te­rior. En plena subida desde mí­nimos his­tó­ricos tanto de los tipos de in­terés como del precio de las hi­po­te­cas, la con­tra­ta­ción su­frió una po­tente con­trac­ción más que jus­ti­fi­cada.

En paralelo, las necesidades de las familias de ajustarse a la nueva realidad han provocado un fuerte aumento de las renegociaciones hipotecarias. Tanto es así, que desde enero hasta noviembre han representado el 8,5% de la negociación total. Un porcentaje extraordinario que ha respondido a un momento también extraordinario y que, según los expertos, es prácticamente irrepetible.

"En octubre vimos el Euríbor en el 4,16%. Fue la culminación de un rally que llevó a muchas familias a renegociar la hipoteca con su banco para mejorar las condiciones o, directamente, a cambiar de entidad. La actividad fue muy intensa durante todo 2023, porque cada vez más familias se han visto ahogadas por la letra mensual. A eso se une la eliminación temporal de las comisiones en los préstamos variables", señalan desde el sector.

Sin comisiones

Efectivamente, la luz verde del gobierno y la banca a la eliminación temporal de las comisiones en los préstamos variables y en los que cambian de modalidad de variable a fijo permitió una actividad inusual a costes muy asequibles para los hogares. Pero aunque estas 'ayudas' se extenderán a todo 2024, todo hace indicar que este año las cifras irán volviendo a una cierta normalidad.

Hay que tener en cuenta que tanto en 2021 como en 2022 las renegociaciones representaban alrededor del 3% del total. Ahora, los expertos esperan que el peso de estas operaciones se sitúe en la banca media entre dicho nivel y el 8,5% del año pasado. La cuota quedaría reducida también por el esperado aumento del volumen de hipotecas nuevas que viene de la mano de precios más competitivos.

En este comienzo de 2024, una decena de entidades ha empezado a reducir los tipos interés de los préstamos -a tipo mixto, los precios de los mejores vuelven a situarse por debajo del 3%- y lo demás lo está haciendo el Euribor. El índice hipotecario se ha relajado hasta niveles cercanos ya al 3,5% en tipo diario. Ya reduce el coste de las hipotecas que se revisan semestralmente.

Y pronto -allá por marzo o abril- lo hará en las hipotecas que se revisan anualmente, lo que va provocar un fuerte descenso de las renegociaciones. "A muchas familias les cogió el toro el año pasado, pero ahora la necesidad de cambios es mucho menor. Ya se ha producido un reposicionamiento de producto muy importante en 2023 que cambia mucho las cosas", señalan en una gran entidad financiera.

Efectivamente, el año pasado consagró el desplome de la contratación de las hipotecas a tipo variable y un gran viraje hacia las mixtas, que se han convertido en la gran alternativa a las fijas. Quienes han contratado estos préstamos mixtos (con un primer tramo a tipo fijo competitivo) están ahora bastante cómodos; muchos de los que tenían variable ya han renegociado y quienes contrataron tipos fijos por debajo del 2% están en una posición muy confortable.

Artículos relacionados