El ín­dice ya ha re­co­gido las nuevas ex­pec­ta­tivas ba­jistas de tipos de in­terés

El Euríbor se mantiene en máximos después de una reunión de trámite del BCE

El or­ga­nismo pre­si­dido por Lagarde man­tiene los tipos de in­terés en el 4,5%

Chistine Lagarde, pte. BCE.
Chistine Lagarde, pte. BCE.

El Euríbor se ha mo­vido poco, muy poco, en las cuatro úl­timas se­sio­nes, en las que ha os­ci­lado en una banda es­tre­chí­sima en tipo diario entre el 3,66% y el 3,67%. Diferencias mí­ni­mas, cuando no in­sig­ni­fi­can­tes, pero más que su­fi­cientes para llevar el ín­dice hasta los má­ximos del año en un mer­cado que se ha que­dado sin re­fe­ren­cias des­pués de la pri­mera reunión del año del Banco Central Europeo (BCE) que no está le­van­tando de­ma­siadas ex­pec­ta­ti­vas.

El BCE ha mantenido sin cambios los tipos de interés y su política monetaria, en línea con el pronóstico del consenso. En un comunicado recién emitido por el banco central, la presidenta del organismo monetario europeo, Christine Lagarde, ha justificado la decisión por entender que el panorama de la inflación ha mejorado pero aún se necesitan más esfuerzos.

"Necesitamos avanzar de manera notable en el proceso de desinflación para confiar en que conseguimos los objetivos de inflación que nos hemos marcado", ha señalado en la rueda de prensa. "En marzo volveremos a estudiar si es preciso alguna a ción", ha añadido.

Christine Lagarde lleva días mandando el mensaje de que el mercado se ha pasado de velocidad esperando un agresivo recorte de tipos desde la primavera desde el 4,5% actual. La primera ejecutiva del BCE dejó congelados a los más optimistas advirtiendo que es probable que los tipos puedan bajar en verano. La respuesta del Euríbor fue contundente y hace una semana registró la mayor subida del año desde el 3,59% hasta el 3,66% en tasa diaria.

Frenada excesiva

Una forma de reconocimiento de que el mercado se había pasado de frenada en las expectativas de rebaja del precio del dinero. Y desde entonces, la casi congelación a la espera de nuevas pistas que el mercado espera que el BCE dé "con cuentagotas" tras la reunión de este jueves. Da la impresión de que Lagarde no se va a mover de su mensaje muy conservador de los últimos días. Cualquier otra cosa sería una gran sorpresa.

El mantenimiento de los tipos de interés era lo esperado por el mercado y la reunión del BCE fue puro trámite. Mientras, el mercado traslada ya a junio sus expectativas de una primera rebaja de tipos de 25 puntos básicos.

Algunos analistas apuntan en esa dirección. Es evidente, señalan desde HelpmyCash, "que la banca española ha decidido anticiparse a una posible reducción en el precio del dinero, iniciando el año con significativas rebajas en las hipotecas, mientras que los bancos europeos han reducido la remuneración en sus depósitos".Sin mucho que cotizar por lo tanto, ¿hacia dónde puede ir el Euríbor en este escenario de rebajas de tipos mucho menos agresivos ahora?

Previsiones de caída

"Lo que parece claro es que se debe esperar un primer semestre del año mucho más plano en la evolución. Venimos de una gran caída desde niveles cercanos al 4,20% en octubre y ahora toca hacer una digestión que puede ser muy pesada con las nuevas expectativas de tipos de interés. Está claro que los máximos ya son cosas del pasado, pero preveo una evolución a la baja tranquila a la espera de saber si hay que esperar al segundo semestre para ver los tipos bajar con contundencia", señalan en una gran gestora nacional.

Lo cierto es que las previsiones de una caída del Euríbor hasta el 2,5% que estaban poniendo sobre la mesa los analistas más optimistas cuando empezó el año se empiezan a difuminar. Ahora el consenso se inclina hacia un descenso progresivo hasta el 3% a finales de 2024, como es el caso de Funcas. Una expectativa en línea con la de CaixaBank y un poco más agresiva que la de Bankinter, que ve el Euríbor en el 3,25% cuando acabe el año.

Pero lo cierto es que hay mucha menos visibilidad que cuando empezó el año en un escenario difícil que hace muy difíciles los pronósticos a medio y largo plazo. Nadie fue capaz de ver la caída del Euríbor en el tramo final de 2023 y no hay por qué pensar que las previsiones de las casas de análisis se van a cumplir ahora, precisamente cuando el índice hipotecario se ha congelado a la espera de nuevas referencias.

Por lo tanto, el Euríbor va a tener en vilo a los hipotecados en los próximos meses. De momento, el descenso hasta el 3,6% permite ya que se abaraten las hipotecas que se revisan con periodicidad semestral. Las de revisión anual aún tendrán que esperar para ver una rebaja de la letra mensual hasta la primavera, cuando la comparación empiece a resultar beneficiosa para sus intereses. Todo apunta a que habrá que tener paciencia.

Artículos relacionados