ANÁLISIS

El comercio exterior de España mantiene su firmeza

La tasa de co­ber­tura a no­viembre pasa del 84,9% en 2022 al 90,5% en 2023

Comercio Exterior de España.
Comercio Exterior de España.

El dé­ficit co­mer­cial de España en no­viembre de 2023, 2.425,9 mi­llones de eu­ros, re­pre­senta, frente a los 3.313,4 mi­llones co­rres­pon­diente a no­viembre de 2022, una co­rrec­ción del 26,4%. En no­viem­bre, las ex­por­ta­ciones es­pañolas des­cen­dieron en tasa in­ter­anual un 6,7% aunque su­pe­raron en un 8,1% a las del mes an­te­rior.

Las importaciones, por su lado, también sufrieron una contracción en tasa interanual del 8,3% y de un modesto descenso del 0,3% respecto al mes de octubre de 2023.

La comparación de la evolución de las exportaciones españolas con otras áreas geográficas sigue mostrando una pauta comparable. En efecto, las exportaciones de la UE bajaron un 7% y 6,6% las de la zona euro, a la vez que las de Alemania caían un 5%. Esta contracción de las ventas europeas refleja la pérdida de dinamismo del comercio internacional de mercancías, aunque los intercambios siguen manteniéndose en cotas muy elevadas.

En el periodo enero-noviembre de 2023 España registró un déficit comercial de 37.158,3 millones de euros, prácticamente la mitad del contabilizado en los mismos meses de 2022, 63.602,9millones de euros. En consecuencia, la tasa de cobertura entre exportaciones e importaciones respecto a los primeros once meses del año anterior pasa del 84,9% en 2022 al 90,5% en 2023.

Efectivamente el comercio internacional está perdiendo dinamismo en los últimos meses de 2023 a la vez que la posición neta de España en sus intercambios comerciales con el resto del mundo se mantiene firme. Unos intercambios más equilibrados que respaldan la solvencia del sector exportador y que de alguna manera confirman el por qué baja el precio de la deuda pública española.

Mayor peso industrial

El sector exportador español con un mayor peso continúa siendo el de la maquinaria y los bienes de equipo con un 19,5% del total exportado. Alimentos y bebidas ocupan el segundo lugar con una participación del 17,3% de las exportaciones y un avance interanual del 4,7% frente a la bajada del 0,7% de la exportación de España al exterior en el periodo enero-noviembre de 2.023. Los alimentos y bebidas importados por España avanzaron un 3% en valor mientras que las importaciones totales se habían reducido en un 6,8%. Ganan cuota de mercado.

Estas cifras sobre la evolución de las ventas y compras de alimentos y bebidas contrastan con las quejas de los sectores productores de alimentos a propósito de una mayor penetración de las importaciones y un menor avance de las exportaciones españolas. Habrá que esperar a las cifras de aduanas del mes de enero de 2024 para contrastar el pesimismo de los sectores productivos españoles. No obstante, no se puede descartar que los efectos de la sequía están generando una corrección en los intercambios de alimentos y bebidas de España con el resto del mundo.

La comparación sobre la evolución de las exportaciones españolas con el de otras áreas geográficas confirma el descenso de los intercambios internacionales. Las exportaciones de la UE en los once primeros meses de 2.023 descendieron un 2,8% y las de la eurozona un 1,8%. Las ventas de Alemania al exterior bajaron un 1,3% mientras las de Francia e Italia se incrementaron en un 2,8% y 0,7%, respectivamente. Fuera de las fronteras de la UE las exportaciones del Reino Unido bajaron en un 0,9% en tasa interanual y en un 2,4% las de los EEUU.

Por lo que respecta a la composición de las exportaciones españolas la maquinaria y los bienes de equipo no solo continúan siendo el principal componente, sino que su participación total en las ventas españolas al exterior representan el 22,2% frente al 19,4% del total de las exportaciones en los once primeros meses de 2023 y 2022.Lo mismo sucede por la vertiente de la importación española. Los bienes de equipo son el renglón número unos y su participación avanza respecto al año anterior.

Estas cifras no encajan en la apreciación de un descenso de la inversión en España. Quizá la explicación pueda deberse al descenso de la inversión inmobiliaria que es un componente fundamental en la formación de capital de la economía española. Sigue siendo llamativo que tanto las exportaciones como las importaciones de bienes de equipo ocupen el renglón principal de los intercambios de España con el resto del mundo.

En cuanto la distribución geográfica del comercio exterior de España, la UE mantiene la primera posición con un 54,5% del total de las ventas españolas. Las importaciones procedentes de la UE representan el 41,3% de la importación española. Contrastan estas cifras con el flujo de intercambios entre España y el continente asiático. En efecto, España importó del mismo el 21,7% del total comprado en el exterior y solo vendió a esta área geográfica un7,6% de sus exportaciones. El déficit comercial con China, 34.242 millones de euros, prácticamente se equipara al déficit comercial de España, 37.158 millones de euros en los once primeros meses de 2023.

El reflejo del sector exterior en las comunidades autónomas confirma la pujanza de Castilla-León con un incremento anual del 15,2% así como la de Aragón con un avance del 7,8%. La evolución positiva de los intercambios en estas comunidades autónomas tiene su principal explicación en la industria del automóvil. La España interior pierde población, pero su producción no desciende, sino que sus exportaciones crecen por encima de las del resto de un territorio sin fisuras sino compacto y sólido.

Artículos relacionados