Consigue que Aena le dé margen para ce­rrar la ne­go­cia­ción con los sin­di­catos de tierra

Iberia creará el ‘superoperador’ de handling de IAG para reducir costes en todo el grupo

Ofrece un pro­yecto de em­presa in­ter­na­cional que atienda en otros países a las ae­ro­lí­neas del grupo y ter­ceros clientes

Handling de Iberia.
Handling de Iberia.

Suele de­cirse que de una crisis bien ges­tio­nada se sale re­for­zado. Esa pa­rece ser la op­ción de Iberia y su ac­cio­nista, el International Consolidated Airlines Group (IAG), que afrontan la pér­dida del con­trato de hand­ling de Aena como la oca­sión de cam­biar la con­fi­gu­ra­ción de su es­truc­tura. Se trata de adap­tarse a las nuevas cir­cuns­tan­cias de un mer­cado más es­trecho en España y, al tiempo, buscar el vo­lumen ne­ce­sario en los mer­cados in­ter­na­cio­na­les.

La pérdida del concurso de asistencia en tierra (handling), adjudicado por Aena a finales de septiembre, ha hecho que la aerolínea española haya cedido su posición como primer operador de handling español. Esa importante merma en la actividad se presenta como un problema significativo en un negocio altamente intensivo en personal (más de 7.000 trabajadores en España) y en inversiones.

Las negociaciones que la compañía que preside Fernando Candela (director de Transformación de IAG desde 2020) con las centrales sindicales en las que el servicio de autohandling parece asegurado incluyen esta estrategia como elemento clave.

La intención de la aerolínea española es crear una filial de handling que le permita competir en igualdad de condiciones en futuros concursos y en nuevos mercados. Concursar como una división de una compañía aérea parece ‘quitar puntos’ en las licitaciones; por lo que crear una empresa independiente y una marca independiente puede ayudar a evitar dicho hándicap. Se da la circunstancia de que la filial de handling de Air Europa, Grounforce, ha sido una de las ganadoras de la última adjudicación de licencias de Aena. De modo que el modelo que buscan IAG e Iberia está ya contrastado.

La nueva empresa de handling de Iberia e IAG sería la encargada de prestar en España, los servicios de asistencia en tierra a aviones y pasajeros para la propia Iberia, sus 90 clientes de handling en España y el resto de aerolíneas españolas del grupo, Vueling y Level.

Una vez ‘filializado’ el servicio, la nueva empresa pasará a atacar los mercados internacionales en aeropuertos de otros países y, en una segunda fase, para las propias compañías que conforman IAG: British Airways y Aer Lingus. De forma que, a medio plazo, la empresa que se constituya en España puede convertirse en el gran operador de handling de IAG para todas las compañías del grupo y se convertiría en un servicio trasversal como las actuales IAG Loyalty e IAG Cargo.

Aunque todo dependerá de cómo evolucionen las negociaciones con las centrales sindicales, la idea inicial es que Iberia participe mayoritariamente en el capital de la nueva empresa y el resto pase a estar controlado por IAG. Aunque eso puede cambiar a medida que evolucione el proyecto.

Se trata, en definitiva, de rentabilizar una actividad que según los resultados de IAG, correspondientes al tercer trimestre de 2023, suponen el tercer foco de costes de su cuenta de resultados por detrás del gasto de “combustible y derechos de emisión” (5.579 millones de euros) y la de “personal” (3.985 millones). La cuenta de “gastos de handling, catering y otros gastos de explotación” de IAG al cierre de septiembre pasado alcanzaba los 2.891 millones de euros.

Negociaciones sin cronómetro

Tras conseguir que Aena haya parado el cronómetro (acababa el pasado 17 de enero) para que Iberia comunique sus intenciones de realizar el authandling que le permite la normativa, la oferta que ha puesto la empresa encima de la mesa de negociación con las centrales sindicales garantiza el ‘traspaso’ de los actuales empleados de Iberia a la nueva empresa con la garantía de todos sus derechos (antigüedad, sueldo, jornada, categoría, etc.).

Según un comunicado de la compañía, “todos los trabajadores de todos los centros de trabajo de la Dirección de Servicios Aeroportuarios se transmitirían a esa nueva empresa a través de los establecido en el artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores”.

Actualmente, la aerolínea española desarrolla esta actividad de handling a través de una división, denominada Iberia Airport Services, con una plantilla próxima a los 8.000 trabajadores.

La plantilla afectada por la pérdida de los ocho aeropuertos (Barcelona-El Prat, Palma de Mallorca, Málaga, Tenerife Sur, Gran Canaria, Alicante, Bilbao e Ibiza) ronda los 3.000 empleados que, según la normativa en vigor, deberán ser traspasados a las compañías adjudicatarias del servicio: además de Grounforce, la belga Aviapartner y la escocesa Menzies entre otras.

Además de eso, Iberia ha propuesto una reducción de su plantilla en 1.727 personas mediante prejubilaciones y bajas incentivadas para trabajadores a partir de 56 años, que se realizaría en los próximos dos años. Aunque, de confirmarse las expectativas de actividad inicialmente establecidas, la nueva empresa podría alcanzar una dimensión de unos 7.000 trabajadores a medio plazo.

La joya de la corona de esta actividad, el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas, sigue en la cartera de Iberia. Eso no solo ‘atenúa’ el golpe recibido en el concurso sino que permite mantener los planes de reforzar el ‘hub’ madrileño expuestos como uno de los objetivos clave de la compra de Air Europa.

Gallego con Sánchez

Tanto los planes del grupo IAG, incluyendo el handling, fueron expuestos este viernes, en el Palacio de la Moncloa, al pesidente Pedro Sánchez por su primer ejecutivo, el español Luis Gallego.

El presidente de IAG informó a Sánchez de una inversión de 6.000 millones de euros en los próximos cinco años en España. Entre sus planes está fortalecer los hubs de Madrid y Barcelona, y atraer a España un turismo de mayor calidad que genere mejores oportunidades de negocio.

Se impulsará la renovación de la flota, la mejora de la experiencia del cliente, así como el impulso de las iniciativas de innovación. A ello se sumará la transformación y la consolidación de sus iniciativas de sostenibilidad, centradas en la compra de combustible sostenible de aviación (SAF).

Artículos relacionados