Los pro­ductos de renta fija y ren­ta­bi­lidad como ob­je­tivo es­trella del sector dis­paran las cap­ta­ciones

Los fondos de inversión despiden 2023 con récord y la banca como gran ganadora

Nunca los par­tí­cipes apro­ve­charon menos un año bur­sátil tan ex­tra­or­di­nario como el pa­sado

Bolsa española.
Bolsa española.

Las ges­toras de fondos de in­ver­sión han puesto el broche de oro a un año ex­cep­cio­nal. Diciembre no hizo sino dar con­ti­nuidad a la me­jora del vo­lumen de pa­tri­mo­nio, que en el con­junto del año ex­pe­ri­menta cre­ci­mientos por en­cima de los 40.000 mi­llones de eu­ros. Y en cuanto a las ren­ta­bi­li­da­des, la media se va hasta el 7,2%, con ren­di­mientos ré­cord en los fondos de renta va­ria­ble. Sin em­bargo, las grandes ci­fras del sector están llenas de letra pe­queña.

El crecimiento por segmentos no ha podido ser más asimétrico y se ha ajustado casi completamente a la estrategia trazada por las gestoras de los grandes bancos españoles, que ha pasado casi exclusivamente por la venta de fondos conservadores. Las cifras no pueden ser más elocuentes: el patrimonio de los productos de renta fija se ha disparado cerca de 28.000 millones de euros, mientras que el de los fondos monetarios suma cerca de 5.200 millones.

“Los bancos han aprovechado a la perfección la subida de los tipos de interés en Europa hasta el 4,5%. Este movimiento ha generado rentabilidades significativas no vistas en muchos años de tipos cero en Europa que han tenido un enorme poder de atracción sobre los inversores ultraconservadores que, en paralelo, veían como los grandes bancos retrasaban hasta el infinito la retribución de los depósitos. La jugada les ha salido redonda”, señalan fuentes financieras.

Efectivamente, gran parte de los 23.000 millones de euros que han salido de las posiciones de liquidez de los españoles (depósitos y cuentas a la vista) en 2023 han volado directamente a los fondos de inversión (también en grandes sumas hacia las Letras del Tesoro), que además dejan en los bancos jugosas comisiones. En suma, la banca ha convertido su oferta estrella en fondos de inversión en un perfecto sustituto del ahorro tradicional sin riesgo.

Nunca jamás se había producido una entrada de dinero como la registrada en 2023 en fondos conservadores que invierten en títulos ultraseguros de corta duración. Está por ver si se podrá mantener el ritmo, porque las suscripciones netas (excluido el efecto de la revalorización de los activos) de fondos no han dejado de bajar trimestre a trimestre: 9.544 millones de euros en el primero; 4.503 en el segundo; 2.908 en el tercer y 1.282 en el cuarto.

“Es muy probable que en un escenario de rebajas de los tipos de interés la banca tenga que variar su estrategia. La cuestión será dónde redirigir los vencimientos que ya desde 2024 van a ser importantes en volumen y que serán aún más potentes en 2025. La inmensa mayoría de los partícipes que han entrado en estos fondos ultraconservadores no van a aceptar productos con un poco más de riesgo”, aseguran en una gran gestora nacional.

Fondos de Bolsa

La otra cara de la moneda son los fondos de bolsa, que han batido todos los récords de rentabilidad en 2023 con una ganancia media superior al 20% y con productos concretos estrella con revalorizaciones del 40%. Pero nunca una subida tan extraordinaria fue tan poco aprovechada. Los partícipes han retirado 727 millones de euros de los fondos de renta variable nacional, con paradojas como que, en noviembre, cuando el Ibex registró su mejor mes en tres años, salieron 100 millones de estos productos.

Sea por el perfil muy conservador del inversor español o por la falta de interés de las grandes gestoras nacionales de promocionar estos productos, la realidad es que los inversores en fondos han perdido una oportunidad histórica. Las cifras son preocupantes. Con un patrimonio total de casi 350.000 millones de euros, el peso de la renta variable nacional es de apenas 3.100 millones de euros. Menos que hace 10 años, cuando el volumen total era de apenas 150.000 millones.

Artículos relacionados