El sector carga las al­forjas en un es­ce­nario to­tal­mente dis­tinto al de enero de 2023

La banca española arrasa en el mercado de deuda con demanda por 17.000 millones

Las pe­ti­ciones du­plican el im­porte final de las co­lo­ca­ciones de las grandes en­ti­dades

Emisiones de deuda.
Emisiones de deuda.

En un es­ce­nario mar­cado por las dudas sobre los tipos de in­terés antes de la pri­mera reunión del año del Banco Central Europeo (BCE), el mer­cado de deuda eu­ropeo es un her­vi­dero. Las en­ti­dades fi­nan­cieras están car­gando las al­forjas de li­quidez apro­ve­chando un ex­tra­or­di­nario ape­tito in­ver­sor. Los bancos es­pañoles están siendo muy pro­ta­go­nis­tas, y han co­lo­cado 7.750 mi­llones de euros en cinco ope­ra­cio­nes.

Banco Santander en dos ocasiones, BBVA, CaixaBank y Sabadell han hecho una demostración de poderío en el mercado, con colocaciones en una horquilla muy amplia entre los 750 y los 3.750 millones de euros que han registrado unos extraordinarios niveles de sobredemanda. Ahí está el caso de la colocación más reciente, protagonizada por Santander, que colocó bonos por valor de 1.250 millones.

El banco obtuvo peticiones por valor de 4.800 millones de euros, casi cuatro veces más. En total, la sobredemanda registrada por las ofertas de los bancos españoles se acerca a los 17.500 millones de euros. El resto de entidades europeas de primer nivel que han salido al mercado han obtenido grandes niveles de aceptación en este arranque del mes de enero que tradicionalmente registra grandes niveles de actividad.

"Hay una expectativa de rebaja de tipos que hace que los inversores quieran asegurar las rentabilidades actuales, ante la evidencia de que tarde o temprano el precio del dinero empezará a bajar y los retornos serán más bajos. Dicho de otra forma, el mercado está abierto de par en par y esta ventana de oportunidad se puede extender también a esta segunda mitad del mes", señalan fuentes del mercado.

Sobredemanda apetitosa

El apetito inversor es insaciable a pesar de que la elevada sobredemanda ha permitido a los bancos interesantes ajustes de los precios iniciales. Por ejemplo, el precio inicial de la emisión de bonos del Santander se redujo desde un diferencial de 280 puntos básicos sobre el 'mid swap' hasta los 250 puntos. En la emisión de Cocos de 750 millones de euros de CaixaBank, con una sobredemanda de 1.550 millones, la rebaja en precio fue de 25 puntos básicos.

Los expertos prevén que se mantengan los altos niveles de actividad en las próximas semanas, aunque no creen que sean tan elevados como los de la primera quincena del mes. El año pasado, la actividad fue también brutal. En los 10 primeros días de 2023, Santander, BBVA y Sabadell colocaron 10.000 millones de euros en diferentes instrumentos. Entonces, el escenario era radicalmente distinto al actual.

Entonces, los bancos intentaron empezar el año acelerando en sus objetivos de financiación en plena subida ya de los tipos de interés en Europa. La intención era evitar el encarecimiento esperado de los costes de las colocaciones a medida que los tipos de interés se encaminaban hacia el actual 4,5%. Ahora, en una situación que es exactamente la opuesta, los bancos tienen la posibilidad de ir midiendo sus fuerzas a lo largo del año.

"Lo normal es que las entidades financieras aprovechen las distintas ventanas de liquidez que se vayan abriendo cuando los tipos de interés empiecen a bajar. Parece que se aleja la posibilidad de un primer descenso en la próxima primavera, pero los expertos apuestan por al menos tres recortes en 2024. Eso permitirá al sector ir ajustando el calendario a sus necesidades de financiación", señalan en una gran entidad.

Artículos relacionados