BOLSA

A Indra todavía le queda recorrido

Las ac­ciones de Indra pa­recen to­marse un res­piro tras los im­por­tantes avances del año pa­sado, su­pe­riores al 30%, para al­canzar ni­veles de co­ti­za­ción que no se veían en una dé­cada.

Sin embargo, los analistas siguen convencidos de que aún le queda un importante recorrido alcista.

Las firmas que siguen a la compañía destacan la positiva evolución de sus cuentas con una brillante evolución operativa con crecimiento de la contratación a un ritmo de doble dígito y una cartera de pedidos en máximos históricos que impulsan sus ingresos.

La compañía está aprovechando, además, su creciente capacidad de generación de caja para reducir su apalancamiento hasta un múltiplo deuda neta/ Ebitda de entorno a 0,5 veces. Niveles muy conservadores que ayudan a tener bajo control los gastos financieros.

Por si eso fuera poco, también se han disparado las expectativas de su división de Defensa y Seguridad para los próximos meses ante la decisión de muchos países de reforzar sus presupuestos en un mundo azotado por graves tensiones geopolíticas. De este modo, cabe esperar que las cuentas de 2023 hayan superado los objetivos iniciales a la espera de un atractivo plan de negocio para los próximos años, previsto para marzo.

En este sentido, el foco estará puesto en la posible desinversión en Minsait, su unidad de soluciones de tecnología y consultoría, que ya habría recibido el interés de varios fondos de inversión de capital riesgo.

Los analistas de UBS han fijado recientemente un precio objetivo de 16,4 euros por acción para Indra, mientras que en Renta 4 se muestran más optimistas con una valoración de 18,6 euros y una recomendación de “sobreponderar”.

Artículos relacionados