OPINIÓN

Sánchez en el filo de la navaja

Los in­de­pen­den­tistas van de vic­toria en vic­toria hasta la de­rrota final

Pedro Sánchez, Pte. del Gobierno.
Pedro Sánchez, Pte. del Gobierno.

Antes de la reunión del Congreso de los Diputados en el edi­ficio del Senado, los hados pro­nos­ti­caban una de­rrota de Pedro Sánchez por un ro­tundo 3 a 0. Al final del par­tido, Sánchez re­sultó ga­nador por 2 a 1. Pero la opo­si­ción más crí­tica no pensó lo mismo: Sánchez perdió a manos de sus so­cios de Gobierno, los in­de­pen­den­tistas ca­ta­la­nes. Fueron los au­tén­ticos ven­ce­do­res.

Somerset Maughan citaba a aquel Upanishad en su gran novela: “Ardua hallarás pasar por el agudo filo de la navaja, y penoso es, dicen los sabios, el camino de la salvación”.

En el siglo XVII, Enrique III de Navarra, protestante hugonote y aspirante a la corona de Francia, parece que dijo y cumplió aquello de “París bien vale una misa”. Convertido al catolicismo el hugonote se proclamó rey de Francia con el título de Enrique IV, primer monarca de la dinastía borbónica.

El converso concedió amnistía a todos los opositores a su proclamación y Francia conoce un período de prosperidad económica y el propósito del rey -"Un pollo en la olla de todos los campesinos”- se hizo realidad.

Sánchez apruebó dos de los tres decretos que lleva al Congreso. El tercero lo tumbó Podemos mientras Junts conseguía arrancarle al Gobierno de la Nación el control de la inmigración en Cataluña. El ofrecimiento de los independentistas, Cataluña casa nostra, casa vostra, es reemplazado por “inmigrantes a vuestra casa”.

La penosa inmigración

Ahora bien, la inmigración no es una facultad de ningún partido político en la Europa comunitaria, es una competencia de los Estados y en nuestro caso del Estado español, que puede delegar no en Junts sino en la Generalitat de Cataluña que es parte integrante del Estado español.

Sánchez se aferra al flotador de la economía para justificar su buen gobierno (crecimiento del PIB por encima de sus socios europeos, avance del empleo, inflación anual del 3,2% y un incremento del consumo doméstico que es el mejor abanderado para iniciar la ruta de 2024).

El vicepresidente del BEI Luis de Guindos pronostica malos tiempos para el año que comienza. Tampoco son alentadores los informes económicos que se barajan en el World Economic Forum. Anuncio de perspectivas negativas para la economía mundial. La recesión anunciada por tan eminentes expertos choca contra las previsiones del FMI que apuntan a un 2,9% de mejora de la economía del planeta.

La periodista Gillian Tett en el FT recuerda a Keynes que en su libro Consecuencias Económicas de la Paz se lamentaba:” Tengo la impresión de que el progreso económico y social y la historia van en dirección contraria”.

La Sra. Tett enumera el porqué del progreso de la economía mundial: la ciencia consigue éxitos rompedores en las energías renovables; los bancos centrales son más cautelosos a la hora de endurecer las políticas monetarias; los niveles globales de deuda pública no están generando una crisis de insolvencia entre los países menos desarrollados; la inflación pierde fuelle en EEUU y la UE, los riesgos proteccionistas no impiden altos niveles de intercambios de mercancías. Ahora bien la Historia en este siglo XXI va también en sentido contrario (Trump, Putin, Netanyahu….

En España las energías verdes han sido ya el primer suministrador de electricidad en estas últimas navidades en las que era tan difícil encontrar una mesa en un restaurante.

Artículos relacionados