Asociaciones de con­su­mi­dores re­claman que las me­didas an­ti­crisis se man­tengan de forma in­de­fi­nida

El consumidor medio pagará un 7% más por el recibo de la luz

La subida del IVA de la luz este año hasta un 10% se unirá a otros fac­tores

Recibos de  Electricidad.
Recibos de Electricidad.

El con­su­midor medio de energía eléc­trica vol­verá a pa­sarlo mal con su re­cibo men­sual de su com­pañía eléc­trica de­bido a los nuevos cam­bios en su fis­ca­lidad y al efecto de otros fac­to­res, como el cum­pli­miento de las obli­ga­ciones de la transición ener­gé­tica. A efectos reales, un con­su­midor medio con una ta­rifa re­gu­lada su re­cibo su­pe­rará los 47 euros al mes; un 6,8% por en­cima si se com­para con 2023. La subida puede in­clurso du­pli­carse si se des­madra en su uso.

Mes a mes se traduce en un incremento de un par de euros (más de 24 euros si tiene consumo mínimo; diez veces más, si los consulos son máxmos) debido a esa subida tanto del IVA de la luz como de otros gravámenes energéticos como el Impuesto Especial de la Electricidad (IEE) o el Impuesto sobre el Valor de la Producción de la Energía Eléctrica (IVPEE).

Esto no es más que la consecuencia lógica del encarecimiento del IVA de esta energía hasta el 10%. Una medida que hace referencia a la prórroga del IVA reducido de la luz y el gas planteada por el Gobierno de Pedro Sánchez con lo que se pasaría del 5% que se aplicaba el pasado ejercicio al doble en este que acabamos de estrenar hace menos de dos semanas.

Sin llegar al 21%

Eso sí, este incremento nada tiene que ver con volver al 21% que había de forma previa antes de la crisis energética y que traería consigo que se pagase más al cabo del mes y del año.

Aparte, otros impuestos vinculados a la luz también se modificarán a lo largo de este año como es el caso de este último, actualmente suspendido, y que tendrá un tipo del 3,5% hasta marzo, pasando a tener un 5,25% hasta junio; o el Impuesto Especial sobre la Electricidad (IEE) que ahora está en un 0,5% frente al 5,1% y quedará fijado en el 2,5% en el primer trimestre del año y pasará al 3,8%.

Por su parte, lo que son los costes fijos del sistema eléctrico como los cargos -que establece el Gobierno-, se mantienen para este año sin cambios en relación al pasado 2023.

La realidad sería mucho peor si se volviese al IVA del 21% que existía antes de estas medidas anticrisis. De haber sido así, el coste real para el bolsillo del ciudadano medio sería de 78 euros más al año (frente a los 24 que se prevén este 2024).

No a gusto de todos

Sin embargo, esto no es consuelo para algunas asociaciones de consumidores que abogan por el hecho de que algunas medidas como un IVA reducido deberían ser una constante, es decir que se mantengan de manera indefinida, en el caso de servicios básicos como el energético, así como la desaparición (a su juicio) del Impuesto de la Electricidad.

Precisamente, desde la OCU y ante este incremento de la luz experimentado ya desde este mismo mes de enero ha publicado las que a su juicio son las mejores tarifas (comparando un sinfín de opciones eléctricas) para no notar tanto ese incremento en el bolsillo de los españoles y que estas resulten más baratas. Sin embargo, como comentan desde la propia organización, “dar con estas tarifas económicas no sigue siendo fácil, ya que algunas se publicitan poco o nada por parte de las compañías, por lo que no suelen facilitarlas acudiendo a una oficina física y, si ya eres cliente, es posible que no te la ofrezcan”.

La batalla por el mercado

Para los expertos de la OCU lo más económico a día de hoy siendo apostar por la tarifa regulada o PVPC; pese a que está sometida a ciertas incógnitas tras la entrada en vigor a principios de mes de la nueva modalidad de cálculo de los precios. Y eso sin poner nombre concreto a cada comercializadora y las ofertas que lanzan cada una de ellas para competir y llevarse un mayor número de clientes.

El desasfio de Repsol

Lo último, el órdago de Repsol a Endesa, Iberdrola y Naturgy con sus descuentos en combustibles para los clientes que contraten la luz con la compañía. Esto, además, recrudece todavía más la batalla comercial entre Cepsa y BP. Así, desde el pasado 11 de enero y durante los próximos meses, los usuarios de Waylet que contraten la luz (Plan Coche y Luz) multiplicarán por dos sus descuentos en combustible durante un año. En este sentido, los nuevos clientes de electricidad de Repsol pueden acumular ahorros en carburante que van desde los 20 hasta los 40 céntimos de euro por litro.

No es la primera vez que este operador se adelanta a otros a la hora de poner sobre la mesa iniciativas con servicios adicionales para el cliente, descuentos, promociones, etc. Es por ello que, desde el pasado mes de abril, cuando Repsol lanzó sus Planes Energías, más de 700.000 clientes se han sumado a esta oferta en España.

Artículos relacionados