Un con­tra­tista es­pe­cia­li­zado en la ins­ta­la­ción de plantas so­lares lleva casi un año en una ba­talla legal

Solaria guarda silencio sobre las acusaciones de fraude instadas en los juzgados por acreedores

Izmar, la em­presa que­re­llante, pre­para una pla­ta­forma de afec­tados de la ener­gé­tica re­no­vable

Solaria da la espalda.
Solaria da la espalda.

Solaria man­tiene un cau­telar si­lencio sobre las acu­sa­ciones de fraude de ley rea­li­zadas por Izmar Energy Europe ante los tri­bu­nales de Guadalajara y Madrid res­pecto a su planta solar ‘Telesto 4, Budia, Trillo’ en Guadalajara. La con­tra­tista, que ase­gura que ha de­jado de co­brar dos mi­llones de eu­ros, man­tiene en los juz­gados dos que­re­llas por los pre­suntos de­litos de fraude de ley, es­tafa y fal­sedad do­cu­mental y una de­manda por coac­ciones contra la com­pañía que pre­side Enrique Díaz-Tejeiro.

El viernes pasado, la energética solo reconocía a este diario -a través de su portavoz- la existencia de un único procedimiento y aseguraba que “se ha llegado a esta situación por incumplimiento del contrato” suscrito con Izmar. Tras destacar que la empresa de renovables no está “conforme con lo que ha hecho” la querellante, señalaba que se trata de un “procedimiento en curso”.

Pese los reiterados intentos para conocer su postura oficial ante los tres procedimientos, Solaria se mantiene en silencio. Eso sí, su departamento jurídico envió el viernes pasado una comunicación por correo eléctrico a este diario instando en tono intimidatorio a borrar la noticia por contener falsedades. Este diario lo hizo en un gesto de buena voluntad tras recibir otra comunicación de que el departamento de prensa atendería nuestro interés. Solaria presume de tener un Protocolo de Transparencia en su página web, como muchas empresas cotizadas..

Pero el deseo de informar del departamento jurídico fue vano. No lo hizo pese a las continuas llamadas y el envío de un nuevo correo reclamando su versión de los hechos, pese a que www.capitallmadrid.com dispone de toda la documentación sobre el rosario de querellas y de demandas, así como la presentación de la reclamación ante la CNMV por sospechas de fraude de ley. Este diario decidió restablecerla la información este martes, incorporando nuevos datos, tras aparecer el mismo conflicto en otros medios.

Litigios de meses

En los últimos meses, ambas partes (Solaria e Izmar) han mantenido varias reuniones para alcanzar un acuerdo, aunque sin éxito. De hecho, el próximo jueves, 18 de enero, está previsto un nuevo encuentro para intentar zanjar esta disputa judicial; lo que pasaría por el abono de las facturas pendientes según Izmar..

En las ‘bambalinas’ del caso está también la plataforma de afectados instada por Izmar para hacer causa común con otros contratistas que tienen cobros pendientes de la energética y cuyas estimaciones superan los 20 millones de euros de facturas pendientes. Casi todas ellas a empresas pequeñas temen por su supervivencia en caso de impago.

Según los resultados del tercer trimestre publicados por Solaria, la compañía mantiene 49,28 millones de euros en su cuenta de “acreedores comerciales y otras cuentas a pagar” sobre un pasivo total de 1.605 millones; de los que 453 millones de euros son el patrimonio neto de la compañía. El beneficio neto de la empresa a finales del tercer trimestre no es especialmente elevado, de hecho es ligeramente superior al saldo acreedor con sus subcontratistas.

Rosario de denuncias

En el frente judicial, Solaria afronta actualmente tres procedimientos con Izmar. El contratista inscribió el 1 de marzo de 2023 en el registro del Juzgado de Instrucción de Guadalajara una querella criminal “por fraude de ley en la obtención de las autorizaciones administrativas previas y autorizaciones administrativas de construcción de las instalaciones solares fotovoltaicas” desarrolladas en el campo de Budia, en Trillo.

Ese mismo mes, el 30 de marzo de 2023, Izmar interpuso una demanda por coacciones, también ante los juzgados de Guadalajara, que fue vista el 12 de septiembre por el Juzgado de Instrucción Número 1. Tras la celebración de la vista oral, el 5 de octubre su magistrado-juez que consideró que se había producido “indefensión”del demandante por un error achacable al propio juzgado dado que su declaración no pudo ser ‘oída’ al comparecer mediante videoconferencia. El caso está pendiente de fijar nueva fecha.

Según los hechos de denunciados, Solaria y su servicio de seguridad "impidieron a los trabajadores de Izmar acceder a un terreno, propiedad de ésta, donde mantenían sus instalaciones y herramientas de trabajo".

No son los únicos casos. El 7 de junio del año pasado, la subcontratista interpuso en los juzgados de Madrid otra querella por la vía penal contra Solaria, su presidente, Enrique Díaz-Tejeiro y uno de sus directivos, Raúl Romero -director de Proyectos de la energética- por los presuntos delitos de falsedad documental y estafa. La querella plantea que Solaria no contaba con la preceptiva Declaración de Impacto Ambiental (DIA) imprescindible para acometer la construcción de una planta de renovables.

Tal como asegura Izmar ante el juzgado de Madrid en la querella por falsedad documental y estafa, “ni a la firma del contrato ni al momento del inicio de la obra le había sido concedida a Solaria dicha licencia”. Es más, la querella asegura que la energética presidida por Díaz-Tejeira "falseó deliberadamente el contrato en un aspecto fundamental, esto es, en cuanto a las licencias y autorizaciones con las que dice contar puesto que indica que si posee todas y cada una de ellas sin ser cierto, induciendo a error a Izmar” que había llevado a cabo los trabajos de construcción.

Fragmentación de proyectos

La querella presentada por lo que en el sector se conoce como ‘fragmentación’ de los proyectos se basa en un presunto “fraude de ley realizado por Solaria Ingeniería y Construcción Fotovoltaica, en la obtención de las autorizaciones administrativas previas y autorizaciones administrativas de construcción de las instalaciones solares fotovoltaicas (…) al haber fragmentado en unidades inferiores a 50 MWP [megavatios de potencia] lo que en realidad es una sola unidad de actuación y todo ello con el fin de obtener la autorización de la Dirección General de Transición Energética de Castilla-La Mancha, infringiendo con ello lo dispuesto en la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico”.

Según el texto que argumenta su acreedor en la demanda, “la capacidad instalada conectada a cada transformador de las subestaciones supera los 50 MW, incumpliendo con ello la ley y normativa legal al respecto y en concreto lo dispuesto en la Ley 24/2013, de 26 de diciembre, del Sector Eléctrico”.

Izmar no es el único disconforme con las actuaciones de Solaria en este punto. Ecologistas en Acción ya denunció la fragmentación de la planta solar guadalajareña en 2021. En Euskadi también lo ha hecho la Organización Profesional Agraria de Álava (UAGA) y Araba Bizirik.

De hecho concentraron en diciembre pasado a las puertas de las instalaciones de Solaria en Miñano (Álava) “para responder a las presiones que está recibiendo tanto el sector como propietarios de tierra para vender o alquilar sus fincas para la instalación de placas solares”. Los agricultores denunciaban las “prácticas abusivas” de la energética.

Un mes antes, en noviembre, la asociación Salvemos los Campos de Toledo anunciaba acciones judiciales contra un macro-proyecto de 530 megavatios (MW) denominado ’Helena Solar’, promovido por Solaria, que supondrá la construcción de diez plantas fotovoltaicas en los municipios de Méntrida, La Torre de Esteban Hambrán, Casarrubios del Monte, Novés, Maqueda, Quismondo, Portillo de Toledo, Santa Cruz del Retamar y Valmojado.

Resultados trimestrales

Los resultados de Solaria a septiembre están bastante ajustados, si bien ha elevado su beneficio neto un 24% hasta los 86,4 millones de euros con una inversión de 261 millones en los primeros nueve meses del año.

La compañía de renovables, según su memoria, ha aumentado sus ingresos un 43% hasta los 172,4 millones de euros y el EBITDA ha crecido un 41% hasta los 153,6 millones de euros respecto al mismo periodo del año anterior. "Dada la remarcable evolución de los precios de los PPAs en España, la compañía seguirá firmando nuevos acuerdos de venta de energía a largo plazo. Solaria reitera su objetivo de EBITDA de 200 millones para 2023", asegura.

Nota: Como es práctica habitual en la prensa digital en todo el mundo, este texto ha sido modificado dos veces para la incorporación de nuevos datos y pendiente, durante tres días en blanco, por petición de Solaria. La segunda versión la sido actualizada el 16 de enero, a la 01.00 AM.

Artículos relacionados