La pri­mera eco­nomía la­ti­noa­me­ri­cana verá ra­len­ti­zado su cre­ci­miento este año

Brasil eleva sus ventajas fiscales para captar más inversión

La IED se re­dujo en el país un 36% du­rante los pri­meros nueve meses de 2023

Lula da Silva.
Lula da Silva.

Brasil, uno de los pri­meros mer­cados de in­ter­na­cio­na­li­za­ción en Latam para las com­pañías es­paño­las, ha de­ci­dido dar un im­pulso a las ven­tajas fis­cales que ofrece a las em­pre­sas, con el ob­je­tivo de in­cre­mentar la cap­ta­ción de ca­pital na­cional y ex­tran­jero en su eco­no­mía. La Inversión Extranjera Directa (IED) cayó un 36% hasta sep­tiembre de 2023, a 52.716 mi­llones de dó­la­res, lo que ha ge­ne­rado in­quietud en el Gobierno de Lula. aún así, el gi­gante re­gional sigue siendo el país que más in­ver­siones capta en la zona.

Los incentivos fiscales, anunciados por el vicepresidente de Brasil, Geraldo Alckmin, forman parte de un plan del presidente Luiz Inácio Lula da Silva para “reindustrializar” la mayor economía latinoamericana, cuya producción industrial sigue por debajo de los niveles anteriores a la pandemia y es un 18% inferior a s asu ‘pico’ de 2011, y de ellos se espera también una inyección de capital exterior en la economía. “Estas medidas atraerán inversiones a Brasil. Nuestro problema es la baja inversión y la baja productividad. Tenemos que actuar para aumentar ambas”, destacó Alckmin.

El programa va dirigido a proporcionar a las empresas beneficios fiscales para que puedan comprar nueva maquinaria e invertir en transporte, incentivando proyectos ‘verdes’ como vehículos eléctricos y de combustible flexible, energías renovables y biocombustibles. Alckmin destacó que la primera medida establece un programa que reduce los impuestos sobre la renta aplicados a empresas de transporte para que inviertan en nuevas tecnologías, investigación y desarrollo. Proporcionará beneficios por 721,34 millones de dólares este 2024 y aumentarán gradualmente hasta alcanzar los 4.100 millones en 2028.

Proyectos de futuro

La segunda medida consiste en un proyecto de ley enviado al Congreso que propone 3.400 millones de reales en beneficios fiscales para que las empresas renueven su maquinaria, y que también tendrá una segunda fase en el futuro. El Gobierno prevé que las pérdidas de ingresos vinculadas a los beneficios fiscales se compensen con los impuestos a la importación, incluidos los que gravan los vehículos eléctricos traídos del extranjero.

Las medidas llegan en un momento en el que Brasil asiste a una reducción de la inversión extranjera, que cayó el 36% entre enero y noviembre de 2023. Las participaciones de capital bajaron un 22,8%, mientras que las operaciones de préstamo concedidos por empresas matrices a sus subsidiarias o filiales se desplomaron el 85% en la misma comparación. No obstante, en noviembre la IED registró un alentador aumento del 2,6% frente al mismo mes de 2022, a 7.780 millones de dólares. A fines de noviembre de 2023, la IED totalizaba 57.700 millones, equivalente al 2,68% del PIB.

La economía brasileña creció alrededor del 3% en 2023, según previsiones de los mercados financieros, donde para 2024 se prevé un fuerte frenazo, con una expansión del PIB limitada al 1,5%. Según el último informe de Cepal, Brasil bajará el ritmo del 3% al 1,6%, mientras que el FMI proyecta un crecimiento del 1,5% este año; la OCDE prevé una expansión del 1,8% y Hacienda, del 2,2%. El PIB de Brasil creció el 2,9% en 2022, tras el repunte del 5% en 2021 (su mayor avance en 11 años) que siguió a la caída del PIB del 3,9% en 2020 por el Covid. Antes de la pandemia, Brasil sumaba años de debilidad: el PIB cayó el 3,8% en 2015 y el 3,6% en 2016. Y creció el 1,3% en 2017 y 2018 y el 1,1% en 2019.

Mercado clave para España

El año pasado, Lula da Silva anunció un plan de infraestructuras en el llamó a participar a las empresas españolas, muy presentes en el país, al mismo tiempo que destacó que su Gobierno pugna por una “nueva ola” de inversiones extranjeras, y particularmente españolas.

Brasil es el cuarto destino global de la inversión española y la marcha de su economía es relevante para España, presente en todos los sectores, sobre todo en telecos, finanzas, infraestructura, industria, energía y turismo. Es un mercado estratégico, donde operan casi un millar de empresas, entre ellas gran parte de las del Ibex-35. El mercado brasileño es destino muy importante en facturación e ingresos para Santander, Iberdrola, Naturgy, Telefónica y Mapfre. Y clave para Repsol, Acciona, Ferrovial, Dia, ACS, Aena, Sacyr, Redeia y Globalia.

Lula enfatizó entonces su intención de construir, modernizar y mejorar carreteras y autovías, aeropuertos, puertos e infraestructura energética, e invitó a sector público y privado a darse la mano. El mandatario resaltó que Brasil sigue ofreciendo seguridad jurídica y está “fortaleciendo los marcos regulatorios para los negocios”. Brasil se convirtió en 2022 en el tercer país del mundo que más inversiones extranjeras recibió, por detrás de EEUU y China. Hoy, Brasil acapara el 41,5% de toda la IED europea a América Latina, pero solo el 3,1 % de la destinada a todo el mundo.

Artículos relacionados