BOLSA

Atrys se afianza en México

La co­ti­za­ción de Atrys Health atra­viesa uno de sus peores mo­mentos desde su sa­lida a Bolsa. En marzo de 2021, la ac­ción llegó a su­perar los 11 euros y desde en­tonces ha en­trado en un pro­fundo pro­ceso co­rrec­tivo para des­li­zarse hasta los poco más de 4 euros en los que se mueve en la ac­tua­li­dad.

El grupo global de prestación de servicios médicos, señalan los expertos, está acusando un momento muy complicado para el sector de la salud en general que ha estado enturbiando tanto su salto al mercado continuo hace algo más de un año y medio como los esfuerzos para volverse a centrar en el crecimiento orgánico para digerir las adquisiciones realizadas en 2022.

Con el foco puesto en esta estrategia, Atrys ha suscrito en estos días un acuerdo con Salud Interactiva, empresa mexicana participada por el Grupo Financiero Inbursa dedicada a la prestación de servicios de salud digital, con el fin de desarrollar diversos proyectos de salud en México de forma conjunta.

Ambas sociedades buscarán así aunar fuerzas para la introducción de nuevos servicios como la asesoría oncológica a compañías aseguradoras, así como el intercambio de herramientas tecnológicas y de inteligencia artificial desarrollados por ambas compañías en sus respectivos ámbitos del diagnóstico y la telemedicina.

Salud Interactiva cuenta con la red médica más importante de México, con presencia en más de 280 ciudades, más de 6.000 médicos especialistas, más de 4.000 establecimientos relacionados con el área de salud y una red de más de 6.000 establecimientos comerciales.

La alianza se extiende también a la posibilidad de ofrecer nuevos servicios de anatomía patológica, patología molecular y genética en el mercado de salud mexicano, así como a la posible colaboración en proyectos de I+D. Con esta alianza, Atrys da un paso de gigante en su ambicioso plan de expansión en el país azteca tras la apertura de varios centros oncológicos. Lo hace además de la mano de un socio de gran prestigio y reconocimiento global.

Entre los principales objetivos del grupo en su nueva estrategia se encuentra también la reducción de deuda mediante la desinversión en activos no estratégicos. Planes con los que la firma busca consolidar unos ingresos para este año por encima de los 235 millones de euros con un Ebitda del orden de los 53 millones.

Cifras que, en principio, ya parecen convencer a los analistas. El consenso fija un precio objetivo en torno a los 8,9 euros por acción lo que supondría multiplicar casi por dos su precio actual y solo falta que acaben calando en el mercado.

Artículos relacionados