Toyota pre­para tres mo­delos de ba­te­rías mien­tras los chinos con­si­guen 400 ki­ló­me­tros de au­to­nomía

La guerra que viene en el vehículo eléctrico se libra ya en las baterías

Los fa­bri­cantes em­peñan en con­se­guir mil ki­ló­me­tros de au­to­nomía

Toyota
Toyota

Alcanzar una au­to­nomía de mil ki­ló­me­tros se ha con­ver­tido en el gran reto de la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­tica en la era del vehículo eléc­trico. Toyota se en­cuentra en fase de prueba de tres tec­no­lo­gías di­fe­rentes con el ob­je­tivo no sólo de llegar a esa meta, sino su­pe­rarla y co­locar el listón en los 1.200 ki­ló­me­tros El fa­bri­cante chino CATL ha lan­zado un ór­dago al sector con ba­te­rías que en diez mi­nutos de carga ga­ran­tizan una au­to­nomía de 400 ki­ló­me­tros.

Una nueva generación de baterías para vehículos eléctricos desembarcará en el mercado en poco más de tres años. Toyota se ha fijado el objetivo de vender nada menos que 1,7 millones de eléctricos con esta tecnología. Eso supondrá la mitad de los 3,5 millones de coches eléctricos que pretende colocar en el mercado para esa fecha y que estarán dotados de diferentes tecnologías.

La firma china Contemporary Amperex Technology Limited (CATL) ha dado el salto de gigante que muchos consumidores estaban esperando. Su batería ShenWing, de carga superrápida permitirá cargar para hacer una distancia de 400 kilómetros con una carga de sólo diez minutos. La batería se basa en fosfato de iones de litio y se prevé que la producción industrial se lleve a cabo el próximo año.

Toyota tiene intención de utilizar hasta tres tipos diferentes de baterías para sus vehículos. Argumenta que los híbridos y los híbridos enchufables aún pueden desempeñar un papel importante en la reducción de dióxido de carbono y la transición a la electrificación, especialmente mientras la infraestructura de carga para vehículos eléctricos está en su infancia. Junto con BMW , Toyota insiste en que muchos mercados globales y clientes a los que sirve, incluidos los países en desarrollo, tardarán mucho más en adoptar la costosa tecnología de los vehículos eléctricos.

Además, el suministro de litio y otros materiales pueden seguir siendo demasiado escasos y costosos para respaldar un cambio total e inmediato a los vehículos eléctricos.

Tipos de baterías

Entre las nuevas baterías de Toyota, tres de ellas disponen de los electrolitos líquidos con tres categorías, la popular, la de rendimiento y la de alto rendimiento.

La nueva batería de fosfato de hierro y litio (LFP), prevista para 2026-2027, cuenta con el atractivo de un gran ahorro de dinero. Toyota asegura que la reducción de costos alcanzará el 40% en comparación con la batería actual del bZ4X, asegura la publicación especializada IEEE Spectrum.

La autonomía aumentará el 20% hasta los 600 kilómetros, según los protocolos de prueba de la Unión Europea, aunque la autonomía real de esta batería podría estar más cerca de los 470 km, según el régimen de pruebas en los Estados Unidos, que se acerca más a los resultados de conducción en el mundo real. La compañía apunta a un tiempo de carga rápida de CC de menos de 30 minutos, del 10 al 80 por ciento de su carga completa.

La batería de “popular” adopta una estructura al estilo del híbrido Toyota Aqua, que en 2022 se convirtió en el primer automóvil del mundo con una batería bipolar de hidruro metálico de níquel como principal fuente de energía de propulsión. Toyota lanzará también una batería monopolar de “rendimiento” con una autonomía proyectada de más de 800 km, según los protocolos europeos, que se reduciría hasta los 625 km. según la normativa estadounidense.

Dentro de cuatro años, en 2027-2028, Toyota apunta a una batería bipolar de “alto rendimiento” con un cátodo con alto contenido de níquel y una autonomía de crucero de al menos 1.000 km. Un automóvil así equipado fácilmente establecería un récord mundial de autonomía, superando los 836 km del Lucid Air Grand Touring.

Artículos relacionados