OPINIÓN

El comercio exterior en julio confirma la 'buena salud' de la economía española

Tanto el des­censo de las ex­por­ta­ciones como las im­por­ta­ciones avanzan una ten­dencia al de­te­rioro

Exportaciones
Exportaciones

Las ci­fras avan­zadas este jueves sobre la evo­lu­ción del co­mercio ex­te­rior en el mes de julio mues­tran un des­censo de las ex­por­ta­ciones en tasa in­ter­anual del 5,5% sobre julio de 2022. Al mismo tiempo, el valor de las im­por­ta­ciones ha re­gis­trado una caída del 8,4% sobre el mismo mes del año an­te­rior. Esta evo­lu­ción ex­por­ta­cio­ne­s-im­por­ta­ciones tiene como re­sul­tado un sig­ni­fi­ca­tivo des­censo del dé­ficit co­mer­cial.

En cifras absolutas, este déficit ha caído desde los 6.561 millones en los siete primeros meses del pasado año a 4.903 millones en el mismo periodo de 2023. Como resultado, la tasa de cobertura exportación-importación en los periodos enero-julio de 2022 y 2023 ha avanzado desde el 83% al 86,1%.

En los siete primeros meses de este año las exportaciones españolas han crecido un 3,3% en tasa interanual hasta una nueva cifra récord de 230.397 millones de euros. Las importaciones, por el contrario, descendieron en el mismo periodo en un 3,7% en tasa interanual (cifra total 251.720 millones de euros).

Más tasa de cobertura

En consecuencia, el déficit comercial pasó de los 38.524 millones en los primeros siete meses de 2022 a 21.323 millones en el mismo periodo del presente año. Asimismo, la tasa de cobertura avanzó desde un 85,3% al 91,5% entre los meses de enero y julio de 2022 y 2023.

El déficit no energético ha bajado desde los 7.478 millones de euros en 2022 a 1.999 millones en los primeros siete meses de 2023. Así mismo, déficit energético pasó desde los 31.045 millones a 19.324 millones en los primeros siete meses de 2022 y 2023.

El modesto incremento de las exportaciones entre enero-julio, 3,3%, es superior al registrado en la UE (1,8%) así como en la Eurozona (1,2%). En cuanto a nuestros competidores europeos las ventas alemanas de mercancías al resto del mundo crecieron en el periodo analizado un 2,7% y un 2,3% las italianas.

Más allá de las fronteras comunitarias, las exportaciones chinas solo crecieron un 1,5% en tanto que las ventas de mercancías de los EEUU al resto del mundo descendieron un 2,0%. Todas estas modestas cifras no son más que una demostración de la debilidad del comercio exterior con respecto a fechas pasadas.

El avance de las exportaciones españolas sigue estando impulsado fundamentalmente por el sector de la maquinaria y los bienes de equipo junto al alimenticio y el del automóvil, este último ha registrado un incremento interanual del 29% frente al 13,2% de los bienes de equipo, que no obstante, mantienen la primacía de los sectores exportadores de mercancías españolas.

La reactivación económica de la economía española durante el presente año ha respondido al avance espectacular de las exportaciones de mercancías. Avance paralelo al de los servicios y muy especialmente al turismo. Todo ello explica la buena salud del PIB español así como la consolidación de unas cuentas exteriores. Balance muy positivo en los bienes y servicios así como en la balanza de pagos por cuenta corriente.

Un sólido conjunto de excelentes noticias reflejo de una competitividad sostenida así como de una explicación de los bajos tipos de interés que paga España por sus emisiones de deuda pública.

Artículos relacionados