Aunque re­cu­rri­dos, los im­puestos ex­tra­or­di­na­rios pa­recen haber ve­nido para que­darse

Bancos y energéticas se 'retratan' esta semana ante Hacienda por el Impuesto Especial

Hacienda es­perar re­caudar más de los 1.454 mi­llones que pa­garon en fe­brero a cuenta

Nuevo logo de Iberdrola.
Iberdrola, nada contenta..

Entidades fi­nan­cieras y com­pañías ener­gé­ticas tienen hasta este miér­co­les, 20 de sep­tiem­bre, para abonar el se­gundo pago del im­puesto tem­poral y ex­tra­or­di­nario apro­bado por el Gobierno de Pedro Sánchez para cu­brir parte de los costes de­ri­vados de las me­didas para hacer frente a las con­se­cuen­cias eco­nó­micas y so­ciales de la guerra en Ucrania. Aunque re­cu­rrido, el po­lé­mico im­puesto ha lle­gado para que­darse, dada la in­cer­ti­dumbre po­lí­tica.

El pasado mes de febrero, la Agencia Tributaria recaudó 817,4 millones con el pago anticipado del impuesto temporal a energéticas, mientras que el importe obtenido por el tributo a entidades financieras superó los 637 millones de euros, lo que en conjunto suponían 1.454 millones de euros para las arcas públicas.

Ahora este mes, las empresas deben presentar la autoliquidación definitiva de los nuevos tributos (con el pago del 50% restante) del 1 al 20 de septiembre --con domiciliación bancaria del 1 al 15-- en formato electrónico con los modelos 795 para el gravamen temporal energético y 797 para el gravamen temporal de entidades de crédito y establecimientos financieros de crédito.

A la luz de los primeros datos de la recaudación de febrero, Hacienda prevé que se superarán los 3.000 millones anuales --en 2023 y 2024-- inicialmente estimados sobre la recaudación de estos tributos temporales. Estos ingresos 'extra' buscarán cubrir los costes derivados de las medidas para hacer frente a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania.

RECHAZADA LA SUSPENSIÓN CAUTELAR

Este segundo pago se produce después de que la Audiencia Nacional haya rechazado adoptar las medidas cautelares sobre el impuesto extraordinario a la banca aprobado por el Gobierno. La denegación del tribunal se ha producido ante las medidas que solicitaban Banco Sabadell, Bankinter y Kutxabank, que presentaron sus recursos en febrero, mes en el que el tribunal también rechazó la suspensión cautelar de los impuestos, solicitada por Repsol.

El nuevo impuesto temporal a la banca grava al 4,8% los intereses y comisiones de todas las entidades que facturasen más de 800 millones en 2019 y el tributo afectará a la actividad que las entidades desarrollen en España.

Por su parte, el tributo energético grava el 1,2% sobre el importe de la cifra de negocio de las compañías del ramo energético que facturasen más de 1.000 millones en 2019. Se excluye de la facturación objeto del gravamen los ingresos derivados de las actividades reguladas.

De este modo, el impuesto no afecta a aquellos ingresos donde el suministro sea a precio regulado, como es el caso del PVPC de electricidad, la tarifa de último recurso (TUR) de gas, el GLP envasado y el GLP por canalización.

Artículos relacionados