REGULACIÓN BANCARIA

Para atajar la crisis del SVB y Credit Suisse

El BIS aplaude la rápida reacción de las autoridades para atajar la crisis de mayo

El su­per­visor mun­dial des­taca la im­por­tancia de una re­gu­la­ción pru­dente y la ges­tión de riesgos de los bancos

Agustín Cartens, BIS.
Agustín Cartens, BIS.

El Banco Internacional de Pagos (BIS) ha rea­li­zado una re­fle­xión sobre la crisis que atra­vesó el sector desde los meses de marzo y mayo de este año y ha es­ta­ble­cido las con­clu­siones sobre este epi­sodio de gran ines­ta­bi­li­dad. El su­per­visor de la banca mun­dial re­co­noce la im­por­tancia de la con­fluencia de tres fac­tores para su­perar la de­li­cada si­tua­ción: el con­trol de riesgos de las en­ti­da­des, la ac­tua­ción rá­pida de los bancos cen­trales y otros or­ga­nismos y la exis­tencia de un marco re­gu­la­torio po­tente.

En marzo de este año, el Sillicon Valley Bank entró en crisis y se vio abocado a la quiebra. A pesar de ser un banco con 200.000 millones en activos y 23.000 millones de depósitos bancarios. El problema llegó cuando la situación “contagió” a una entidad europea, el Credit Suisse.

Esta entidad acababa de incurrir en dos operaciones fallidas, como habían sido las de Archegos y Greensill Capital, cuando el principal accionista de la entidad advirtió que acudiría a una ampliación de capital. Credit Suisse sufrió una fuerte caída en bolsa que llevó al Banco Central de Suiza y al gobierno de este país a una operación de venta a la Unión de Bancos Suizos (UBS).

Tanto en el caso del Sillicon Valley como en el de Credit Suisse, los depósitos de ambas entidades se encontraban poco respaldados por fondos de garantía, lo que debilitaba la posición de ambos bancos de cara a una crisis.

El BIS señala que estos dos ejemplos constituyeron una prueba para de resiliencia del sistema bancario en general. Y destaca tres importantes lecciones regulatorias y de supervisión. En primer lugar, destaca el Banco de Pagos “La importancia de las prácticas de gestión de riesgos y los acuerdos de gobernanza de los bancos como la primera y más importante fuente de resiliencia financiera y operativa”.

El BIS resalta en segundo lugar, “el papel de una supervisión fuerte y eficaz en la supervisión de la seguridad y solidez de los bancos. Es fundamental que los supervisores actúen temprana y eficazmente para identificar y corregir rápidamente las debilidades en las prácticas bancarias”.

Por último señala la importancia “crítica” de un sistema regulatorio “prudente y sólido” para salvaguardar la estabilidad financiera.

Por otra parte, en una reciente reunión, el grupo de gobernadores y jefes de supervisión de los bancos centrales de todo el mundo han llegado a acuerdos de seguimiento en diversas materias como son el fortalecimiento de la eficacia de la supervisión y un análisis de las reformas de Basilea III, que “ayudaron a proteger al sistema bancario global y a la economía real de una crisis bancaria más grave”. El grupo de gobernadores y supervisores consideran que estos eventos han puesto de manifiesto una vez más la importancia de implementar los excelentes estándares de Basilea III”.

Artículos relacionados