El Brent su­pera ya los 91 dó­lares y se teme que so­bre­pase los 100 dó­lares antes de fin de año

El petróleo puede amargar aún más al Gobierno... y a los sufridos consumidores

Funcas ad­vierte de que la in­fla­ción se ce­rrará en un 3,5% y en di­ciembre lle­gará al 4,9%

El petróleo sube y sube.
El petróleo sube y sube.

No ha ha­bido sor­presa en la in­fla­ción de agosto. Ha subido como es­taba pre­visto -se ha si­tuado en el 2,6 %, tres dé­cimas más que en ju­lio- pero lo peor de todo es que las pre­vi­siones son muy ne­ga­tivas para el cuarto tri­mes­tre. La mo­de­ra­ción que han mos­trado al­gunos ali­mentos puede ser un es­pe­jismo por el com­por­ta­miento que están te­niendo los car­bu­ran­tes. Los trans­por­tistas ya han le­van­tado la voz y exigen me­didas rá­pidas al Gobierno en fun­cio­nes. No hay tregua en la in­fla­ción ni para Pedro Sánchez ni para los es­paño­les.

En los últimos cuatro meses, se espera un repunte significativo de los precios en general, especialmente en diciembre. Funcas ha pronosticado que el IPC crecerá una media del 3,5% en el año y en diciembre llegará hasta el 4,9%. Todo ello sin contar que el petróleo seguirá subiendo y que, probablemente, sobrepasará los 100 dólares, tal y como algunos analistas vaticinan.

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos en funciones, Nadia Calviño, ha minimizado la inflación de agosto y ha dicho, en cambio, que “España se consolida como la economía europea con más crecimiento, lo cual beneficia a la competitividad de nuestras empresas y también al poder adquisitivo de los salarios”. Además, ha resaltado que las medidas de política económica aplicadas en España han permitido recortar la inflación ocho puntos en el último año “en un contexto inflacionario en toda Europa”.

Septiembre y diciembre meses inflacionarios duros

Septiembre por la vuelta al cole y diciembre por las fiestas navideñas son meses especialmente muy negativos para los precios. Pero si además, el petróleo no ayuda, sino que actúa como palanca para que los combustibles se disparen, cabe esperar que la situación realmente se complicará a final de año. La patronal CEOE, pese a que es menos beligerante que Funcas, cree también que habrá un “repunte puntual” de los precios en la última parte del año como consecuencia del aumento de los costes.

La OCU, por su parte, ha advertido de que la subida de los carburantes en agosto -el gasóleo aumentó un 8,6% y la gasolina un 5,7%-, podría terminar encareciendo el precio del transporte de mercancías y, en consecuencia, aumentará más si cabe el precio de los alimentos.

Petróleo al alza

En lo que se refiere al comportamiento que puede tener el petróleo, las previsiones internacionales siguen mostrando una tendencia alcista. Todos los análisis se basan especialmente en la demanda que se estima van a tener China, EEUU y la Europa de la OCDE. El barril Brent del Mar del Norte ha superado ya la barrera de los 90 dólares -ha llegado a cotizar a 92,28 dólares-, y todo apunta a que es fácil que alcance los 100 dólares, tal y como señalan algunos expertos.

Los temidos recortes que Arabia Saudí está dispuesta a realizar para que el petróleo se mantenga al alza y la amenaza de huelgas en varias instalaciones de gas natural en Australia están tensionando mucho más los mercados. Por otro lado, la llegada del invierno hace que haya una mayor demanda de productos por parte de los países para aumentar sus reservas estratégicas, tanto en lo que se refiere a gasolinas y gasóleos como al gas natural.

Todo ello contribuye a que se despierte un cierto nerviosismo internacional y que aumenten los cargamentos de derivados a futuro. Además, nunca se sabe lo que puede suceder con la guerra de Ucrania y Rusia.

Por tanto, la situación de inseguridad hace que los precios de los combustibles estén siempre en el alambre. En agosto pasado, la cesta de crudo de referencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) aumentó 6,27 dólares hasta situarse en una media de 87,33 dólares. El petróleo Brent se situó en 85,10 dólares y el West Texas de EEUU alcanzó los 81,32 dólares.

El precio del aceite sigue al alza

Al margen de los combustibles que no están ayudando nada a que la inflación se modere, algunos alimentos como el aceite -el producto de la cesta de la compra que más ha subido en el último año (52,5%)-, el azúcar con un repunte de un 42,5%, y el arroz, un 21,6%, están siendo los principales causantes del aumento del IPC.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha pronosticado que persistirán los precios altos del aceite de oliva, aunque ha dicho también que espera que en los próximos meses sea inferior. Planas quiere pensar que las últimas lluvias permitirán que la producción supere las 663.000 toneladas de la campaña actual, aunque se situará muy por debajo de los 1,4 millones de toneladas de otras cosechas, lo que afectará a los precios.

Artículos relacionados