BOLSA

Vidrala, según el cristal con que se mire

Una vez su­pe­rada la fuerte co­rrec­ción de los dos úl­timos años, mar­cada por la subida de los pre­cios de la ener­gía, Vidrala vuelve a ge­nerar un in­tenso de­bate entre in­ver­sores y ana­listas res­pecto a si sigue te­niendo un alto po­ten­cial a corto y medio plazo.

Desde el punto de vista técnico, la corrección hizo suelo el pasado mes de octubre y desde entonces, aunque con altibajos, viene desarrollando una potente tendencia alcista. Esta fase de recuperación del fabricante de envases, uno de los líderes del sector en Europa, apunta directamente hacia la zona de los 108 euros por acción.

Los analistas por fundamentales, sin embargo, se muestran mucho más cautos, incluso a pesar de que cabe esperar que la compañía se vea notablemente beneficiada por la progresiva recuperación del uso de envases de vidrio reciclables. Así lo reflejan los buenos resultados semestrales presentados hace unas semanas. Entre enero y junio, el beneficio neto se elevó a 128,7 millones de euros. Esta cifra equivale a un beneficio por acción de 4,19 euros, más del doble que el año anterior.

Un fuerte incremento impulsado por el avance del 22,1 % experimentado por las ventas, hasta los 795 millones de euros. Su apalancamiento se sitúa además en niveles muy razonables. La ratio de endeudamiento neto es de 0,8 veces el Ebitda de los últimos doce meses.

Con todo, no se viene observando en los últimos meses una mejora de las recomendaciones, lo que demuestra la prudencia de los analistas respecto al valor. Entre las últimas valoraciones destacan la de Berenberg con una estimación de precio objetivo por encima de los 108 euros por acción; pero, en general, la mayoría de las estimaciones no supera los 95 euros por acción. Eso apenas deja margen de mejora desde los algo menos de 90 euros en los que cotiza en la actualidad tras el duro ajuste de los últimos días.

Artículos relacionados