El em­peo­ra­miento de la sa­nidad pú­blica im­pulsa el cre­ci­miento de estas pó­lizas

Cinco claves para contratar un seguro de salud global

Se trata de pó­lizas que cu­bren con­tin­gen­cias mé­dicas a los usua­rios en los países donde tra­bajan

Seguros
Seguros

El se­guro de salud global es un tipo de pó­liza en el que las co­ber­turas a los in­di­vi­duos y fa­mi­lias se ex­tienden a los lu­gares en los que tra­bajan fuera de su país de ori­gen. Dado el nivel de glo­ba­li­za­ción de las eco­no­mías mun­dia­les, se trata de un se­guro de co­ber­tura in­te­gral que se ex­tiende más allá de las fron­teras na­cio­na­les. Compañías es­pañolas como Mapfre o Mutua Madrileña co­mer­cia­lizan este tipo de pó­li­zas.

A la hora de analizar la conveniencia de hacerse con este tipo de seguros hay que hacer un estudio que tenga en cuenta cinco factores principales. La cobertura y beneficios, la liquidación de reclamaciones, la cobertura geográfica, las exclusiones y limitaciones de la póliza y el costo y primas constituyen los principales elementos para decidirse a comprar este tipo de coberturas.

Las coberturas y los beneficios de estos planes de salud global constituyen el principal factor a tener en cuenta. El alcance de la póliza incluidos los gastos de hospitalización o cuestiones como tratamiento de urgencia, los beneficios de maternidad o las coberturas dental y oftalmológica constituyen la primera variable a considerar.

Simplicidad cómoda

La comodidad y la simplicidad en los procesos de liquidación de reclamaciones constituyen un importante factor a tener en cuenta a la hora de decidirse por una aseguradora ágil y eficiente a la hora de abordar estas reclamaciones.

Por lo que se refiere a cobertura geográfica, hay que examinar si esta es mundial o se limita a países específicos. No solo tienen que estar incluidos los destinos a lo que se viaja con frecuencia, sino coberturas en evacuaciones médicas, repatriaciones o tratamientos especializados que no están disponibles en el país de origen.

Un factor a considerar con mucho cuidado es el de las exclusiones o limitaciones de la póliza. Entre estas lo normal es que se encuentren cuestiones de tipo cosmético, cirugías, tratamientos de fertilidad o autolesiones.

El precio de las primeas de los distintos planes de salud globales supone uno de los más importantes factores de decisión. El plan más económico no siempre ofrece la mejor cobertura, por lo que hay que valorar con detenimiento cuestiones como el copago y las primas anuales y mensuales que sean asequibles y proporcionen la cobertura adecuada.

Las compañías españolas ya ofrecen este tipo de seguros en distintos países. Bupa, matriz de Sanitas, y Mapfre avanzan en la alianza regional para ofrecer seguros de salud internacionales en Perú, con múltiples beneficios fuera del país; desde servicios ambulatorios y hospitalarios hasta intervenciones quirúrgicas, tratamientos oncológicos y de alta complejidad, soluciones digitales, entre otros.

El empeoramiento de la sanidad pública ha llevado a una progresiva contratación de seguros privados en España. Desde hace una década, los seguros de salud están al alza, según datos de la patronal del seguro Unespa. El 18,9% de la población contaba con un seguro de este tipo en 2011 y diez años después este porcentaje había crecido hasta el 24,41%. El crecimiento se ha equilibrado en todas las comunidades autónomas, situándose entre el 5% y un 6%, con algunas excepciones como País Vasco donde ha crecido un 2% y Baleares y Galicia, con un 3%.

Artículos relacionados