ENERGÍA

Endesa, gemelo digital de su red

e-­dis­tri­bu­ción, la fi­lial de redes de Endesa, com­ple­tará en tres años la crea­ción del ge­melo di­gital de la red que lleva la elec­tri­cidad al 43% de los clientes en España. Un total de 90.000 ki­ló­me­tros de lí­neas aé­reas de media y alta ten­sión, 1.311 sub­es­ta­ciones y 144.000 cen­tros de dis­tri­bu­ción es­tarán ac­ce­si­bles a golpe de click.

Una réplica exacta de la red eléctrica recreada en el ordenador combinada con información en tiempo real de las condiciones físicas en las que opera obtenida mediante sensores. Ese es el gemelo digital que Endesa está desplegando y con el que se abren nuevas posibilidades para gestionar la red de distribución del futuro: desde realizar simulaciones en todas las condiciones posibles, a aplicar un mantenimiento preventivo, interactuar con el personal de campo de forma más eficiente o controlar en tiempo real el funcionamiento de los distintos componentes de la red que lleva la electricidad a hogares y empresas.

E-distribución, la filial de redes de Endesa, ha desplegado 50 equipos en Cataluña, Andalucía, Aragón, Canarias, Baleares y Extremadura, las zonas en las que gestiona la red de distribución, para completar el proyecto Network Digital Twin (Gemelo Digital de la Red) que va a permitir digitalizar 144.000 centros de distribución, 90.0000 kilómetros de líneas aéreas del alta y media tensión y 1.311 subestaciones en tres años gracias a una inversión de 40 millones de euros.

Este año está previsto completar la digitalización de cerca de un tercio de los componentes que integrarán el gemelo digital de la filial de redes de Endesa, que el año pasado distribuyó el 43% de toda la electricidad que llegó a los consumidores finales en España. Sólo en 2023 se invertirán 14,2 millones de euros en este proyecto, que supone un paso más en el diseño de las redes del futuro.

Para Endesa, que cuenta con una red de líneas con una extensión equivalente a dar ocho veces la vuelta a la tierra repartidas por un área de más de 195.000 km2, contar con una réplica virtual que facilite el mantenimiento preventivo, la operación en remoto y el inventario de los miles de elementos que componen la red supone un avance fundamental.

Y las ventajas se traducen también en mejoras para los consumidores. Un gemelo digital que permita detectar donde se puede producir un fallo en la red para prevenirlo o simular la manera más eficiente de recuperar el suministro ante un evento meteorológico extremo ayuda a reducir los tiempos de reposición y mejorar la calidad del servicio que recibe el cliente. Una red más eficiente favorece el proceso de transición energética, la integración de renovables o el desarrollo de la movilidad eléctrica. La posibilidad de trabajar a distancia reduce también los tiempos de planificación en las tareas de mantenimiento y mejora de la red y tiene además una ventaja adicional: al evitar muchos de los desplazamientos de los trabajadores a las instalaciones se reduce la huella de carbono.

Los contadores inteligentes fueron el primer paso en el proceso de digitalización de la red, y día a día se van sumado nuevos elementos como los telemandos, que permiten realizar maniobras de recuperación del suministro en remoto o los sensores, que nos dan información en tiempo real del estado de las infraestructuras eléctricas. El gemelo digital supone un paso más en este proceso que está transformado las redes de distribución.

Artículos relacionados