OPINIÓN

Sobreturismo y calentamiento global, dos amenazas para el empleo y el PIB españoles

¿Son sos­te­ni­bles esos flujos ma­sivos en ciu­dades o playas en países como España?

Benidorm.
Benidorm.

Vacaciones es­ti­va­les, mun­dial fe­me­nino, liga de futbol y el acer­tijo sobre si habrá go­bierno o re­pe­ti­ción de elec­cio­nes. No hay es­pacio para otras preo­cu­pa­cio­nes: el fu­turo del tu­rismo, por ejem­plo. O el so­bre­ca­len­ta­miento glo­bal. El “overturism”, como lo ca­li­fican los an­glo­sa­jo­nes, ya había sido seña­lado como un grave pro­blema en los tiempos pre­pan­dé­micos y, sin em­bargo, viajes in­ter­na­cio­nales y es­tan­cias tu­rís­ti­cas, no sólo han su­pe­rado ni­veles pa­sados sino que avanzan a una ve­lo­cidad en­dia­blada. ¿Son sos­te­ni­bles esos flujos en ciu­dades o playas

? Una de las ciudades más visitadas, Amsterdam, ha visto como el número de turistas desde 1998 a 2019 se había duplicado. Ahora los nuevos propietarios de las casas próximas a los canales, se manifiestan irritadísimos por el ruido y las molestias que ocasionan turistas, posiblemente compatriotas de los inquilinos. Barcelona sería otro ejemplo, la ocupación en hoteles y pisos turísticos ha pasado de 1,7 a 9,5 millones de pernoctaciones en un corto espacio de tiempo.

El fenómeno del sobreturismo de los años prepandémicos se está viendo superado en 2023. Un fenómeno no sólo europeo sino que llega por ejemplo a las lejanas islas Fiji. El sobreturismo tiene ya una dimensión planetaria. Algunos países receptores han establecido impuestos a los turistas extranjeros. En Bután, según la prensa anglosajona, la penalización fiscal llega hasta los 200 $ diarios por turista.

Aquí en España la magra aportación del turismo a la renta nacional y al empleo supuso en 2020 un desplome del 10% del PIB. ERTEs, Créditos ICO y otras medidas de apoyo, pero sobretodo las vacunas evitaron la hecatombe.

El sobreturismo se está intensificando, los aeropuertos de Barajas y El Prat marcan records históricos. Lo mismo sucede en hoteles y restaurantes. Aglomeraciones cuando los calores veraniegos se intensifican y sufrimos una tremenda sequía mientras que en las islas griegas o Hawai sufren incendios criminales.

Ahora bien, el turismo es una importante actividad para la economía y la sociedad española, una actividad que el calentamiento puede incendiar. La gallina de los huevos de oro decidiría quedarse en sus frescos países y no aventurarse a incendios y calores excesivos.

Es tiempo de diagnóstico y de tomar acciones. Estado, Autonomías y Ayuntamientos en estrecha hermandad con el sector de empresas turísticas, con sindicatos y otros actores tienen una difícil alternativa. La sociedad española todavía lo tiene más peliagudo. En 1924 Keynes advertía:” Carecemos de un esquema de progreso, los partidos políticos son herederos de antiguas ideas y no promotores de nuevas alternativas. Ahora bien, estas futuras iniciativas deben tratarse con la cabeza y no con los puños” Cabeza y no puños es lo que exige el sobreturismo y el calentamiento del planeta.

Artículos relacionados