TECNOLOGÍA

La tec­no­ló­gica ya tiene un 9,5% del ca­pital del fa­bri­cante de mo­tores

Indra-ITP Aero, el culebrón del verano se cierra con 175 millones de protagonistas

Más que es­tra­té­gica, la compra tiene valor po­lí­tico tanto para Sánchez como para Urkullu

Sedes de Indra
Sedes de Indra

Tras una es­pera de tres años en los que las in­ten­ciones de Indra de en­trar a formar parte de ITP Aero se han ido pos­ter­gado du­rante ese tiempo, por fin se ha se­llado el acuerdo entre am­bas. Una co­la­bo­ra­ción con la que la em­presa tec­no­ló­gica se hace con casi el 10% del ca­pital del co­no­cido fa­bri­cante de mo­tores por 175 mi­llones de eu­ros; y eso que se han re­ba­jado con­si­de­ra­ble­mente las pre­ten­siones ini­ciales de Indra que en un prin­cipio quería ha­cerse con el 25%.

Sea como fuere, se acaba así con el culebrón del verano, o dicho de otro modo con la operación de Bolsa más esperada en lo que va de año, en una unión que tiene importantes implicaciones económicas.

El objetivo de la misma es aprovechar sinergias y promover el desarrollo conjunto de sistemas y tecnologías para desarrollar, entre otros proyectos, el programa del futuro sistema de combate aéreo europeo. Recordemos que Indra es el líder industrial en España y de esta manera, con esta compra, ambos aspiran a convertirse en el “campeón nacional de la industria de Defensa”.

Pero no solo eso, con esta unión se prevé incrementar el valor de ambas. ITP Aero registró el pasado año unos ingresos por encima de 1040 millones de euros (un 14% más que el ejercicio anterior), mientras que Indra obtuvo unos ingresos de más de 2.000 millones de euros en los seis primeros meses del presente ejercicio. Con esta jugada maestra, sus responsables esperan cerrar el año con unos ingresos de 4.150 millones.

Entrada en el consejo de administración

Con esta anunciada compra, Indra llegaba por fin a un acuerdo con el fondo norteamericano Bain Capital Private Equity (propietario de la firma aeronáutica vasca) y pese a no contar con el porcentaje al que aspiraba en un primer momento, con esta adquisición tendrá un sitio en el consejo de administración de ITP Aero. Así las cosas, se convierte además en el tercer accionista de la compañía junto a JB Capital, el Gobierno Vasco y Sapa Placencia.

Una operación empresarial con importantes implicaciones políticas. Entre otras, con esta adquisición de la empresa vasca los gobiernos central (la tecnológica está controlada por la sociedad pública Sepi) y vasco se convierte en colaboradores, una noticia más que positiva que no disimulan desde las filas del PNV al tiempo que se levanta alguna que otra ampolla en cierta parte de la élite económica de Euskadi.

A nivel de España, esta recién estrenada relación es una apuesta a lo grande por el sector y la industria de la Defensa cumpliendo así un anhelo que tenían tanto el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como el lehendakari, Iñigo Urkullu, aunque cada uno con motivaciones diferentes. Mientras para Madrid se consigue tener un socio tecnológico en la pujante carrera del sector defensivo, para Lakua este acuerdo supone mantener para el futuro en tierras vascas el arraigo de la empresa.

Artículos relacionados