Monitor de Innovación

Se trata de un su­per­con­ductor to­tal­mente efi­ciente con costes muy ba­ratos

LK-99, el aspirante a 'material milagro' que podría cambiarlo todo

Es capaz de trans­ferir elec­tri­cidad a tem­pe­ra­tura am­biente sin perder energía

Microprocesadores, chips en la jerga común.
Microprocesadores, chips en la jerga común.

Las pá­ginas cien­tí­ficas del siglo XXI están llenas de so­lemnes anun­cios que pro­cla­maban haber en­con­trado la 'piedra fi­lo­so­fal' de la ener­gía: un ma­te­rial su­per­con­ductor capaz de ca­na­lizar la co­rriente eléc­trica de forma to­tal­mente efi­ciente sin ne­ce­sidad de tem­pe­ra­turas bajo cero ni pre­siones co­lo­sa­les. Huelga decir que todos ellos re­sul­taron ser fias­cos.

El compuesto LK-99 es el último en sumarse a la lista de aspirantes, y aunque aún es pronto para saber si cumplirá las expectativas, por el momento hay razones para el optimismo.

El invento Los padres de LK-99 son un equipo de científicos surcoreanos que ya han declarado sin ambages que su creación "abre una nueva era para la humanidad". Se trata de un compuesto resultado de la combinación de lanarkita, mineral sulfato presente en los yacimientos de plomo galena, con fosfuro de cobre.

Lo que lo hace especial es que, según las pruebas de laboratorio realizadas hasta ahora -que, recordemos, aún no son totalmente concluyentes- presenta características que indican que es capaz de soportar el flujo de energía con resistencia cero (es decir, sin pérdida alguna), a temperatura ambiente y bajo una presión atmosférica normal.

Un vídeo publicado el 1 de agosto en la web ScienceCast muestra que el elemento también es capaz de levitar mediante la fuerza electromagnética -el llamado 'efecto Meissner', otro rasgo atribuido a la superconductividad que ha contribuido a disparar la atención mediática en torno al producto.

Lo que se puede esperar

Pese al revuelo y la enorme expectación levantada por los autores del invento, hay que recordar que estas demostraciones aún no han sido validadas por la comunidad científica, que llama a la prudencia respecto a los resultados presentados hasta el momento.

El fenómeno de la superconductividad es conocido desde hace décadas, pero hasta ahora sólo se ha conseguido sometiendo a determinados compuestos a condiciones extremas: bien reduciendo la temperatura a temperaturas inferiores a los -100 grados celsius o mediante presiones gigantescas, miles de veces superiores a la atmosférica. Estos requisitos hacían impracticable cualquier aplicación práctica de un superconductor fuera de un laboratorio.ç

De confirmarse que LK-99 no precisa de dichas condiciones, se convertiría automáticamente en un descubrimiento de inimaginable magnitud, capaz de llevar a un nuevo estadio evolutivo a áreas como la energía, la computación, el transporte y casi cualquier tecnología existente.

Permitiría, entre otras muchas entelequias, hacer flotar los objetos en campos electromagnéticos. Ya se ha desatado una carrera entre los centros de investigación de todo el mundo para realizar investigaciones sobre el hallazgo.

Algunos, como los llevados a cabo por el laboratorio estadounidense Lawrence Berkeley o la Universidad Huazhong de China, han mantenido intacto el optimismo. Sin embargo, aún falta mucho para saber con certeza si estamos ante la materia con la que se construirán los sueños o si, por el contrario, LK-99 engrosará la lista de los 'bluffs' de la superconductividad.

Artículos relacionados