RESULTADOS

El grupo his­pa­no-­bri­tá­nico pre­senta re­sul­tados el pró­ximo vier­nes, 28 de julio

IAG aprovecha un mercado favorable y la resurrección de British Airways y Air Lingus

Precios es­ta­bles del fuel, con­trol de los costes y ta­rifas su­pe­riores dis­paran el be­ne­ficio el 238%

IAG Airlines.
IAG Airlines.

La re­cu­pe­ra­ción de la de­manda de via­jes, fa­vo­re­cida por un es­ce­nario ma­cro­eco­nó­mico menos malo de lo que se pre­veía a prin­ci­pios de año lle­vará a que grandes con­sor­cios ae­ro­náu­ticos como International Airlines Group (IAG) su­peren las ci­fras de un año ex­tra­or­di­nario para el trans­porte aéreo y el tu­rismo como fue 2019.

El grupo que dirige, como consejero delegado, el español Luis Gallego, presenta los resultados correspondientes a la primera mitad del ejercicio, el próximo viernes, 28 de julio.

El grupo controlado por Qatar Airways, IAG, es propietario de las españolas Iberia y Vueling y la charter de largo radio Level (además de la compra acordada de Air Europa que, a falta del visto bueno de Bruselas ,no computa), el gigante British Airways y Aer Lingus.

La clave de recuperación -ya apuntada en el primer trimestre del año- será el fuerte tirón de la actividad del tráfico aéreo hasta niveles por encima de 2019, especialmente en regiones como España. A eso se suma un nivel de tarifas muy por encima del año récord de 2019 -por efecto de la inflación y de la alta demanda- incluso por encima de 2022.

En términos de gestión, a la mejora de los ingresos hay que sumar la contención de los costes -las principales aerolíneas tienen acuerdos de plantilla estables y otras, como Vueling están en plena negociación- y a una cada vez mayor estabilidad del precio del combustible pese a que en el segundo cuarto del año, el fuel se haya encarecido el 6%.

Según las estimaciones de los analistas de CIMD Research, los ingresos de IAG alcanzarán los 7.850 millones de euros. Eso supone un crecimiento del 33% respecto a la primera mitad del año pasado y es el 17% superior al del mismo periodo de 2019.

La facturación es resultado de la elevada ocupación de la flota de las diferentes compañías que conforman IAG. De hecho, en la primera mitad del año, ha operado al 104% de la capacidad de 2019; mientras Vueling lo ha hecho al 103% y la irlandesa Aer Lingus, al 90%. Al gigante British Airways parece costarle más esa recuperación y mantiene una capacidad próxima al 90% de la que registraba en 2019.

Según los analistas, IAG consolidará su rentabilidad durante el tercer trimestre del ejercicio fundamentalmente porque a las ‘locomotoras’ españolas (en cuanto a beneficios) y que tanto Aer Lingus como British Airways, que habían sido las que habían lastrado, sobre todo en el primer trimestre del año el beneficio del grupo, recuperen niveles de capacidad cercanos a los de 2019.

Con todo, el beneficio antes de impuestos (Ebit) de IAG para la primera parte del año 2023 se situará en torno a los 850 millones de euros. Eso supone un salto del 196% en términos interanuales; aunque aún se queda por debajo del obtenido en la primera mitad de 2019. Como los analistas de CIMD señalan, el resultado no oculta un empeoramiento del margen de 300 puntos básicos respecto al obtenido en el primer semestre de ese año, cuando el margen de Ebit se situaba en el 14%; mientras que esta ratio se sitúa en el 11% al cierre del pasado mes de junio.

El beneficio neto de la primera mitad del año refleja una evolución similar. Estimado en 450 millones de euros, la cifra se dispara el 238% respecto al mismo periodo del año pasado aunque se queda el 39% por debajo de la cota de 2019.

Por la parte de la deuda, CIMD Research prevé un crecimiento motivado por el ambicioso plan de renovación de flota que IAG tiene en curso. Los analistas cifran la deuda en 9.000 millones de euros aunque, resaltan que la acción carece de riesgo financiero, habida cuenta de que, entre otras partidas, la liquidez también se mantendrá en niveles por encima de los 15.000 millones.

Las dudas, para septiembre

El precio del combustible ha dejado de marcar los subidones del año pasado y empieza a normalizarse, para desahogo de los márgenes de las aerolíneas. NO obstante, en el último mes ‘motivado’ por el aumento de la demanda, el precio ha vuelto a subir otro 6%.

El resto de costes bajan mientras las tarifas se mantienen el 10% por encima de las del año pasado debido a la concentración de la oferta en segmentos de mayor valor añadido, aunque es probable que los precios bajen durante los próximos meses.

Algo que supone, al menos de momento, una de las grandes dudas de los analistas de mercado ya que eso afectaría a los resultados de las diferentes empresas del grupo. Otros factores de incertidumbre son a limitada visibilidad sobre las reservas en el segundo semestre del año, así como las huelgas en el sector en varios países europeos, como las de los controladores aéreos franceses o de diferentes colectivos en los aeropuertos británicos de Heathrow y Gatwick, en Londres.

Sea como fuere la bajada de tarifas se espera que sea más notable en 2024 que en lo que queda del ejercicio. Especialmente por la excelente temporada de verano que se prolonga, cada año más, a septiembre.

Los vuelos en Europa siguen por debajo de niveles pre-covid, aunque en España se superaron esos niveles durante la Semana Santa. A nivel internacional en conjunto, los vuelos comerciales se han colocado por encima de niveles de 2019.

Artículos relacionados