Las elec­ciones ge­ne­rales del 23-J com­plican un mer­cado las­trado por la es­casa con­tra­ta­ción

Animada por la menor inflación en EEUU, la Bolsa se enfila en una dinámica ascendente

El Ibex-35 fra­casa en su in­tento de su­perar la ba­rrera si­co­ló­gica de los 9.500 puntos

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid.

La mayor con­ten­ción de lo pre­visto de los pre­cios en Estados Unidos, junto a la re­duc­ción al 1,9% del IPC en España, ha dado alas a las bolsas es­pañolas que han afron­tado su ené­simo in­tento sin éxito de su­perar la ba­rrera téc­nica de los 9.500 puntos del Ibex-35. El prin­cipal in­di­cador es­pañol ha re­cu­pe­rado un 2% en el acu­mu­lado de las úl­timas se­sio­nes, que han ayu­dado a mi­tigar el duro ajuste de la se­mana an­te­rior pero no ha sido su­fi­cientes para su­perar esta crí­tica ba­rrera.

.

El mercado español se enfrenta ahora a dos semanas complejas marcadas por las elecciones generales, la apretada agenda de la presentación de resultados, las reuniones de los grandes bancos centrales y los movimientos estratégicos de cartera habituales previos al comienzo de las vacaciones estivales.

Si el Ibex 35 logra salvar estos factores con buen pie y consolida sus posiciones sobre los 9.500 puntos en este período, sin duda crecerán las opciones para un cierre del año en torno o por encima de los 10.000 puntos. Algo que no parece fácil.

En general, existe la creencia de que la actividad económica se desacelerará en este segundo semestre del año. Incluso se habla de una doble recesión en Europa, aunque poco profunda y de escasa duración, que ayudará a disminuir las tensiones inflacionistas dentro del marco fijado por el BCE.

En este escenario, los analistas empiezan a confiar más en una política monetaria menos agresiva. De momento, se esperan dos nuevas alzas de tipos de interés por parte de la entidad europea de un cuarto de punto en julio y octubre, lo que dejaría su techo en el 4,5 %. Eso sí, no se prevé que empiecen a moderarse hasta bien entrado el 2025.

En este sentido, entre los inversores se observa una mayor apuesta por la preservación del capital, un creciente esfuerzo por minimizar la volatilidad en las carteras y lograr flujos más predecibles, factores que invitan a pensar en un mayor apetito por la renta fija, aunque sin dejar de lado la renta variable ante su mayor rentabilidad. En este escenario, cabe esperar la entrada de dinero fresco que ayude a consolidar la dinámica alcista de la Bolsa.

Calendario semanal de Bolsa

A la espera de la reunión en la recta final de mes de los grandes bancos centrales, los inversores tendrán que seguir centrando su atención esta semana en los indicadores de inflación que, junto a algunas cifras de confianza en Europa y los datos de construcción en Estados Unidos, volverán a medir el pulso de los mercados financieros.

Los datos más importantes en este lunes llegarán desde China entre los que destacan los datos al por menor, la producción industrial y el PIB que permitirán conocer por donde evoluciona la segunda gran economía mundial tras la ralentización experimentada en los últimos meses. Desde Estados Unidos llegará, además, el índice de la Fed de Nueva York.

La sesión del martes el foco estará puesto en Estados Unidos desde donde llegarán las ventas al por menor, la producción industrial, la capacidad de utilización, los inventarios de negocios y el índice de construcción NAHB.

El miércoles vendrá marcado por las cifras de IPC en el Reino Unido t la zona euro, así como por los permisos de construcción, por la construcción de nuevas viviendas y el índice hipotecario MBA al otro lado del Atlántico.

La agenda financiera internacional del jueves también llegará cargada de citas importantes entre las que destacan la balanza comercial de Japón y de España, los precios de producción en Alemania, la confianza consumidora en la zona euro o los datos de venta de casas nueva, el índice de indicadores o el índice de la Fed de Filadelfia que se darán a conocer en Estados Unidos.

La semana bursátil se cerrará el viernes sin apenas referencias relevantes apenas las ventas al por menor y la confianza consumidora en el Reino Unido.

Artículos relacionados