MONITOR DE LATINOAMÉRICA

La re­gión re­gistró du­rante el año pa­sado un ré­cord his­tó­rico en lle­gada de IED

España se afianza como segundo inversor en Latinoamérica

Brasil, México y Chile, prin­ci­pales des­tinos de la in­ver­sión fo­ránea en 2022

Logo de Cepal.
Logo de Cepal.

Con un cre­ci­miento del 3,6%, que se des­ace­le­rará en 2023 a la mi­tad, Latam logró un re­punte his­tó­rico en la lle­gada de Inversión Extranjera Directa (IED) en 2022, y el mayor ex­pe­ri­men­tado en todas las re­giones en desa­rro­llo, con EEUU, España y Países Bajos como países clave en la emi­sión de ca­pi­tal. Así lo señalan los dos úl­timos in­formes de re­cep­ción de in­ver­sión fo­ránea pu­bli­cados por la Comisión Económica para Latinoamérica (Cepal) y la Agencia de la ONU para el Comercio y Desarrollo (Unctad).

Brasil, México y Chile fueron los principales destinos de los capitales del extranjero en 2022. No obstante, ambos organismos señalan que no está claro que se mantenga una bonanza similar en 2023.

Según el informe de Cepal, ‘La Inversión Extranjera Directa en América Latina 2023’, la IED creció el 55,2% en 2022 en Latam y alcanzó su máximo valor desde que hay registro, 224.579 millones de dólares, impulsado por su crecimiento en Brasil; el incremento de todos los componentes de la IED, especialmente la reinversión de utilidades y el alza en el sector servicios.

Desde 2013 las entradas de capital no superaban los 200.000 millones. El peso de estos flujos en el PIB regional también aumentó en 2022, hasta representar el 4%. Por su parte, la Unctad, en su ‘Informe sobre las inversiones en el mundo 2023’, sitúa el alza de la IED en el 51% en 2022, a 208.000 millones, debido a la demanda de materias primas, notablemente minerales esenciales.

Y si Unctad destaca a EEUU, España y Países Bajos como principales emisores de IED en el área, Cepal señala a EEUU (38% del total) y la UE salvo Países Bajos y Luxemburgo (17%), por delante de Países Bajos y Luxemburgo (12%), Canadá (4%) y China (3%), mientras que la inversión intrarregional saltó del 9% al 14% del total. Ambos estudios hacen hincapié en un incremento casi general de la IED, si bien Cepal, que no ofrece datos de Cuba y Venezuela, excluye del repunte a Bolivia, Guatemala y El Salvador y Unctad, que no aporta cifras de Cuba, incluye en el deterioro a los dos primeros y a Costa Rica.

El sector servicios, gran destino

Un 54% de la inversión ingresó al sector de servicios, aunque repuntaron tanto manufacturas como recursos naturales. Las inversiones en servicios financieros; electricidad, gas y agua; comunicaciones y servicios relacionados con el transporte tuvieron la mayor participación en el rubro de servicios. Cepal apunta a Brasil (con un alza de la IED del 97%, a más de 90.000 millones); México (+16%, 38.000 millones); Chile (+31%, 20.000 millones); Colombia (+76%, 18.000 millones); Argentina (+123%, 15.000 millones); Perú (+46%, 10.000 millones) y Uruguay (+155%, 9.000 millones) como los grandes receptores, por delante de Dominicana (+25%, 4.000 millones); Costa Rica (+2%, 3.600 millones) y Panamá (+43%, 2.500 millones).

Asimismo, destaca que en Ecuador la IED creció el 28% y en Paraguay el 129% y que Bolivia sufrió un deterioro del 105%, descenso que fue del 61% en Guatemala y del 133% en El Salvador. En Nicaragua y Honduras la IED avanzó el 6% y el 36% situándose en ambos casos en más de 1.000 millones.

Brasil recibió el 41% del total regional y es quinto destino de la IED mundial; México el 17%; Chile el 9%; Colombia, el 8%; Argentina, el 7% y Perú el 5%. Centroamérica aglutinó el 4% y el Caribe otro 4%. Costa Rica fue el principal receptor en Centroamérica. La IED progresó el 82% en Sudamérica, el 11% en el Caribe y bajó 12% en Centroamérica, según Cepal. Aumentos que Unctad deja en el 73%, 53% y 5%. La IED a Mercosur creció el 35%, 105.000 millones.

Unctad destaca también que el alza general fue liderada por Brasil, donde la inversión creció el 70% y pasó de 50.650 a 86.000 millones. La IED, además, creció en Latam en un año en el que disminuyó a nivel mundial el 12%, a 1,3 billones de dólares, tras el fuerte repunte en 2021 que siguió a la caída por el Covid, mientras que Cepal señala que los flujos decrecieron en EEUU y algunos países de la UE y que las entradas mundiales de IED se redujeron un 12% con respecto a 2021 y totalizaron 1,29 billones de dólares.

En México, segundo mayor receptor de Latam, creció el 12%, de 31.500 a 35.000 millones y Chile registró la tercera mayor llegada, 19.786 millones, frente a 13.194 millones en 2021. Brasil, México y Chile fueron las únicas economías regionales que se situaron el año pasado entre las 20 mundiales con más IED. Brasil, además, se ubicó entre los 20 mayores emisores.

La IED más que se duplicó en Argentina (de 6.782 a 15.100 millones) y se multiplicó por dos en Perú (de 5.760 a 12.000 millones). Y aumentó el 82% en Colombia (de 9.400 a 17.000 millones). En Uruguay, creció de 2.241 a 3.900 millones en 2022; en Ecuador de 647 a 788 millones y en Paraguay, de 192 a 474 millones. Venezuela recibió 941 millones en 2022, tras una salida de 996 millones en 2021, y en Sudamérica sólo Bolivia vio empeorar la situación, al pasar de entradas por 584 millones a una pérdida neta de 24 millones.

Transición energética

En Centroamérica-Caribe, Dominicana lideró la subida, al captar 4.000 millones (3.197 millones en 2021). Panamá mejoró de 1.927 a 2.640 millones y Costa Rica sufrió una reducción de 3.231 a 3.045 millones. El Salvador mejoró de 293 a 314 millones; Honduras de 793 a 823 millones y Nicaragua de 1.220 a 1.294, mientras que Guatemala vio retroceder la IED de 3.462 a 1.352 millones. Según el informe, el porcentaje de la inversión extranjera destinado a proyectos intrarregionales en Latam no superó el 8% en valor, dos puntos porcentuales más que hace seis años. Respecto a 2023, la Unctad advierte en su informe que el entorno mundial para la inversión transfronteriza sigue siendo difícil y que la presión a la baja sobre la IED continuará este año, debido a las altas tensiones geopolíticas y las turbulencias en el sector financiero.

Por su parte, Cepal, que identifica la transición energética como uno de los sectores impulsores del crecimiento, que puede convertirse en gran motor de la transformación productiva sostenible de la región, destaca que existen nuevas oportunidades en una era de reconfiguración de cadenas globales de valor y de relocalización geográfica de la producción. Según Cepal, el porcentaje de la capacidad instalada renovable en Latam es superior al promedio mundial, y la matriz eléctrica, una de las más limpias del mundo. Por lo tanto, si aumenta su oferta de renovables, la región podría convertirse en origen de la producción de bienes que hoy producen países con matrices menos limpias.

Además, Cepal hace hincapié en que, en 2022, el montante invertido en el exterior por empresas transnacionales de Latam alcanzó también niveles históricos: 74.677 millones de dólares, la cifra más alta nunca registrada.

Artículos relacionados